Publicado el Deja un comentario

Se haga la luz.

El pasado día 25 de octubre, presentamos en Alibri tres libros que demostraron ser hermanos de sangre aunque parecían no tener nada que ver los unos con los otros.

Para empezar, de la mano de su autor, Antonio Florido, nos vimos rápidamente sumergidos en una sinopsis profunda de Perro Inmundo, cuya portada sugerente habría hecho pensar a cualquiera que hablaba, valga la redundancia, de un perro; pero nos dejó a todos aterrorizados con un paseo metafórico Kafkiano por las inconveniencias atroces del abuso de las tecnologías y cuya versión cinematográfica bien podría estar dirigida por Stanley Kubrick. Con Antonio aprendimos todos que las influencias pueden estar veladas pero muy presentes.

Entre otras, se definió como un artista conceptual. Que observa todas las caras del prisma de cada tema tratado, está claro que el trabajo de fondo, de lector y escritor, que ha hecho Antonio es tan oscuro como apasionante y vital.

La luz llegó, fresca y serena con Paz Mancebo y Las siete caras del destripador. Asegurando que su obra no era oscura sino que venía a dejar las cosas claras, nos explicó lo poco convencida que había estado desde un principio de las versiones convencionales de la identidad del famoso asesino.

No quiso hacer spoilers, y se lo agradecimos todos, porque es mejor quedarse siempre con la intriga para leer el libro a gusto– ¿qué tendrán los misterios antiguos que, aunque sabemos la tragedia, nos gusta vivirlos una y otra vez?–, pero hizo volar nuestra imaginación hacia personajes tan destacados como Oscar Wilde y los peces gordos de Scotland Yard de la época. Parece mentira que un texto tejido con tanta dedicación llevara 17 años en un cajón y vea la luz ahora con nosotros.

Por último, Jordi  Rosinyol, que dio las gracias en catalán también–porque sí, porque le hacía ilusión volver a Barcelona—dio una explicación colorida y sentida de sus relatos. Destacó su atención a los detalles, la observación de la cotidianidad, dijo, es una de las cosas que más relatos le inspiran, que más le abren la puerta radiante de la literatura. Fue cercano y transparente, estuvimos de acuerdo, gracias a sus aportaciones, en que los autores quedan en el corazón por el cómo escriben y no siempre por el qué. ¿Cómo si no iba a funcionar un relato sobre una aguja y su relación con los compañeros en su cajita de galletas holandesas?

El mejor momento de la noche fueron las pequeñas lecturas de cada uno de los textos, totalmente al azar, que nos conmovieron a todos, pudimos tener una cata de cada una de las obras, una cata corta, eso sí, porque estábamos tan a gusto que se hizo tarde y a punto estuvieron de echarnos de la librería, con toda la razón.

Publicado el 1 comentario

Entrevista a Carlos Augusto Casas

Aquí tenemos al polifacético escritor, periodista de investigación y editor, Carlos Augusto Casas, ganador de la VI edición del Premio Wilkie Collins de novela negra con «Ya no quedan junglas adonde regresar», a quien tendremos la oportunidad de entrevistar en CLIC a través del seminario web que celebraremos el próximo 14 de diciembre.

Pregunta-Primera novela y primer premio.
Respuesta: Sí, muy sorprendido y muy orgulloso. El premio, aparte de para verme mucho más interesante en el espejo, sirve para mitigar las dudas del escritor principiante y para amenazar irreversiblemente con nuevas novelas. Este reconocimiento ha despertado al monstruo que llevaba mucho tiempo dormido dentro de mí. Y no se sí eso es algo bueno.

P: ¿Cómo surge la idea de “Ya no hay junglas adonde regresar”?
R: Trabajé durante un tiempo en la Gran Vía y eso me obligaba a pasar diariamente por la calle Montera. Como periodista de investigación había realizado varios reportajes sobre la prostitución en esta calle de Madrid. Pero, al pasar diariamente, lo que más me sobrecogía era la indiferencia de las miles y miles de personas que pasan por allí. Incluido yo.Todo el mundo sabe que son esclavas sexuales, todo el mundo sabe que son agredidas, violadas, secuestradas y sin embargo pasas a su lado como si nada. Si no las miras es como si no existieran. Supongo que la gente está demasiado ocupada haciendo compras en el Primark o disfrutando de un saludable menú en el McDonal´s. La calle Montera es la frontera entre dos mundos, donde se mezclan aquellos a los que en el juego de la vida, al arrojar la moneda al aire les salió cara y a los que les toco la cruz. Por eso es uno de los pocos lugares donde se puede comprobar como la gente que llamamos “normal” muestra su impasibilidad ante la injusticia más palmaria un día y otro día y otro día. Otro fenómeno que también se puede apreciar en Montera es la tipología de los clientes de las prostitutas. En su gran mayoría se trata de hombres de una edad comprendida entre los 60 y los 80 años que lo único que buscan es alejarse de su soledad. Pagan por poder hablar con una mujer, por ser escuchados, por volver a sentirse vivos. Dejar de ser, aunque sea por una hora, un montón de recuerdos encerrados en un cuerpo que se deteriora mientras espera a la muerte frente al televisor. De todo esto nació la novela.

P: ¿Entonces “Ya no hay junglas adonde regresar” es una novela de denuncia social?
R: Toda novela negra es, en cierta medida, una novela de denuncia. Pero esa no es la idea última de la novela. En realidad se trata de tres historias de amor, un amor poco convencional, que se cruzan por la sed de venganza y la violencia que esta arrastra. Sigue leyendo Entrevista a Carlos Augusto Casas

Publicado el Deja un comentario

¡Ya tenemos ganador!

Grupo Tierra Editorial se complace en comunicaros que el ganador del premio de 100 € en el concurso de Conozco tus secretos ha sido DIEGO OLIVER, que ha acreditado comprar el libro —según las bases— y ha confirmado haberlo leído respondiendo correctamente a la pregunta formulada en la red social Facebook: ¿QUIÉN HA ESCRITO EL PRÓLOGO DE LA ANTOLOGÍA?, adelantándose a los otros participantes al escribir EDUARDO SÁNCHEZ AZNAR.

Queremos agradecer la participación a todos los interesados y emplazarles a un nuevo concurso que se celebrará en breve, de cara a la Navidad, motivando así la participación conjunta de la literatura.