Publicado el Deja un comentario

La vida en las solapas de mis libros: Adiós, muñeca

Esta semana Martín Garrido Ramis nos habla de la primera novela que leyó de uno de los maestros de la Novela Negra, Raymond Chandler. Y con esta historia alrededor de Adiós, muñeca os dejamos hasta la semana que viene o si estáis por Madrid hasta el jueves a las 19:00 en la SGAE con la presentación de la novela Zoilo Poyes de Martín Garrido Ramis.

ADIÓS, MUÑECA de Raymond Chandler

5 de enero de 1974

Raymond Chandler fue todo un descubrimiento para mí. Me impacto por su forma sencilla y a la vez complicada de escribir. Tenía veintiún años y hacía la mili. Pero ya no estaba en Bomberos, el sargento, marido de la amiga de mi madre, consiguió sacarme a los cinco meses y meterme de ordenanza en la casa del capitán Lúcio, que vivía con su mujer y sus dos niñas en un edificio militar ubicado al final de la avenida, justo cuando empezaba el mar. Huelga decir lo contento que me puse cuando salí de Bomberos. Vi el cielo abierto. De ordenanza no harás nada, es un chollo y además no haces guardias, me dijeron mis compañeros. No se equivocaron en una cosa: mientras fui ordenanza no hice guardias, pero que era un chollo, se equivocaron de lleno. Mi trabajo consistía en llegar a las ocho de la mañana con cuatro ensaimadas, que previamente había comprado en la panadería, para que la mujer y las niñas del capitán desayunaran. La señora, que se llamaba Aurora y era de Cáceres, nunca me dijo si quería desayunar con ellas. A veces se dignaba preguntarme si quería un café. No, señora, le decía yo. Era una mujer que debía rozar los cuarenta y estaba bastante buena. Delgada pero de curvas marcadas, pelo castaño y liso que le rozaba los hombros. Era elegante vistiendo, y tenía una mirada fría y distante. Me recordaba a la cantante inglesa Sandie Swaw, que me gustaba tanto. Por las mañanas ya iba arreglada, como si se fuera a ir a la calle. Con veintiún años y aquella mujer delante de mí yendo y viniendo, aunque prácticamente sin mirarme a los ojos, era terrible. Pero toda historia tiene un lado negro (o casi todas), y la guapa señora era una mandona de cojones. Una tocapelotas en toda regla. Yo vengo de una familia de clase un poco alta y a mis veintiún años no había fregado un plato ni un vaso, y menos pasar la aspiradora o limpiar un cristal. En mi casa siempre tuvimos una chica para limpiar una vez a la semana. O sea que no había hecho nada. Por eso, cuando el bellezón cacereño me dijo: «Empiece pasando la aspiradora por las alfombras.» Me quedé de piedra. No sé cuánto tiempo tarde en reaccionar. «¿Le pasa algo?» Dije que no y cogí la aspiradora y aspiré como pude. Menos mal que ella se fue a la cocina para volver al cabo de unos diez minutos con un plumero y un trapo. «Si ya ha acabado quite todo el polvo del salón. Utilice este plumero y este trapo. Por favor, que no quede ni una mota que me pone histérica. Y vaya con cuidado con las figuritas y los cuadros.» Estaba a punto de llorar, eso no podía estar pasándome a mí: un tío duro en toda regla. No sabía ni utilizar el plumero y no sabía qué coño era una mota. La próxima vez que apareció lo hizo con una cesta. «Si ha terminado vaya al economato y me compra todo lo que hay en esta lista.» Me fui al economato a comprar como una ama de casa hundido en la más absoluta miseria y pensando en lo que me esperaba. Cuando volví ya eran la una y media y me dijo que había terminado y me podía ir. Por mucho que analizara lo que me había pasado aquella mañana no daba crédito. Incluso pensé en desertar y que le dieran por culo al servicio militar, pero no lo hice y volví al día siguiente para limpiar todos los cristales de la casa. Me llevó toda la mañana. «Usted no ha limpiado muchos cristales en su vida, ¿verdad?», me dijo la muy puta con cierta sorna. Al día siguiente me tocó el baño. Y al otro los cuartos. Y al otro volver a empezar con el puto polvo y sus motas correspondientes. Así pasé casi cinco meses. En ese tiempo me leí todas las novelas de Raymond Chandler, y en mis sueños era Marlowe metido en la cama con la mujer del capitán. «No me dejes está noche, cariño», me decía suplicante, Yo la miraba con desdén desde la puerta del cuarto y, en el tono más duro posible, le decía: «Adiós, muñeca.»


Por Martín Garrido Ramis

Publicado el Deja un comentario

Ecos de Tierra Trivium: Octubre 2019 (I)

ECOS DE TIERRA TRIVIUM

Vuelven los Ecos de Tierra Trivium con la primicia de la participación de nuestra autora Laura Orens en la mesa redonda Cosecha Negra del festival de novela negra Getafe Negro, junto con más entrevistas a nuestros autores, premios literarios, reseñas y algunos de los próximos eventos de la editorial.

ENTREVISTAS

Operación Inuit es el título del libro que acaba de publicar Lola Fernández Estévez (Columna Cero 2019)

Joan Roure, autor de ‘Cicatrices bajo la piel’, passa pel ‘Lletres i música’ (cugat mèdia 2019)

Abrasha Rotenberg y su libro “La amenaza” (Radio Sefarad 2019)

RESEÑAS

Reseña de Operación Inuit de Lola Fernández Estévez en Una Imagen vs Mil Palabras

Operación Inuit en ANIKA entre libros

NOTICIAS

Presentación de Zoilo Pollés de Martín G. Ramis en la SGAE

Laura Orens en Getafe Negro:

Cosecha Negra (Instituto Cervantes 2019)

-La “Cosecha negra” de Getafe Negro 2019 (Getafe Negro 2019)

Debate sobre la ‘Cosecha negra’ de Getafe Negro en el Instituto Cervantes (Getafe al día 2019)

Diálogo entre Abrasha Rotenberg y Ana Lavesa de Santiago con motivo del Día Europeo de la Cultura Judía. (Casa de América 2019)

Alberto Blanco Rubio ha resultado finalista del Premio Fenix Internacional Euroamericano organizado por la Asociación Internacional Italiana de Arte Sin Fronteras (Art Senza Frontiere) y cuya ceremonia de entrega se realizó el pasado 6 de octubre en el Ateneo Mercantil de Valencia.

Cómo escribí “Operación Inuit” (Lola Fernández Estévez en Todo Literatura 2019)

Presentación de Canción de Mayo de Rosa María Mateos

Sara Levesque participó el pasado 11 de octubre en el Club de lectura de la librería La Forja de las Letras

EVENTOS

17 de Octubre de 2019 a las 19:00 en la sala Valle- Inclán de la SGAE: Presentación de Zoilo Pollés de Martín G. Ramis

21 de Octubre de 2019 a las 19:00 en el Instituto Cervantes: Laura Orens participa en la mesa redonda Cosecha Negra dentro del festival de novela negra Getafe Negro.

Nos vemos en dos semanas con una nueva hornada de Ecos de Tierra Trivium y mientras tanto para estar al día de los eventos de la editorial podéis seguirnos en Twitter (@TierraTrivium), Facebook (GrupoTierraTrivium) o suscribiros a nuestro canal de Telegram (GrupoTierraTrivium).

Publicado el Deja un comentario

La vida en las solapas de mis libros: El Padrino

Martín Garrido Ramis sigue su recorrido por esos libros que le marcaron, deteniéndose hoy en El Padrino de Mario Puzo. Como habréis podido apreciar esta semana además inauguramos nombre para la sección y sin haceros esperar más os dejo con Martín.

EL PADRINO de Mario Puzo

1 julio de 1973

De The original uploader was Solarcaine de Wikipedia en inglés. - Transferido desde en.wikipedia a Commons., Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=12034378

La primera novela que leí consciente de lo que hacía fue El Padrino de Mario Puzo. Veinte años antes había leído Robinson Crusoe pero fue la casualidad, en cambio lo de El Padrino no. Me había presentado voluntario al servicio militar, pero no porque amaba al ejército, todo lo contrario, lo encontraba inútil e innecesario, sino porque había confundido el día por la noche, Todos los días de la semana, excepto el domingo que empleaba para descansar, me lo pasaba metido en juergas interminables con extranjeras. Eran los locos años 70 y Mallorca estaba llena de nórdicas en busca del famoso Latin Lover. Por eso, un día decidí que tenía que cambiar radicalmente de vida porque peligraba mi salud. Llevaba seis años de aquella manera (de los quince a los veintiuno), Menos mal que nunca me dio por la farlopa, porque seguramente la hubiera palmado. Por eso me presenté voluntario para hacer la mili. En principio iba enchufado a Comandancia (la mujer de un sargento iba a peinarse a la peluquería de mi madre y eran amigas), pero mi ficha se traspapeló y acabé en Bomberos sin poder creérmelo. «Ha habido una confusión –me dijo el sargento-. Por lo visto hay un soldado que también se apellida Garrido. Pero no pasa nada porque lo soluciono en un mes. Tranquilo». No me tiré un mes como bombero, me tiré cinco. Si alguien no ha sido alguna vez bombero no se puede imaginar lo aburrido que es. Es infinitamente aburrido porque te tiras todo el día y la noche esperando que pase algo y no pasa nada. El cuartel de Bomberos estaba en las mismas pistas del aeropuerto de Palma, pero era solo de adorno. Ni las mangueras funcionaban. Siempre que sucedía algún percance iban los bomberos del mismo aeropuerto. O sea, que me tiré los cinco meses más aburridos de mi vida. Hacíamos dos días seguidos y el tercero era libre, o algo parecido. Al principio intentaba dormir, pero dormir todo el día es complicado. Tampoco había televisión. Algunos se pasaban el día jugando a las cartas o al parchís o hablando de tías, pero a mí nunca me ha gustado el juego ni contar mis aventuras amorosas. Solo uno de los diez ignorantes que éramos era diferente. Catalán, alto, delgado, con cierta clase, que fumaba un Camel detrás de otro mientras que pasaba las hojas de los libros que leía. Siempre dejaba el libro que estaba leyendo en su lado de la rectangular y larga mesa de comer y hacer de todo, Nunca nadie lo toco. Seguramente si hubiera sido otra cosa se la hubieran robado, pero un libro… ¿para qué coño sirve un libro? El catalán no era muy simpático ni hablador, pero un día me acerqué a él y le pregunté por qué le gustaba tanto leer. «Es la única forma de sobrevivir a este castigo -me contestó con una media sonrisa-, deberías probarlo». Le pregunté qué libro me recomendaba. «Cómprate un libro que se llama El Padrino de Mario Puzo. Y me cuentas». Lo hice y nunca dejaré de agradecérselo. Lo devoré, y así un libro tras otro hasta hoy. La mili a mí no me aportó absolutamente nada, y no creo que a nadie le aporte, a no ser que sea un tarao mental. Pero durante los cinco meses de bombero yo descubrí la Literatura.


Por Martín Garrido Ramis

Publicado el Deja un comentario

Martín Garrido Ramis en la Revista Tierra Trivium

Hoy damos la bienvenida a la Revista Tierra Trivium a Martín Garrido Ramis con este texto sobre una novela que le marcó. Y sin más preámbulos os dejo con Martín Garrido Ramis y su Robinson Crusoe.

ROBINSON CRUSOE

By Alexander Frank Lydon (1836-1917) - The Life and Adventures of Robinson Crusoehttp://www.gallery.oldbookart.com/main.php?g2_itemId=3121, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=19369508

La primera novela que leí en mi vida fue Robinson Crusoe de Daniel Defoe (Editorial Felicidad 1962). Tenía trece años y me la regaló mi madre. Aún conservo el ejemplar. Aparte de los libros de texto del colegio nunca había leído una novela. Y la verdad es que me costó mucho hacerlo por lo pequeña que era la letra, por mi falta de práctica y por mi situación en aquel momento. La novela era una edición para niños y llevaba ilustraciones. Una curiosidad es que la portada solo llevaba el título sin el autor, que iba en las páginas interiores. Aún no entiendo el por qué mi madre me lo regaló. Es un misterio porque nunca más repetiría la acción. De todas formas ese libro no me influyó mucho pero sí marco el principio de una etapa de mi vida, por eso siempre lo recordaré. Tenía trece años y el doctor Aguiló (el mejor urólogo en ese momento de Palma) le había dicho a mi madre que tenía nefritis y que tendría que estar en la cama sin moverme, como mínimo tres meses. El practicante, que venía a mi casa, me pinchaba dos veces al día, y yo, por mi parte, vomitaba todo lo que comía. Así transcurrió el primer mes. Luego mejoró la cosa. Me pinchaban solo una vez al día y dejé de vomitar. Fue entonces cuando mi madre me regaló el libro. Te he comprado esto, me dijo dejándolo sobre la mesilla del cuarto de mis padres donde yo pasaba el día. La cama era grande y con marquetería. La había hecho mi tío Rafael que era un gran carpintero ebanista. Allí, en el cuarto de mis padres, un poco aburrido de ver el libro sobre la mesita, un día lo abrí y empecé a leer. Fue toda una experiencia saber lo que le pasaba a un señor inglés y rico, que naufragaba y se quedaba a vivir en una isla aparentemente desierta, aunque había un indígena llamado Viernes. No lo recuerdo bien, pero quizá tarde un mes en leerlo, y eso que estaba todo el día en la cama sin hacer nada. Leía tres o cuatro hojas y lo dejaba. Mi jornada diaria consistía en dibujar, jugar al ajedrez cada mañana (los domingos no) con Vicente, un camarero que vivía en la pensión de mi padre, y ver la televisión cuando empezaba a emitirse por la tarde. Así pasé siete meses de mi vida dejando atrás una existencia conflictiva debido a mis malas amistades. Existencia que llevaba por el camino de la amargura a mis padres. Y Robinson Crusoe, aunque no es de mis novelas preferidas, siempre formará parte de ese tiempo que cambio mi vida. No volvería a coger un libro hasta siete años más tarde, cuando me presenté voluntario al servicio militar. Robinson Crusoe lo volví a leer veinte años después. Lo sé porque está escrito en la solapa del libro.


Por Martín Garrido Ramis