Publicado el Deja un comentario

Dave Meler: “El gran problema que tenemos los historiadores es que no sabemos trasmitir la Historia”

Dave Meler es Licenciado en Historia por la Universidad de Zaragoza y autor del ensayo histórico Los albores de la civilización. Actualmente, es profesor de Historia. Meller ha cogido parte de nuestro pasado poco documentado, siglo XI en Aragón, y trae como fruto de su trabajo documentativo la novela La Traición del Rey. “Escribía artículos para revistas de viajes, de Historia.  Un día un amigo me dijo oye ¿has pensado ir un poco más allá?”.

Como consecuencia, se presenta a un concurso de relatos. Aquellos diez folios iniciales sobre el reparto de los diferentes dominios del Rey Sancho entre sus hijos, se convirtieron en algo más. “Cuando me quise dar cuenta, llevaba seis meses investigando y once capítulos escritos. Después de casi nueve meses, tenía una novela corta”.

Traiciones, conspiraciones y escándalos amorosos. Cualquier  elemento que se nos venga a la mente y que nos llame la atención en cualquier producto de ficción, se encuentra entre las antiguas piedras de nuestros reinos patrios  ya marchitos.

La Traición del Rey  nos traslada a la figura de Ramiro I.  Heredero del rey Sancho Garces III de Navarra. La herencia es el recién nacido reino de Aragón.  Una sed de dominio le lleva querer a toda costa ampliar sus territorios. Cegado por ello, contrata a Gastón, un asesino a sueldo. Este personaje será testigo de la reconquista hispana.

0a16a565-a518-45de-9c18-f4a2f74db091

“Es una novela histórica que tiene un alto porcentaje de realidad para alguien que quiera aprender y le guste la Historia. Va aprender hechos históricos reales que están bien documentados. Y también es para aquellas personas  que no les guste  la Historia clásica de datos y demás, que simplemente quieran una novela un poquito fresca  y fácil de leer, rápida. Ofrece las dos posibilidades” explica el escritor.

Sobre esa sensación que puede en muchas ocasiones llevar a rechazar a la Historia como materia de aprendizaje, Dave hace autocrítica:

“El gran problema que tenemos los historiadores es que no sabemos trasmitir la Historia. La Historia siempre es la típica asignatura que a mucha gente se le atraganta. A no ser que seas un friki de la Historia como yo. A la mayoría de las personas  se nos atragantan matemáticas e Historia. Y yo creo  que eso es fallo de los historiadores que no hemos sabido trasmitirla. Es como cualquier película que vemos en la televisión. A todo el mundo nos gusta  el cine, las grandes historias, y precisamente la Historia tiene de todo. No hay que irse a Juego de Tronos para inventarse una historia. Tenemos Juego de Tronos en la Historia de nuestro país, en cualquier país  del mundo”.

Un ingrediente esencial es el duro trabajo a la sombra del historiador, el proceso de documentación. Sobre ello, Dave expone que: “No soy un escritor  de método ni muchísimo menos, soy  un apasionado de la Historia que casualmente ha tenido la oportunidad  de dedicarse a escribir.  Y a mí lo que me gusta, sobre todo cuando tengo que escribir sobre algo, es saber realmente sobre lo que estoy escribiendo.  Procuro ir a las fuentes  reales. En mi caso, estoy hablando en la novela de una etapa de la Historia  de Aragón  muy concreta  y muy oscura, ya que hay muy pocos documentos históricos. Básicamente, lo que yo he hecho ha sido ir a la fuente.  Ir a los archivos, a las bibliotecas. He intentado ir a los sitios de los que estoy hablando”.

Dave Meler disfruta mucho hablando de su campo. Y eso se trasmite a su novela. Cuando se le pregunta cuál época es su favorita, o qué personaje histórico desearía conocer en persona, duda ante esta cuestión obligatoria ante cualquier historiador.

“Yo que soy historiador de formación, elegir una etapa histórica es complicado.  Cualquiera tiene una parte que te engancha. Sí es verdad que yo me he especializado en Clásica, Grecia y Roma. Conocer personajes como Aristóteles, Alejandro Magno y Julio César, sería lo que me llamaría por afinidad. Pero desde luego cualquier personaje histórico. Si te gusta la Historia, toda. Todos los capítulos”.

La Traición del Rey  persigue lo mejor de los mundos histórico y de ficción: “Trama fácil de leer  que no sea  un tocho  que cuesta digerir”.  Debemos acercarnos a sus páginas: “Se identifica uno con el personaje  porque creo que es uno con el que todos nos sentimos identificados. Por circunstancias de la vida, se encuentra en una situación complicada, sufre una traición. Todos hemos confiado en alguien  y nos ha traicionado. Eso le lleva a tomar decisiones  que le van alejar de su casa y familia.  Y al final va a acabar enfrentándose  a sus propios fantasmas. Además ofrece al lector cómo eran las ciudades medievales, cómo era la cultura” argumenta Meler.

a3f54ff0-3906-4611-b0aa-3655a3b4840a.jpg

La Historia debe conocerse. Aunque sea para evitar a futuras generaciones repetir errores ya acontecidos en el pasado. Estamos condenados a tropezar de nuevo en caso contrario. A no poder salir del bucle. Quizás se ha fallado en la manera de trasmitirla en los centros de educación básica y superior. Hay mucho más que simples fechas y datos entre las páginas históricas.

Va mucho más allá nuestra Historia que simple uso propagandístico en campaña electoral por parte de los candidatos a la presidencia.“Necesitan leerla y leerla en profundidad. A veces es vergonzoso escucharles hablar, vergonzoso ver cómo se manipulan los hechos históricos, los mitos, las leyendas”. Les hace falta una buena lectura sobre Historia de España.

Publicado el Deja un comentario

Ha sido un mes movidito y vienen curvas.

En un mismo mes, Barcelona ha estado palpitando por los rincones a golpe de pluma. Las últimas presentaciones de Grupo Tierra, a las que he tenido la enorme suerte de asistir, me han  hecho preguntarme muchas cosas respecto la prosa actual, respecto el concepto de género y, sobre todo, me han hecho reír una barbaridad.

Javier Joya, que presentó en Somnegra el 8 de marzo Paula X consiguió que en una presentación de novela negra estallaran las carcajadas a un nivel surrealista, Hasta el punto en que dijo algo así como “Quiero que cuando veáis una novela de Javier Joya en el aparador penéis que os voy a hacer sufrir”. La mezcla de esto con un posado sencillo y el clima familiar que se genera en la librería Somnegra fueron suficientes para que la magia del humor negro hiciera de las suyas y pudiéramos comentar una novela tan dura con temas tan duros como el bullying, con escenas macabras y e incomodas hasta decir basta con una sonrisa enorme. Fue un placer agridulce, pero un placer.

Joan Roure, fue un poquito más serio, pero solo al principio. La presentación de Cicatrices bajo la piel en Alibri el pasado día 20 de marzo fue una muestra clara de lo que más se valora en la editorial: que los lectores sientan que con una obra les hablan a ellos directamente. Todos sabían muy bien quién era Roure y no sabría decir si estaban más intrigados por la novela que se presentaba o por que Joan siguiera escribiendo y les llenara las estanterías. Impacientes por más, comentamos que un autor no tiene porqué tener de influencia sólo la literatura o la vida, también existe una gran influencia y una hibridación intensa entre artes y Cicatrices bajo la piel es una muestra de ésto, con personajes que son tan polifacéticos que generarían debate sobre cual nos cae mejor o peor, pero que tratan temas tan universales como la amistad, la pérdida y el amor.

Núria es un mundo entero. El día 23, también en Alibri, leímos su emotiva dedicatoria y, parecía que el tono de la presentación iba a ser grave, porque Con alma de gata es una obra personal, hasta en la historia del título, pero tuvimos una suerte espectacular y contamos con un reportero que amenizó la presentación: el sobrino de Núria, que como buen periodista, hizo preguntas interesantes y le sonsacó a la autora que este segundo libro tenía menos de ella que el primero, pero aún así se notaba el orgullo (de tía y de escritora) por un trabajo bien hecho. La conversación derivó tanto que acabamos proyectando un siguiente libro que se podría basar sola y exclusivamente en las anécdotas que nos contó entre pregunta literaria y pregunta literaria. Le pasan cosas extrañísimas a Núria, no es de extrañar que tenga tanto material para cuentos tan sorprendentes como los de Alma de Gata.

Todos ellos son autores más de sentimiento que de palabra, más de mapa que de brújula. Un caos abstracto e intenso.

Esta semana que viene más.

¡Consultad el calendario! En El Gat Pelut tenemos dos presentaciones este mes entrante. Y prometen.

Ah… Y ya no hablemos del día más bonito del año. Sant Jordi ya casi casi está aquí.

Publicado el Deja un comentario

An awfully big adventure

Son innumerables las obras dedicadas a la magia mortal de hacerse mayor

La maravilla por excelencia a cerca de esto es nuestro querido e inmortal Peter Pan. Tanto “Peter Pan y Wendy”—la famosa y aclamada novela que adapta la obra de teatro escrita hace la friolera de 114 años– como “Peter Pan en Kengsinton Gardens” el personaje principal es aquél niño entrañablemente olvidadizo con el que todos nos hemos identificado alguna vez: el que no quería crecer.

Siempre me ha dado mariposas en el estómago la idea de alguien con la imaginación tan despierta como para escribir una obra que explique con tanta maestría la mente de un niño. Es a la vez trágica y clásica, romántica y cómica… una contradicción en términos como la vida misma.

Tengo que confesar que, aunque no suelo tener pensamientos románticos—en el sentido estético de la palabra—sobre autores porque, técnicamente, me cuesta mucho acercarme a un texto sin desechar las explicaciones biográficas porque me parecen engañosas, no creo que una personalidad sea lo único que influye en la gestación de una obra, existe un contexto unas raíces literarias, una tradición… Barrie me enamora y me da una envidia terrible como autor.

NPG x228; J.M. Barrie by George Charles Beresford

En las fotografías más accesibles de él, veréis (o tal vez lo veo yo por autosugestión) una viva, intrépida y escéptica mirada que no parece observar el mundo sino ver más allá. A mí me gusta pensar que tiene una mirada telescópica interdimensional y puede ver los barcos pirata, los tipis, las casas bajo tierra, las cascadas y los placeres, los peligros de ser niño cuando quiera.

Y así yo también puedo recordarlas.  Con el tiempo, he releído las páginas con mucho cariño, a cada lectura encuentro siempre algo nuevo pero no deja de sorprenderme el tono que usa Barrie. Está en el límite imposible entre hablarle a un niño y a un adulto a la vez.

¿No es eso lo que queremos de un libro infantil?

Que sea capaz de hablarnos a nosotros de niños y que eso resuene para siempre en nosotros, que el eco vuelva años después y nos enseñe algo…

Es una idea comúnmente malentendida que la literatura infantil tiene que ser densa en valores, densa en enseñanzas profundas que nos sirvan para cambiar el mundo y enseñarnos a vivir. Pero era Montaigne, creo, que decía que estudiar, leer, debía enseñar a bien vivir… y a bien morir.

En eso hay una tradición incontestable.

Barrie entronca su obra con la historia clásica de los autores románticos en un punto tan cercano como en el tercer capítulo de Peter Pan y Wendy : “¡Vamos, vamos!” y es ese  principio recuerda directamente a  un poema de Yeats  que parece preveer la existencia de Peter:

“¡Vamos, oh, niño humano! / A las aguas y la naturaleza / con un hada, de la mano.” (1889)

Parece que veo la escena de Hook  en que el bebé Peter vuela hacia la luz con Campanilla, hasta ese punto es contemporánea.

¿Porqué no preparar a los niños para la lucha? Para la soledad, para la batalla contra Garfio, contra su propia inocencia, contra su propia crueldad.

Hay dos focos muy claros de los que podemos aprender a hacer resonar en los adultos la literatura que leen de pequeños.

El primero es el magistral “Crecer será una gran aventura” que se termina transformando en “morir será una gran aventura” cuando Peter se encuentra solo ante la marea y la noche en un pequeña isla dónde no hay escapatoria.. y de la  que, eventualmente termina saliendo. Pero ¡eh! ¿No es esa la imagen perfecta del hecho de crecer? Ya nos la ha dicho, es algo que para un niño puede no ser más que una piedra en el camino de la historia, un nudo con su desenlace… pero para un adulto es mucho más que un consuelo, es una verdad universal que puedes atesorar en un rincón de tu isla y sacar más tarde cuando necesites consuelo.

El segundo, y mi preferido, es el final agridulce en el que el narrador se despide de nosotros recordándonos la eterna repetición de las aventuras de Peter, que volverá una y otra vez a buscar a Wendy y a sus hijas, dejándonos así el mensaje de que, pase lo que pase, la niñez seguirá ahí, riendo, olvidando… “mientras los niños sean risueños, inocentes y crueles”.

Espero haberos abierto el apetito de una lectura nostálgica de verano. A volar.

Publicado el Deja un comentario

Ámerica Latina, guía hacia otro periodismo

0f804840-5ae0-435b-bc6b-e1be1971848e

Si lo hubiera sabido, habría hecho el equipaje. Me habría despedido de mis padres y de mi novia. Habría dejado más comida y agua al gato. El intenso calor de la tarde dejó paso a ligeros nubarrones. Pero no logró  este pequeño detalle atmosférico estropear lo que estaba por  llegar. Son cerca de las siete y media de la tarde, de la Plaza Nueva de Sevilla  partimos hacia América Latina.

Es el poder de la literatura. De la buena literatura. La Feria del libro fue el escenario para que fuera presentado al público Periodismo Narrativo en América LatinaEste trabajo, coordinado por Antonio López Hidalgo, supone una guía necesaria para todo aquel interesado en comprender  las corrientes estilísticas más actuales del ámbito periodístico.

En los tiempos en que los medios de comunicación están más cuestionados que nunca, Periodismo Narrativo en América Latinaes una carta de amor al oficio de periodista. Es una vacuna contra el pesimismo que nos hace reflexionar que Otro nuevo periodismo es posibleasí titula López Hidalgo el prólogo.

La presentación se realizó en forma de mesa redonda  moderada por Francisco Sierra, director del Departamento de Periodismo I de la Universidad de Sevilla.

Los ponentes fueron  María Ángulo, profesora de la Universidad Zaragoza, el editor del libro Pedro Crespo, Editorial Comunicación SocialAntonio López Hidalgo, director del Departamento de Periodismo II de la Universidad de Sevilla.

Hasta aquí los elementos que pudieron hacernos creer que estábamos ante un acto meramente académico. Afortunadamente, estábamos lejos de un aula. Era al aire libre. Sin grandes discursos vacíos. Oír y aprender. Se agradece la calidez de un ponente interesado en llegar a sus oyentes y no en vender libros.

ffa6f310-1c3c-41f7-aa55-42e4676445e6

Da comienzo a tomar forma la respuesta a  la cuestión que nos reune : “¿Qué es periodismo narrativo?” comienza  así María Ángulo su explicación  sobre la dificultad de definir la nueva corriente que viene del continente americano.

Lo cierto es que en este campo hay bastante controversia,  ya que  ahora está funcionando este binomio de periodismo narrativo, pero al mismo tiempo viene funcionando la idea de periodismo literario. También está funcionando la idea de periodismo pausado” explica. “Ninguno de los términos convence a todo el mundo” afirma después.

Añade una aproximación para que el público entienda mejor el término protagonista de la velada. “Si hablamos de periodismo narrativo, estamos hablando de un tipo de relatos que se cuentan de alguna manera como si fueran cuentos” acto seguido lee algunos ejemplos a los espectadores del evento . “Tiene cabida en suplementos y revistas especializadas que es donde se desarrolla”.

María comparte que su gran interés por el periodismo narrativo provocó que sacara adelante Inmersiones. “Quería abordar las crónicas de viaje y la otra parcela que trabaja el periodismo narrativo y es el compromiso social”. 

Pedro Crespo, mezclando el nerviosismo e ilusión propias del que comienza una nueva aventura literaria,  fue contundente al comienzo de su intervención: “Como editor y lector, el tema del periodismo narrativo me parece apasionante“.

Como buena guía, destaca la rica bibliografía de Periodismo Narrativo en América Latina “dan ganas de leerte todos los autores que te mencionan” expone de manera contundente. Acto seguido, añade una bella definición:

Es la literatura de la realidad. Usando elementos de la ficción, nos expone la dura y cruenta realidad con una calidad magnífica”.

Hay mucha producción de este tipo de periodismo en América Latina, pero pocos estudios sobre esta práctica profesional”expone Francisco Sierra. Por ello, Periodismo narrativo en América Latina es un regalo.

Fotografía de la profesora Irene Tenorio

Finalizando el acto, llegó el turno de Antonio López . Como en sus clases de redacción periodística, mezcló  lo académico con su sentido del humor ágil y directo. Se mueve como pez en el agua al hablar de periodismo.

Explica con conocimiento de causa que “América Latina es el continente donde más periodismo narrativo se hace  y más periodismo de inmersión.  Aunque hay muy pocos investigadores y pocos profesores que se dediquen a tratar este tema a fondo. Por lo cual, no me fue fácil encontrar autores de distintos países, ya que la idea era que el volumen se pudiera ver desde distintos ángulosAl final, hay nueve autores de Estados Unidos, México, Colombia, Chile, Brasil. Creo que da una visión bastante global“.

El libro supone una respuesta. Una de las causas del vacío de estudios sobre este tema es la pérdida de tiempo a la hora de discutir sobre el lenguaje del periodista y no  sobre cómo trabaja. Cómo se documenta, cómo ha bajado al barro  y ha sacado  a la luz pública los hechos.

“El periodista prefiere vivir la vida antes de que se la cuenten” afirma Antonio López.

Afortunadamente, es un terreno en el que cada vez más entran más autores. Inevitablemente, toca hablar de la crisis que sufre el oficio. “Sobre todo, el periodismo impreso. tuvo que haber cambiado hace muchos años” sostiene.

31956120_10211873140611321_6583614660614815744_n

El periodismo narrativo me parece más creativo. Rompe con todos los estandartes conocidos. No tiene nada que ver con el periodismo tradicional. La diferencia está en el papel comprometido del periodista. Se compromete y cuenta  de manera muy diferente. Cuenta en primera persona, lo importante es cómo se utiliza esa primera persona”.

Así argumenta Antonio qué es lo que hace al periodismo narrativo un objeto necesario de estudio.  “El lector sabe que no le engaña”.

Continuando con la aportación de María Angulo, López Hidalgo señala el papel de la mujer en este género informativo: “En este periodismo hay muchas mujeres. Desde finales del siglo diecinueve hasta ahora: Lydia Cacho o Gabriela Wiener, Leila Guerriero “.

Sobre su evolución y nacimiento, no es un periodismo que salga de la nada.“Tiende un puente desde el siglo diecinueve hasta principios del veintiuno. Ese periodismo de finales del diecinueve y principios del veinte era un periodismo comprometido”.  Además del compromiso, radica la magia del periodismo narrativo en su mezcla de géneros. Cabe el cuento, la autobiografía y el ensayo, la crónica, el reportaje.

Finaliza el debate con el público, seguimos en Sevilla tras el viaje al lejano continente americano.  Los pasos nos llevan a una cerveza fría y a seguir hablando de literatura. De aquella que hace reflexionar y hacerte preguntas. La que hace despertarte en Andalucía y horas después desear amanecer en Brasil, Argentina, Chile.

Adiós a un acto de homenaje a todos los profesionales de la palabra escrita que arriesgaron todo por ofrecernos esa realidad a la que nadie da voz. Una clase magistral  sobre cómo una nueva forma de contar los hechos toma las páginas del arte periodístico. Hay sentimiento, empatía.  Hay calor humano. Periodismo Narrativo en América Latina  huye del frío de una nota de prensa.

Publicado el 2 comentarios

El extraño caso de los libros noveles

Hace algunos días publiqué un artículo (ahora se dice post, para ser más chic) en la red social Facebook:

Sin título.jpg

Adivinad cuál fue mi sorpresa cuando artículos que hablan sobre el satánico Pablo Iglesias en su última cruzada gemelar tienen más de 300 comentarios y, de entre un grupo de 5.000 amigos ligados a Grupo Tierra Trivium, especialmente seleccionados entre apasionados por la literatura, solo se expresan dos —y, uno de ellos, me habla de Patricia Highsmith como escritora poco experimentada.

La mayor parte de los autores —esta generalización es importante, porque excluye a varios escritores: los que forman parte de la parte menor— que se dirigen a Grupo Tierra Trivium se quejan de no ser leídos; de no tener una oportunidad en el mercado. Consideran que el hecho de haber escrito la última palabra de un texto ya los determina como escritores consagrados merecedores de sembrar doctrina, héroes modélicos a seguir por aquellos que no han conseguido trazar sobre el papel ninguna idea que haya surgido exclusivamente de su imaginación.

Esto me lleva a una reflexión importante. Siempre desde mi punto de vista absolutamente subjetivo (y, como todo el mundo sabe, la subjetividad no solo no sienta cátedra, sino que tampoco supone una verdad incuestionable), para escribir, hay que leer. Efectivamente, no sabemos cuánto leyeron Miguel de Cervantes o el autor anónimo del Lazarillo de Tormes, pero se hace necesaria una noción básica, un conocimiento mínimo de la técnica de la segmentación de los sintagmas y la coordinación del sujeto y el predicado para poder transmitir al interlocutor el mensaje que uno quiere lanzar. También es cierto (insisto, desde mi perspectiva) que, cuanto mejor sea el autor al que se lee, más se puede aprender a fin de mejorar la técnica propia.

sara muñoz
Ilustración de Sara Muñoz

El problema se plantea con esta última frase: «cuanto mejor sea el autor al que se lee, más se puede aprender a fin de mejorar la técnica propia». ¿Quién determina qué escritor es bueno? La respuesta no es otra que un buen marketing  (técnica de mercado). Si el distribuidor vende bien (y venderá bien si el porcentaje con el que se queda es mayor), un libro estará expuesto al público nada más entrar por la puerta del gran centro comercial, prácticamente en el suelo, para que el comprador se tropiece con él y tenga que recogerlo, se fije en su textura, en su portada, y lo deje en la mesa que está al lado de los tornos —y que, casualmente, tiene una montaña de ejemplares, todos con el mismo título—. Además, mientras va en busca del libro que quiere leer o regalar, el hilo musical de la tienda estará expresamente orientado a la compra de este título que ha recogido previamente del suelo, y los propios libreros tendrán en los ojos escritos el mismo nombre. Cuando pregunte al profesional, le dirán, casualmente, el que su cerebro quiere escuchar desde que ha entrado por la puerta.

¡NOOOO! Error. ¿NO TE DAS CUENTA DE QUE NO HAS DECIDIDO TÚ? Seguramente, incluso lo has escuchado en radio o visto en los anuncios gigantescos pegados en el culo de los autobuses. Te has dejado hipnotizar. Puede que el libro te acabe gustando… o no. Pero no lo has elegido tú. Lo han elegido por ti. Y ahora es cuando la opinión pública, tan democrática en nuestro país, crucifica a Jimena Tierra… chantatachán… yo me compré La sombra del viento y Los pilares de la tierra, y los leí, y se me hicieron ambos infumables, pero todo el mundo hablaba tan bien de ellos, y salían en tantos sitios recomendados (amigos, sí: también los periódicos que recomiendan libros, cobran por ello), que necesitaba vehementemente averiguar por mí misma qué tenían de especial aquellas obras que tuve que acabar sin desmenuzar, ingiriéndolas con agua fría.Capturabrg

Bien. Sigamos, y con esto concluyo. Habrá libros que, evidentemente, tengan una espectacular técnica de venta y que, además, merezcan la pena. No lo pongo en duda. Pero hay otros publicados por editoriales pequeñas y medianas, que están en grandes superficies según qué casos (los mínimos), que no tiene una distribución fuerte y que (¡escucha esto!) son dignos de leer, ejemplos modélicos que han salido de la cabeza de un escritor desconocido y que, lo único que no tienen para competir con algunas bazofias, es dinero.

Por ello, os animo a pensar por vosotros mismos (algo difícil, hoy en día), a no centrar vuestra biblioteca únicamente en autores consagrados y a valorar la escritura como lo que es: un arte que no todo el mundo puede desarrollar por el hecho de coger un bolígrafo y caligrafiar una frase (inventada o real). Yo no me considero ilustradora por saber pintar un cubo tridimensional.

El tiempo es limitado y la oferta descomunal. Mi consejo de hoy es que no lo malgastéis y os informéis mucho antes de perderlo con malas lecturas que os priven de otras que sí merecen la pena. Y, si entre leer algo aberrante o no leer nada tenéis dudas, al menos, LEED. ¡Lo que sea! LEED, LEED, LEED…

Perro con lápiz
LEED
Publicado el Deja un comentario

El marcapáginas: Nadie es ilegal. Recuerdos a Iván Vergara

yinyan-01
Quiero desde Grupo Tierra Trivium recordar una gran conversación que tuve con Iván Vergara.  A pesar de lo que digan ciertos burócratas, nadie es ilegal en ningún sitio. Las personas no son piezas de un mueble que sobran. Más bien al contrario. Falta sentimiento y sobran sellos en documentos oficiales.

El arte cruza fronteras y no entiende de nacionalidades. Usa la estética como puente para derribar fronteras y acercar posturas apelando a la sensibilidad humana. La poesía es buen ejemplo de ello. Iván Vergara puede dar buena fe. Este artista procedente de México lleva más de doce años en la ciudad de Sevilla. Todos ellos acercando posturas entre América Latina y la capital hispalense mediante todo tipo de actividades, principalmente mediante la literatura.

“Yo soy hiperactivo, pero me cuesta mucho la narrativa. Para mí  un gran reto sería escribir una novela. El canal natural de comunicación es la poesía. Y eso lo intento conducir hacia los documentales y la parte musical” comenta ligeramente emocionado “ojalá algún día pueda hacer cine. Es un sueño”.

Pone sobre la mesa un punto de vista crítico sobre la vida cultural tan variada que existe actualmente en  la ciudad. “Sevilla tiene una sobreoferta cultural” afirma sin dudar. A continuación, expone:

Hoy en día puede haber tres o cuatro eventos de poesía en el centro, está genial, el público tienen donde elegir, pero el público no ha crecido. El reto está en generar público. Que las nuevas generaciones vengan con ganas de consumir cultura y que vean que pagar por la cultura está bien. El reto más grande es la educación cultural en las nuevas generaciones. Que vengan con ganas de consumir cultura. Sin eso, tendremos muchas actividades, pero espacios vacíos. Eso lleva a agotamiento y a crisis económica”

Mientras bebe té verde, expone su visión sobre la Sevilla de antes de la crisis. “Toda cultura es un reflejo de la economía. Dos mil seis, estamos dentro de la burbuja y eso se veía en la vida cultural de la ciudad. Los diferentes eventos eran muy grandes. Pero la poesía era un terreno desierto. Eso quizás fue lo que me animó a montar desde la independencia el Chilango Andaluz”.

Explica, muy seguro de sí mismo, que en la vida literaria en verso sevillana existe un antes y un después a partir de un fecha concreta: 24 de octubre de 2006. Es cuando nace el recital Chilango Andaluz.

29542664_1992390784121777_4616265919600284588_n

Este evento literario llegó a su décimo aniversario. En sus tres primeras ediciones, formaron parte más de ciento setenta poetas jóvenes y cerca de cien artistas de diferentes ramas artísticas. Siendo el año 2007 cuando por primera vez pudo celebrarse de manera  simultánea en México D.F y Sevilla. Gracias a transmisiones por web que mostraban al público sevillano como se había celebrado la noche anterior en Ciudad de México y viceversa.

El Chilango andaluz fue sin duda una de las semillas más notorias para cambiar la vida poética de esta ciudad. Lo que surgió a partir de ese 24 de octubre de 2006, pues inició una chispa que se vio continuada por el trabajo de colectivos como El Cangrejo Pistolero, La Madeja, La Fuga, David García o José María Gómez Valero” afirma Iván Vergará.

Ha llovido mucho desde año dos mil seis. Sin embargo, aún hay muchos obstáculos que vencer. Iván mediata unos instantes y expone que aunque a priori puede parecer una buena noticia, la gran cantidad de oferta cultural de la ciudad,  nace como consecuencia  de la crisis.

Argumenta “las razones por las que hay una actividad cultural tan frenética, tampoco son positivas. Vienen de la crisis económica. La gente se ha visto obligada a trabajar con las manos. Si no es por elección, es peor” a lo que añade “creo que aquí hubo mucha gente que no eligió. Por necesidad se dijeron tengo que montarme algo. Una sala pequeña, una asociación, una editorial, bla bla bla. Eso es muy bueno. Pero la manera en que se llegó no. El resultado para la ciudad es notable. Desde hace cinco seis años, Sevilla está en un momento cultural muy bueno”.

Fruto de sus inquietudes sobre cómo el ambiente afecta al proceso de creación, nace su proyecto de serie de micro documentales Contemporáneos. En su primera temporada,  ha explorado a creadores que dejaron su país de origen para vivir en otro donde la lengua es nueva.

28577272_555933534765696_5252764502272510324_n

Su segunda nace a principios del 2016 con un formato similar. En esta ocasión se centra en gente corriente en su trabajo cotidiano. “Amas de casa, diseñadores, escritores, artistas, personas de múltiples y diversos oficios que nos comparten su visión sobre la ciudad, lo que les aporta y lo que esperan de ella” explica en su página web.

Sobre esta experiencia cuenta que “Surge de un viaje a EEUU  para llevar y mover la cultura de España, Andalucía y México. Grabé quince micro documentales de quince personas del país, sobre cómo un hispanoparlante se ve afectado por una cultura con lengua ajena, en este caso el inglés”. Sufrió un giro el proyecto en España importante y empezó a reunirse con otros creadores cómo él “que hablen sobre cómo les nutre la propia ciudad”.

Echa en falta en Sevilla una visión más global de las cosas. “Sevilla parece interesante por el total ,no por fragmentos. Los distintos colores sociales nutren de intensidad esta ciudad. y eso me parece interesante. Me gusta”.  Vuelve de nuevo su tono crítico para compartir la visión cerrada que aún cree que habita en la ciudad y el país, “la cultura sevillana sigue siendo muy cerrada, igual que España Es uno de los problemas mas graves de este país para desarrollarse al mundo”.

Hace una pausa y afirma “en una etapa de globalización, tenemos que ser conscientes de que tenemos problemas globales. No podemos pensar cómo hace un siglo de que somos una nación. Eso ya no pasa. Si queremos pensar que somos una nación, tendremos que pensar que nuestra nación es la lengua cómo decía Octavio Paz”.

Elevando el problema de lo local a lo nacional, Iván Vergara echa en falta que esos puentes que construye la cultura, tengan más apoyo institucional. España, debería trabajar aún más sus relaciones con América Látina.

España está trabajando muy poco en trazar  lazos fuerte con sus hermanos, que somos nosotros, el mundo hispano”. Se debe cambiar las formas en que vemos aquello que nos llega de fuera, nos haríamos un gran favor alejándonos de la mirilla de nosotros cómo centro de todo. Bajar de esa posición de supuesta superioridad. “Si nosotros sólo nos vemos los ombligos, lo que nos va a salir será una cultura enana”.

Parte de este error, muy acorde con la visión europea, cae en los diferentes órganos culturales. “El ICAS trabaja muy duro pero su problema es que están volviendo a esos proyectos socialistas. Lo que veo en sus ayudas y sus proyectos es que son muy bonitos, pero es el cortijo. Yo no entro. He estado en reuniones y no he tenido apoyos. Llegamos a diez ediciones del Chilango Andaluz. 600 poetas, dos naciones, nos dieron cero euros”.

Otro punto a cambiar, es que se debe hacer una mayor apuesta por aquello zonas de la ciudad alejadas del centro “hay que hacer políticas igualitarias de verdad, no solo por la cultura del  centro” para ello, tiene claro algunas medidas: abrir centros culturales en los barrios, dejar ese dinero en los barrios. Que su vida cultural quede enriquecida.

Pero sobre todo “apoyar a los gestores culturales. Somos muchos los gestores  independientes. Se les debe apoyar económicamente. Encargándoles servicios, que no todo pase por las bibliotecas y por los centro culturales cómo Santa Clara. Ellos mismos incluso no tienen recursos. Que putada. Si tuvieran, podrían hacer grandes cosas”

Sobre lo duro que ha tenido que luchar por sacar sus proyectos hacia delante con el dinero de su bolsillo, deja una reflexión en el aire: ¿Hay demasiados inconvenientes para lograr ayudas  para aquellos que proponen para la ciudad pero son de fuera?

“La respuesta  a la pregunta por qué no, no es buena. Ojalá esa sea una de las cosas que se quiten a nivel institucional”. Deja una sensación de frío, como el viento  temprano  que invade las calles sevillanas en los amaneceres de invierno. Como el corazón de los despachos donde la ayuda y el trato lo deciden la bandera de tu lugar de origen.

Publicado el Deja un comentario

El marcapáginas: Perro Inmundo es la tempestad tras la calma

Que no os engañe la calma. Lo cotidiano nos duerme, nos hace creer que no hay nada más allá desde que suena el despertador hasta que lo volvemos a programar para el día siguiente. En cualquier momento, todo puede venirse abajo. El detonante será el elemento del que menos podríamos sospechar.

Hace mucho calor.  En ese momento preciso después del almuerzo, cuando los párpados caen por su propio peso, llaman a la puerta. Estamos tentados de no abrir,  nos puede un poco la pereza y el imaginar que no será nadie importante. Pero insiste la visita. Hay que atenderla. Había dos posibilidades, solo una nos cambiará para siempre. Antonio Florido en 132 páginas no agarra de la cabeza y nos obliga a mirar las consecuencias.

3da7e6dc-d4df-433a-86c2-9531406049ba

Perro Inmundo crea el mismo tipo de estímulo que muchas grandes películas del cine de los 60 y 70.  Hacen confiarse al espectador de que no pasa nada, que el ritmo será lento. Pero en un plano cambia todo por completo. No nos dejan apartar la mirada. Viene a la mente el gamberrismo y tono crítico de Sam Peckinpah  y sus Perros de Paja.

No es una lectura fácil. No es agradable los hechos que guarda  el papel. Pero debemos cargar con la culpa de no poder abandonar su lectura. Florido no ha trasformado en voayeurs. Esos capítulos ladrados en primera persona son confesiones que forman una carga demasiado pesada para el pecho. Somos cómplices.

Hace tiempo perdimos un poco el norte. Prestando más atención a la pequeña pantalla que al conversador más prójimo.  Antonio no da una bofetada, sobre esta realidad cuadrada, de forma elegante con guante de metáfora. Al acabar el libro, correremos a cerrar ventanas y echaremos las  cortinas. No publicaremos quizás tan alegremente nuestra vida en el muro virtual.  Algunas visitas llegan para no marcharse nunca.

 

 

 

 

 

Publicado el Deja un comentario

José de la Rosa: “Renovatio es un libro de memorias, una crónica sobre un proceso difícil de mi vida”

d8ae430e-79e0-4dfd-ac4b-7e1a70976613

Están cerca las cinco y media de la tarde en Sevilla. Dejando atrás las obras de la Puerta  de la Macarena y la calle San Luis, siguiendo recto hacia la Plaza San Marcos, encontramos la cafetería de El León de San Marcos. Allí llega puntual José de la Rosa.

Atiende  momentos antes del ensayo que Teatro San Marcos tiene programado ese sábado. Él es actor y codirector de esta compañía de teatro amateur. José ve muy difícil su día a día sin su amado teatro. Dirige y escribe además de interpretar. Es de los primeros en llegar al ensayo y de los último en irse.

Llegan los cafés y es hora de conocer la historia de Renovatio: historia de un trasplante. Basado en su propia experiencia, el doloroso viaje con final feliz que supuso sufrir una aplasia medular, Renovatio es algo más que un libro. Por un lado, los beneficios van destinados a concienciar sobre la importancia vital que guarda el hecho de  donar órganos. Sobre todo, supone un pequeño apoyo para esas familias que deben hacer frente a una vivencia tan dura.

Es un libro de memorias, escrito en primera persona. Una crónica, podríamos decir, sobre un proceso difícil de mi vida” de esta manera presenta José de la Rosa su obra. En ella explica el duro proceso que supone la enfermedad con la tranquilidad y seguridad de un estudiante de medicina aplicado.

Lejos de sensacionalismos, el gran logro de este joven autor sevillano es el uso de un lenguaje sencillo y cálido. No huye de los momentos más duros de su viaje pero no cae en elementos macabros. Cuenta su historia con la misma cercanía con la que se habla a un buen amigo. “Fue un proceso con dificultades pero con buenas noticias, pues tuvo un final feliz” recuerda este Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla.

98bf8bb8-8778-45d7-9e22-9c02c260d581

En forma de diecinueve capítulos cortos somos testigos de todo el proceso sufrido por José. Desde Anormalidad a Futuro se dan lugar  las reflexiones personales, su día a día, incluso el sentido del humor para hacer frente a la enfermedad.

 

Setenta páginas que nacen de un diario “ (…) a raíz de unos apuntes que tenía mi madre . Empezó a escribir cómo una especie de diario de a bordo, de todas las cosas que iban pasando, y eso me sirvió de inspiración para escribir este libro” explica el autor.

Todo con un hermoso objetivo literario “para ayudar a personas que pasen por esta misma situación. Nosotros no sabíamos que podía pasar. Quería dar mi experiencia para que esas personas sepan que las cosas pueden salir bien”.

Llama poderosamente la atención  que este libro fuera escrito cuando tenía dieciséis años. Tanto por los recursos estilísticos como el pequeño punto crítico que guarda la obra. Cómo por ejemplo, el estado poco apropiado de algunas ambulancias. “Son cosas que tú sientes explicadas de un punto de vista muy directo. Me pasa esto, pues esto es lo que voy a contar. Tal cómo recuerdo o como creo que lo pensó mi familia cercana”.

Renovatio enciende algo dentro del lector. Quizás una mayor conciencia de la famosa cita Carpe diem y de valorar más esas cosas de nuestra vida que a priori son insignificantes y que de pronto parecen cobrar un valor incalculable. En palabras de la periodista Susana Herrera, autora del prólogo, “José ha sabido nacer de nuevo y contarlo al mundo .Un espectacular relato de vida que viene después de la muerte”.

Una cuestión está en el aire. Obviamente una persona no es la misma después de vivir una experiencia semejante. Sobre qué parte de antes de la operación sigue con él en la actualidad, tras recibir la donación de médula de su hermano, piensa un momento y contesta “es una nueva vida. No implica que sea diferente a la anterior, pero sí con una perspectiva muy clara que esta es mi lucha y que hay que seguir adelante”.

c2c670bb-866f-4b6a-a98f-8455a24c0fab.jpg Ve con esperanza el hecho de que los medios de comunicación estén mejorando su enfoque sobre la donación de órganos. “es una causa en la que tenemos que ayudar todos para que vaya cada vez mejor, y cada vez más personas se recuperen y vean que esta enfermedad es curable”. La familia, los amigos. Pilares básicos sobre los que se apoyó para seguir adelante.

Entre sus páginas, Renovatio ofrece una lección de optimismo en el momento más oscuro que pueda asaltarnos la vida. Leerlo con calma, una parte pequeña de nosotros sufrirá un cambio. Para muchos Dios no existe. Para muchos otros, sí. Da igual lo que el mundo crea. Lo que importa es lo que crea uno mismo. Y si sirve de ayuda, que sea bienvenido escribe, con aires de sabia filosofía vital, José de la Rosa.

 

 

 

Publicado el Deja un comentario

«Tot el que defineix a la humanitat es preserva gràcies a l’art». Úna Fingal

És el pseudònim que Isabel Laso (Lleida), va triar per signar la seva obra. Úna, el nom celta de Juno, i Fingal, que en irlandès antic significa «tribu estrangera».

La seva vinculació al món de l’art, no es limita a l’escriptura. Úna transmet el seu món interior mitjançant els seus llibres i també com actriu. Perquè tot i que actualment es dedica pràcticament en exclusiva a escriure, en el passat va està molt vinculada al cinema i al teatre.

A més, a la seva trajectòria professional, s’ha de sumar la seva col·laboració com a articulista de la columna setmanal “El Mirall” al «Diari de Vilanova». Sigue leyendo «Tot el que defineix a la humanitat es preserva gràcies a l’art». Úna Fingal

Publicado el 1 comentario

Entrevista a Carlos Augusto Casas

Aquí tenemos al polifacético escritor, periodista de investigación y editor, Carlos Augusto Casas, ganador de la VI edición del Premio Wilkie Collins de novela negra con «Ya no quedan junglas adonde regresar», a quien tendremos la oportunidad de entrevistar en CLIC a través del seminario web que celebraremos el próximo 14 de diciembre.

Pregunta-Primera novela y primer premio.
Respuesta: Sí, muy sorprendido y muy orgulloso. El premio, aparte de para verme mucho más interesante en el espejo, sirve para mitigar las dudas del escritor principiante y para amenazar irreversiblemente con nuevas novelas. Este reconocimiento ha despertado al monstruo que llevaba mucho tiempo dormido dentro de mí. Y no se sí eso es algo bueno.

P: ¿Cómo surge la idea de “Ya no hay junglas adonde regresar”?
R: Trabajé durante un tiempo en la Gran Vía y eso me obligaba a pasar diariamente por la calle Montera. Como periodista de investigación había realizado varios reportajes sobre la prostitución en esta calle de Madrid. Pero, al pasar diariamente, lo que más me sobrecogía era la indiferencia de las miles y miles de personas que pasan por allí. Incluido yo.Todo el mundo sabe que son esclavas sexuales, todo el mundo sabe que son agredidas, violadas, secuestradas y sin embargo pasas a su lado como si nada. Si no las miras es como si no existieran. Supongo que la gente está demasiado ocupada haciendo compras en el Primark o disfrutando de un saludable menú en el McDonal´s. La calle Montera es la frontera entre dos mundos, donde se mezclan aquellos a los que en el juego de la vida, al arrojar la moneda al aire les salió cara y a los que les toco la cruz. Por eso es uno de los pocos lugares donde se puede comprobar como la gente que llamamos “normal” muestra su impasibilidad ante la injusticia más palmaria un día y otro día y otro día. Otro fenómeno que también se puede apreciar en Montera es la tipología de los clientes de las prostitutas. En su gran mayoría se trata de hombres de una edad comprendida entre los 60 y los 80 años que lo único que buscan es alejarse de su soledad. Pagan por poder hablar con una mujer, por ser escuchados, por volver a sentirse vivos. Dejar de ser, aunque sea por una hora, un montón de recuerdos encerrados en un cuerpo que se deteriora mientras espera a la muerte frente al televisor. De todo esto nació la novela.

P: ¿Entonces “Ya no hay junglas adonde regresar” es una novela de denuncia social?
R: Toda novela negra es, en cierta medida, una novela de denuncia. Pero esa no es la idea última de la novela. En realidad se trata de tres historias de amor, un amor poco convencional, que se cruzan por la sed de venganza y la violencia que esta arrastra. Sigue leyendo Entrevista a Carlos Augusto Casas