Jimena y Albahaca reparten humanidad por los cuatro costados y, a pesar de la distancia, las siento muy cercanas. Una gran labor que comienza a dar ya frutos y que, a buen seguro, dará muchos más. Bravísimo.

José Payá Beltrán

0

Tu carrito