Publicado el Deja un comentario

La Buhardilla de Tierra Trivium: Viaje sin retorno

Lo primero disculparme pos no acudir la semana pasada a nuestra cita semanal, un cúmulo de circunstancias unido a un fallo informático lo impidieron. Esta semana me hubiese gustado ofreceros una nueva entrevista, pero aun la tengo en postproducción como dirían en el cine, así que he decido rescatar, y nunca mejor dicho, un relato que escribí sobre el drama de los refugiados. Ese drama que ha dejado de ser noticia de primera plana, pero que sigue provocando muertes cada día. Y sin enrollarme más os dejo con mi relato que fue publicado originalmente en una antología titulada Refugiados recopilada por Luisa Gil.

Viaje sin retorno

El reloj

Aun lleva su reloj, parado a las 3:37 de la mañana. La hora del naufragio. Lo único que le quedaba. La guerra se había llevado a sus hermanos y sobrinos, durante la huida de las ruinas de su ciudad había enterrado a su mujer y a dos de sus hijas.

Subió a cubierta para ver la costa europea suponiendo que ya habían pasado todos los peligros, pero el destino aún se guardaba una última jugada. Un golpe de mar hizo que el barco, en cuyo pasaje había empleado la mayor parte de la fortuna familiar, se escorase. Cayó por la borda y vio impotente como el mar se lo tragaba todo. Nadie más sobrevivió.

Cada vez que mira su reloj no ve la hora fatídica, se traslada a los días felices cuando lo recibió de manos de su abuelo.

Calderilla

Han pasado varios meses desde su llegada a la ansiada Europa, donde no le han acogido como se esperaba, y aun conserva en su bolsillo una moneda de cinco libras sirias para recordar que le ha llevado a estar tan lejos de su casa.

Un día de trabajo

Prepara cada día la ropa de trabajo: botas de goma, mono verde y guantes. Según llega al jardín lo primero que hace es ir a limpiar las malas hierbas de una hilera de rocas junto a la puerta del edificio. Es un trabajo que a ninguno de sus compañeros le gusta. Por eso le preguntan porqué lo elige siempre, se limita a decir que le gusta hacerlo como si fuese lo más normal del mundo. Lo que no quiere contarles, es que ese trabajo le permite recordar su vida anterior, cuando publicaba artículos en revistas que sus compañeros ni conocen y era admirado por algunos de los que pasan a su lado sin reconocerle mientras cuida la exposición de minerales al aire libre.

El regreso

Desde que dejó su casa con una pequeña maleta con lo indispensable, dudando si un día volvería, pensaba en como serian las cosas el día que pudiese volver, qué se encontraría…

Ahora, con el billete de avión en la mano, recuerda todo lo que tuvo que dejar atrás: fotos, recuerdos, libros y otros objetos queridos.

Todos estos años, ha guardado como un objeto precioso las llaves de su casa. En cuanto pisa tierra las agarra con fuerza para que le den la energía necesaria para seguir adelante, sabiendo que no volverá a ver a su mujer, oír reír a sus sobrinos, disfrutar de los guisos de su madre, conocer a las parejas de sus hijos y tantas otras cosas que se llevó la guerra.

Ha llegado al que fue el principal aeropuerto del país. Ve la torre de control destruida por la artillería, vuelve a tener ganas de dar media vuelta, aferra las llaves. Algo dentro de sí le insta a continuar.

De camino a su barrio siente en lo más hondo de su ser, las calles destrozadas, los edificios atacados por la viruela, las zonas de su ciudad en las que se pierde, las calles donde antes había edificios, los restos de metal entre las montañas de cascotes…

No se percata de que ya está en su barrio, pasa de largo su calle sin reconocerla y tropieza con el parque donde llevaba a sus hijos. Busca su calle, desanda el camino y encuentra el solar donde una vez estuvo su casa.

Publicado el Deja un comentario

Dos años en La Buhardilla de Tierra Trivium

Hace cerca de dos años que publiqué mi primera entrevista en una sección sin título que a los pocos meses se convirtió en La Buhardilla de Tierra Trivium. Esa entrevista a la ilustradora Sara Muñoz supuso también la definición de los temas que he tratado en estos dos años: el Feminismo; la visibilidad de las autoras, escritoras, ilustradoras; que la literatura no es solo el texto, sino que hay muchas cosas que interactúan con el texto; no quedarnos solo en la prosa; y recuperar a aquellas y a aquellos que fueron silenciados por la historia.

Sin olvidar que hace exactamente cien años nos dejó uno de nuestros más ilustres novelistas, Benito Pérez Galdós cuya figura ha quedado bastante desdibujada y que es muy necesario recuperar junto a Emilia Pardo Bazán.

En este tercer año en La Buhardilla de Tierra Trivium seguiremos recuperando a autoras y autores como Leopoldo de Luis del que ya hablamos un poco hace unas semanas y del que volveremos a hablar en breve cuando entrevistemos a Jorge Urrutia, hablaremos de Intersexualidad con Camino Baró, de cine, de teatro, de ilustración y sobre todo de literatura.

Disfrutar de los regalos de los Reyes Magos y nos vemos en dos semanas.

Publicado el 1 comentario

Pilar Astray Boadicea visita La Buhardilla de Tierra Trivium

Esta semana nos visita la poeta, directora y activista Pilar Astray Boadicea, tras la última edición del Certamen Literario Leopoldo de Luis al que tuve el honor de asistir. Autora de los poemarios El lenguaje de la gravedad, Diez poemas medicina para que papel venza a piedra y de Aquelarre, además ha publicado No estoy hecha para pertenecer, Vengo del agua, Man de Camelle y un jardín marino en el fin del mundo y La Queimada en los que mezcla su poesía con la pintura. También dirige Mundos Flotantes. La podéis seguir en sus redes sociales: Facebook (Pilar Astray Boadicea), Twitter (@Boadiceagarden), Instagram (@boadiceaescribe) y Youtube (Pilar Astray Boadicea).

Ignacio J. Dufour García: Bienvenida Pilar, para dar comienzo a esta entrevista me gustaría recordar la ceremonia de entrega de la XI edición del Certamen Literario Leopoldo de Luis, el pasado 21 de noviembre, ya que una de las cosas que más me sorprendieron y muy gratamente fue que se hiciese una representación de las obras ganadoras tanto en la categoría de relato corto como en la categoría de poesía. ¿Cómo surge la idea de añadir a la entrega del premio una representación dramatizada de la obra?

Pilar Astray Boadicea: Hola Ignacio, muchas gracias por entrevistarme.

Fotografía de Pilar Astray Boadicea realizada por Enrique Rollán, cedida a Tierra Trivium para esta entrevista
Pilar Astray Boadicea (autor: Enrique Rollán)

Cuando obtuve el premio residentes en Tetuán, en la categoría de poesía, que anteriormente se llamaba: accésit Leopoldo de Luis, se me propuso por parte de la organización ser la encargada de poner en escena la obra del poeta que había obtenido el premio Leopoldo de Luis. Ese año fue para Javier Vázquez Losada por su obra Versos portátiles. Se consideró que siendo yo comunicadora audiovisual, habiendo realizado videopoemas y además, poeta, podría poner en escena la obra con garantías de entender el proceso creativo del autor y así, poder plasmarlo en un videopoema. Esta oportunidad para mí fue tan agradable como cuando me notificaron que había obtenido el premio.

Sin embargo, tengo entendido que se llevaba haciendo años anteriores lo de las puestas en escena, lo que no sé es de dónde partió la idea original, ya que diferentes empresas han pasado por la organización del certamen. No sé si fue idea de la Junta de Distrito de Tetuán o bien, de alguien ajeno. No hay que olvidar que esta ha sido la undécima edición.

IJDG: En la ceremonia de entrega de premios también se proyectó un fragmento del documental De aquí no se va nadie que produces y diriges sobre Leopoldo de Luis, ¿Qué te lleva a hacer este documental?

PAB: Cuando decidí presentarme al premio Leopoldo de Luis de poesía, no sabía quién era Leopoldo de Luis. Simplemente iba caminando por el barrio y vi un cartel de la convocatoria del premio. Decidí presentarme en la categoría de residentes en Tetuán, porque soy del barrio y porque no me consideraba preparada para ganar el premio más grande, que sería el que ahora se llama Leopoldo de Luis. En ese momento aún no tenía ni veinticinco años y consideraba que los premios los ganaban poetas consagrados, o que los premios estaban comprados, cómo se suele decir. Yo también había caído en el tópico y me presenté, con muchas dudas, un día que empezó a llover de manera salvaje y tuve que proteger el manuscrito, llegando a duras penas casi cuando estaban a punto de cerrar la junta de distrito. Fue todo muy literario, casi de película.

Fue entonces cuando me empecé a preguntar: ¿Quién es Leopoldo de Luis? Luego, llegaron las buenas noticias y entonces, surgió el conflicto. Asistí a la entrega comprobando como la figura y la historia de Leopoldo de Luis no estaban allí. El certamen se llamaba así, pero nadie contaba su historia, no había logo, ni página web, hasta que cogimos nosotros (Mundos Flotantes) las riendas. La gente recibía un premio meramente nominal, y luego dependía de ellos investigar. Tampoco asistió en esos años (desde que yo descubro el premio hasta que paso a organizar la entrega de premios) su hijo Jorge Urrutia. En definitiva, no me gustó cómo se estaba haciendo, ya que me había encariñado con la figura de Leopoldo, también al ser mi primer premio importante.

Sentía mucha conexión con su vida, algo casi mágico. Y decidí empezar a hacer una serie de vídeos pequeños, de divulgación, tras comprobar también que en el barrio mis vecinos, mis amigos, le desconocían. Cuando estaba enfrascada en estos vídeos, pensé: «Esta historia no se puede contar fragmentada, es necesario que se conozca de otra forma, a otro nivel». Y así, surgió el documental De aquí no se va nadie.

Fotografía de Pilar Astray Boadicea realizada por Enrique Rollán, cedida a Tierra Trivium para esta entrevista
Pilar Astray Boadicea (autor: Enrique Rollán)

IJDG: ¿Cuál fue tu primer contacto con Leopoldo de Luis?

PAB: Como te he contado, el premio. Y precisamente por eso, quise ponerle remedio, por muy ambicioso que suene, quería y quiero contribuir a que su obra y vida sean mucho más conocidas de lo que ya son.

IJDG: Para la financiación del documental creasteis desde Mundos Flotantes (luego entraremos en detalles del porqué de ese nombre tan curioso) un crowdfunding, ¿qué tal ha sido la experiencia?

PAB: Como estrategia de publicidad, no estuvo mal, pero la intención era conseguir fondos para hacer el largometraje sin penurias, y poder dedicarme tanto yo como mi equipo al documental al cien por cien. No tuvimos la acogida esperada, y aunque llegamos al objetivo marcado, no era un objetivo suficiente ni realista, entre impuestos (afectan también a los crowdfunding) y las recompensas a los mecenas, realmente no es viable hacer un documental en el que tenemos que viajar, trabajar muchas horas, con lo obtenido en la campaña de micromecenazgo. Estamos sacrificando nuestro bolsillo, para qué mentir. Aún así, estamos muy agradecidos a los mecenas. Son el impulso del proyecto, nos hizo ver cuánta gente estaba interesada. Pero siendo sincera, y hablando en nombre de mi equipo como directora, necesitamos ayuda de instituciones o alguna subvención. El cine es un oficio caro, lo hemos hecho apenas sin medios, pero lo hubiéramos hecho mejor y más felices de otra forma. Ha sido una lucha, ya que, como Leopoldo, nos vemos obligados a trabajar en otras cosas para financiar este proyecto.

IJDG: Y entrando a fondo en el proceso de realización del documental, ¿qué es lo que os ha producido más satisfacción?

PAB: He conocido a gente maravillosa, a poetas a las que admiro muchísimo como Juana Castro. He aprendido mucho. Jorge Urrutia ha sido un guía estupendo, muy generoso y atento conmigo y con el resto del equipo. Recuerdo que es mi primer largometraje, por lo que pienso que será algo que recordaré siempre, por muchos años que lleve en el oficio.

IJDG: ¿Hay algo que os haya sorprendido durante la creación del documental?

PAB: Todo el mundo nos habla bien de Leopoldo de Luis. Cuando estás pintando un retrato de alguien, al fin y al cabo, un documental es eso, esperas que la figura que pintas tenga aristas, sombras. Con Leopoldo eso no ha sucedido. Y eso ha hecho que le quiera mucho más. Empecé siendo un poco escéptica respecto a este hecho de que nadie dijera nada ya no malo, sino polémico, diferente al discurso habitual sobre su persona. Pero tras años de trabajo en su obra y vida, puedo decir que es real. Leopoldo era una bella persona y por eso, esto merece la pena.

IJDG: Volviendo al tema del nombre de Mundos Flotantes, ¿cómo surge ese nombre tan evocador?

Fotografía de Pilar Astray Boadicea realizada por Enrique Rollán, cedida a Tierra Trivium para esta entrevista
Pilar Astray Boadicea (autor: Enrique Rollán)

PAB: Corriendo por la Dehesa de la Villa, muy cerca de donde vivía Leopoldo. Estaba corriendo allí (es mi deporte favorito) y empecé a pensar nombres para una serie de fanzines que hacíamos mi socio Masles Roy (pintor y montador del documental) y yo. Comenzamos llamando a lo que era una publicación mensual: Pinturas y poemas. Ya que mezclaba sus pinturas y mis poemas. Sin embargo, era obvio que necesitábamos un nombre. Yo ya llevaba años queriendo montar mi propio negocio, y Roy y yo llevábamos años trabajando juntos. Nos hicimos realmente socios en ese momento en la Dehesa de la Villa, cuando empezamos a soltar nombres, y encontramos la chispa, lo que mejor nos definía. Fue un momento muy especial.

IJDG: He intentado encontrar la forma de definir Mundos Flotantes, pero ni es una productora, ni es una editorial, ni es solo un gestor cultural, es todo esto y mucho más. ¿Qué os impulsó a crear Mundos Flotantes?

PAB: Realmente la falta de oportunidades para los jóvenes formados en disciplinas como la nuestra. La falta de oportunidades en general. No podíamos esperar a que alguien nos diera trabajo, o seguir siendo los eternos becarios. Tampoco somos de estar quietos. Decidimos lanzarnos a la piscina. Y está siendo agridulce, aunque estamos donde queremos estar.

IJDG: ¿Cómo podemos definir a Mundos Flotantes, ya que son muchas cosas a la vez?

PAB: Es una agencia de comunicación que genera cultura. Con el añadido de que somos especialistas en el mundo del libro, y tenemos la parte audiovisual, por lo que queremos ser ese servicio que necesitan las editoriales y los autores para que su obra llegue a más gente: a través de planes de medios, estrategias de publicidad, vídeos, eventos culturales.

IJDG: Otra de las cosas que me ha sorprendido de Mundos Flotantes son las obras: No estoy hecha para pertenecer, Vengo del agua, Man de Camelle y un jardín marino en el fin del mundo y La Queimada en las que unes tus poemas con cuadros, ¿cuál es el origen de esta colaboración?

PAB: Roy y yo nos conocemos desde hace once años. Hemos crecido juntos. Nos encontramos en la universidad, cuando yo fundé un grupo de literatura (es una larga historia) y de alguna forma, sabíamos desde que nos vimos por primera vez, que íbamos a hacer algo juntos. Cuando estábamos estudiando, Roy para sorprenderme ilustró un poema mío, casi adolescente, titulado: El lobo estepario. Entonces me di cuenta de que sin decirnos nada había entendido perfectamente lo que yo tenía dentro. Fue sobrecogedor, porque el poema me resultaba doloroso. Entonces supe que, aunque somos muy distintos, como pareja artística conectábamos a un nivel muy profundo, como si fuéramos hermanos de sensibilidad.

Esto se fue cuidando, alimentando, y un día, de forma natural tras tanto recorrido, empezamos con los fanzines, buscando dotar al lector de una experiencia distinta, en la que la pintura y la poesía estuvieran al mismo nivel, fusionadas.

IJDG: ¿Cómo es el proceso creativo de estos libros? ¿Es algo conjunto?

Fotografía de Pilar Astray Boadicea realizada por Enrique Rollán, cedida a Tierra Trivium para esta entrevista
Pilar Astray Boadicea (autor: Enrique Rollán)

PAB: Las ideas: el feminismo, el agua/la Atlántida como metáfora, el fuego o la Queimada, la historia de Man de Camelle. Son cosas en las que ambos estábamos interesados, cosas que nos llamaban. Incluso nos hacían llorar, como la historia de Manfred. Una vez estando de acuerdo en las líneas generales, Roy pintaba por su cuenta y yo escribía. Y de forma milagrosa, todo cuadraba, sin mucho esfuerzo. En Vengo del Agua, yo recibí sus cuadros y luego escribí. Todo esto era muy rápido, porque lo hacíamos mes a mes. En el caso de Man de Camelle, yo me fui a Galicia a investigar su historia de cerca para poder escribir y Roy pintó por su cuenta. Y en La Queimada, Roy recibió el texto y luego pintó. No estoy hecha para pertenecer fue una danza, el origen de la explosión creativa. Esto ha podido hacerse así tras conocernos mucho y años de amistad. No sé cómo hubiera sido con otra persona.

IJDG: Siguiendo con tu obra poética, como nos has mencionado, tu poemario Diez poemas medicina para que papel venza a piedra fue reconocido en una de las anteriores ediciones del Certamen Literario Leopoldo de Luis, ¿te esperabas terminar siendo la directora de un documental sobre Leopoldo de Luis?

PAB: Para nada. Solo quería expresar el dolor que sentía al tener a una persona que quiero en el hospital. Es un canto a la amistad. Es un sentimiento que valoro mucho, y me parece que está menos tratado que el amor en la poesía, se le da menos importancia, y para mí, es algo casi sagrado.

IJDG: Tu obra tiene una fuerte carga emocional y reivindicativa, ¿cuál es tu proceso creativo?

PAB: Cuando era más joven, todo surgía por combustión espontánea y yo me sentía orgullosa de ello. Consideraba que manipular el poema, intervenirlo, era hacer «trampa». Achacaba escribir buena poesía a la práctica y la lectura, pero no me gustaba corregir. Me parecía que le restaba pureza. Veía a gente hacer poesía con el diccionario, por pura estética, como cirujanos, y les detestaba, porque siempre he considerado que un poeta nace, no es algo que se pueda forzar, aunque sí trabajarse.

Con el tiempo, encontré el término medio. Ahora puedo rumiar una idea durante días, incubarla, hasta el momento justo en el que noto que tiene que nacer. Normalmente voy por la calle y me van viniendo los versos, o en la ducha. Porque estoy totalmente conectada al lenguaje poético, pueden aparecer en todo momento. Para pasarlos a papel, ahora prefiero estar en un estado mental más sereno, haber dejado que la idea me reconcoma un poco, y luego sembrarla. Otras veces estudio, investigo, tengo la metáfora de un mecánico y leo cosas sobre mecánica, cuando me he empapado bien, me dirijo al verso con la pasión de la idea, y la información mezcladas. Sin embargo, hay muchas cosas que siguen surgiéndome como si tuviera un volcán dentro, a veces oigo una música con mucho ritmo dentro de mí y no dejo de escribir hasta que esa música no para. Entonces sé que el poema ha terminado.

IJDG: ¿Consideras que la poesía tiene que remover al lector?

PAB: La poesía que a mí me gusta, sí. Si me deja indiferente, casi podría decir que me enfada. No leo poesía para que no me renueva, para permanecer igual. Necesito que el arte me sacuda, me muestre un camino, me toque. Me gusta hacerme preguntas y estar en continuo movimiento. Necesito poetas que me lleven al borde del precipicio mental, necesito conmoverme continuamente, sentirme abrazada con la creación ajena.

IJDG: ¿Cuáles son tus referentes artísticos?

PAB: Estoy muy influida por el simbolismo y la mitología, desde niña. En cine, adoro el trabajo de Maren Ade, Robert Rossen, Godard, Agnès Varda, Jim Jarmusch y David Lynch. También me siento muy atraída por la obra de Almodóvar. Y tengo muchas ganas de ver lo nuevo que harán Paula Ortiz y Carla Simón, ya que también me han fascinado. Consumo mucho cine y muy distinto, creo que es importante que así sea. Lo mismo intento hacer con la música, con la poesía. Me gusta que me saquen de mi zona de confort.

IJDG: ¿Has sentido que se te han ocultado las obras de muchas autoras relevantes solo por el hecho de ser mujeres?

Fotografía de Pilar Astray Boadicea cedida a Tierra Trivium para esta entrevista
Pilar Astray Boadicea

PAB: Por supuesto, recuerdo en el instituto, el colegio. Salvo a Rosalía de Castro no tratábamos a ninguna poeta. En Historia del Arte en Bachillerato, no había pintoras en el contenido para selectividad. Tenías la sensación de que no existían. Por lo tanto, cómo podías tener la esperanza de lograrlo tú. Me di cuenta de lo que pasaba cuando tenía quince años, acababa de ganar el premio literario de poesía y relato del colegio, por segundo año consecutivo y me habían dado un vale para comprar libros. Cayó en mis manos el libro de Las Olvidadas de Ángeles Caso. Era 2005. Nadie me había hablado de Sofonisba Anguissola, Mme. de Staël o Luisa Roldán, mucho menos de Safo. Era un bicho raro por ser feminista en clase, no encontraba a nadie que abiertamente lo fuese. Ahora las cosas han cambiado un poco, las jóvenes tienen contacto con el feminismo por casi todas partes. Saben que existe el movimiento.

No hay que olvidar que las manifestaciones multitudinarias en torno al feminismo son de hace apenas tres años. Cuando yo era adolescente, no teníamos aún redes sociales. No podíamos acceder al contenido feminista tan fácilmente. Fue el libro de Ángeles Caso el que despertó mis ganas de investigar a las mujeres olvidadas, las artistas que me habían negado conocer.

El feminismo me salvó.

IJDG: No sé si has seguido con atención la reivindicación de que hubiese autoras en la Calle Huertas, que como recogimos en La Buhardilla en marzo se puso la primera y a día de hoy contamos con las citas de Emilia Pardo Bazán, Rosalía de Castro y María de Zayas, ¿te parece concebible que se haya tardado tanto en conseguir?

PAB: Fanny Rubio, hablando de la poesía de posguerra, me dijo que cada generación está llamada a hacer lo que está llamada a hacer. Hay cosas que no podían haber sucedido en otro momento, por eso no sucedieron. Lo que quiero decir es que claro que me parece inconcebible que haya tenido que pasar tanto tiempo para que las mujeres estemos cerca de la igualdad, porque la igualdad no la tenemos, ni en nuestro país, ni en el resto del mundo. Esto aún va a tardar, hay que trabajar mucho. Mujeres y hombres tenemos que trabajar por ello. Me pone triste pensar que ni yo misma conoceré esa igualdad de derechos y oportunidades en nuestro país. Pero lucharé para que las niñas del futuro se atrevan a soñar cómo merecen, y puedan lograr sus sueños sin tener que pagar un precio por ser mujeres. Por eso son tan importantes las maestras, maestros hemos tenido muchos. Necesitamos mentoras, mujeres que tiendan la mano a las que empiezan, referentes y por supuesto, rescatar nuestra genealogía y darle el lugar que ha sido borrado.

Espero que sea este el momento de conseguirlo.

IJDG: Volviendo un poco al lado menos mundano de la creación artística, ¿a la hora de crear cómo eliges la forma que vas a emplear, bien audiovisual, bien textual, …?

PAB: Todo es texto. Todo puede leerse. No te sabría decir, supongo que por instinto. Te diría que los guiones los veo, los oigo y los siento, pero la poesía también la veo, la oigo y la siento. La poesía es música, aunque es más que eso.

Fotografía de Pilar Astray Boadicea realizada por Enrique Rollán, cedida a Tierra Trivium para esta entrevista
Pilar Astray Boadicea (autor: Enrique Rollán)

IJDG: Y para ir finalizando, cuéntanos un poco de tus futuros proyectos:

PAB: Mover el documental e intentar llevarlo lo lejos que sea posible. Estoy ensayando un proyecto teatral, creado con una amiga poeta y otra dramaturga. Esperamos que vea la luz muy pronto. También quiero publicar mi tercer poemario, seguir creando eventos culturales como No Somos Musas, Artistas por la Igualdad, o Maestras (en el que me gustaría contar con referentes como Juana Castro, Ana Rossetti, Luz Pichel) y cuando pase todo esto, mi segundo largometraje no será un documental, será ficción. Y hasta aquí puedo leer.

Muchas gracias Pilar por esta entretenida y completa entrevista. Estaremos atentos al estreno de De aquí no se va nadie, y estás invitada a volver a visitarnos cuando te apetezca para hablarnos de todos los proyectos que nos mencionas y de aquellos que se han quedado en el tintero.

Y la semana que viene vuelve el Relato Caleidoscópico, no os lo perdáis.

Publicado el Deja un comentario

Especial 25N en La Buhardilla de Tierra Trivium

El lunes pasado fue 25 de noviembre, uno de esos días cuya conmemoración nos recuerda que aún hay mucho por hacer y que podemos hacer más de lo que estamos haciendo. Se que mi aportación de hoy poco va a cambiar, pero cada gesto cuenta y más en estos tiempos en los que se están negando desde ciertos ámbitos la existencia de un problema estructural de violencia contra las mujeres por el simple hecho de haber nacido o sentirse mujeres.

Por eso hoy, en vez de una entrevista quiero recuperar un relato que escribí para la antología No me silencies, escúchame que se presentó el 25 de noviembre de 2016. Y sin enrollarme mucho más os dejo con Huellas Invisibles. Ojalá exista un día en el que no tengamos que añadir más victimas a esta larga lista.

Huellas invisibles

Vivo en otra ciudad, uso otro nombre, visto de otra forma, casi no tengo contacto con mi familia y mis antiguas amistades. Se que no hacía falta ser tan drástica, que el pasará unos años en prisión por lo que me hizo, y tanto me costó comprender y exteriorizar, pero sentía que no había otra forma de rehacer mi vida. Me equivocaba.

Ahora nadie sabe que me sucedió y aun así sigo notando su presencia. Siento que mi comportamiento no es natural, pero ya no recuerdo como era yo antes de que él entrase en mi vida. He intentado engañarme pensando que simplemente tenía que actuar de forma opuesta a como lo hacía con él, pero al final siento que estoy representando otro papel, que tampoco soy yo.

A veces, siento que ya no queda nada de mi personalidad, que soy una extraña para mí, y que la única forma de seguir adelante es comportándome como él me imponía. Me cuesta disfrutar de la lectura de una novela, sigo escondiéndolas en los sitios más inverosímiles e inventando excusas extrañas cuando alguna de mis escasas conquistas encuentra un libro dentro de una caja de galletas, escondido en el cesto de la ropa sucia… Me produce pánico ir de compras con las amigas, así que me invento planes inverosímiles para no ir, y cuando voy me cuesta mucho encontrar algo que me guste y no tenga miedo de ponerme. Entre esas y otras “excentricidades” me es muy difícil tener una relación que dure más de un par de citas. Hay veces que siento como las boicoteó de manera intencionada pienso que por miedo a que mi cita se convierta en él.

Hasta ahora no me he atrevido a contárselo a ninguno de ellos, no se si por miedo a que se piensen que soy una mujer débil o a que se queden conmigo por compasión. Precisamente esa compasión es la que más daño me ha hecho al normalizar situaciones que no lo eran, vejaciones de todo tipo y reforzando mi sumisión a él.

Debo romper este pacto de silencio que me he autoimpuesto ya que no me ha servido para evitar las depresiones periódicas, sentirme la causa de los males de mi alrededor, superar los repentinos cambios de carácter… Solo ha sido una constante huida hacia delante no me ha servido para nada más que para hacerme yo misma más daño del que él me hizo.

Publicado el Deja un comentario

Joseto Romero visita La Buhardilla de Tierra Trivium

Esta semana visita la Buhardilla de Tierra Trivium Joseto Romero, un escritor polifacético, autor de las obras Nigredo y Naksatra, así como del librojuego ¡Supercoche!, de la obra de teatro infantil La chistera de Abracadán y del libro infantil ilustrado La bruja Maruja y su castillo. En su web josetorromero podéis encontrar más información sobre su obra y enteraros de sus últimas novedades. También le podéis encontrar en Facebook Joseto Romero.

Ignacio J. Dufour García: La pasada feria del libro de Tres Cantos participaste en la charla Lo bueno si breve: el éxito del relato corto en los tiempos de Internet que organizó el Grupo Tierra Trivium y nos hablaste de Nigredo en el que recopilas algunos de tus textos escritos sobre piedras. ¿Cómo surge la idea de escribir sobre piedras?

Joseto Romero: La idea surge en un apartamento en Benidorm durante unas vacaciones de Navidad. En Levante es muy habitual dejar correr el aire en las casas abriendo todo de par en par para generar corriente. Por esta razón, las puertas suelen contar con algún sistema que las mantenga abiertas y que el viento no las cierre de sopetón. En aquel apartamento, el sistema era tan sencillo con una piedra de mar para cada puerta, de un buen tamaño para sujetar la hoja de una puerta frente al viento. Eran piedras redondeadas, bien pulidas por la erosión y, sobre todo, artísticas: estaban decoradas con pintura sobre sus superficies. Pensé que si alguien se había dedicado a pintar aquello sobre piedras, también se podría escribir. Sin embargo, soy de los que piensa que las ideas no son nada hasta que no se traen a la realidad. No fue hasta unos años después, en verano de 2016, cuando tomé una piedra y tracé un microcuento sobre ella con rotulador indeleble. Llamé Almena a la piedra, porque la había recogido cerca de un castillo, y titulé Mantasma al cuento que escribí sobre ella. Ahí empezó todo.

IJDG: ¿Has seguido escribiendo sobre piedras?

Escrito en piedra: Benidorm, navidad 2016-2017. Las 24 piedras que dieron lugar a «Nigredo»

JR: Sí, seguí durante el resto del año 2016 hasta hacerme con la colección original de 24 piedras que dio lugar a Nigredo. Las conservo en casa, guardadas en una caja, como un tesoro. Sin embargo, después de aquello tomé la decisión de no llevarme ninguna piedra más de su lugar. Desde entonces, escribo el cuento en el momento, en el mismo lugar donde encuentro la piedra, y la vuelvo a dejar ahí. Por alguna razón me parece más ético. Por eso suelo llevar siempre un rotulador indeleble conmigo donde quiera que vaya. La última vez que escribí uno de estos microrrelatos fue hace mes y medio, en septiembre de 2019, en una piedra que encontré durante una visita de fin de semana al pueblo madrileño de Chinchón.

IJDG: ¿Qué te lleva a hacerlo?

JR: Me gusta darle importancia a lo tangible, a lo físico, al soporte de la literatura. Se suele identificar el valor de lo literario con su componente intangible, y sin duda es así. Pero la literatura tiene también valor en lo material, en lo tangible. Una piedra con un microrrelato grabado de puño y letra del autor sobre su superficie es un objeto singular, por mucho que el microrrelato sea un contenido que pueda reproducirse mil veces en una pantalla o en papel. Aparte, es divertido. Escribir a mano es una gozada, y hacerlo en el momento es un estupendo ejercicio creativo: desde que capturo la piedra hasta que la vuelvo a dejar en su sitio con un cuento tatuado no pasa más de media hora, y en ese rato me fuerzo a generar un microrrelato completo y con sentido.

IJDG: Si, ya una recopilación de textos escritos en piedra es algo fuera de lo común, después nos encontramos con Naksatra que tampoco es una recopilación de cuentos al uso, ¿de donde surge la idea de Naksatra?

Joseto Romero

JR: Naksatra recoge cuentos que he redactado a lo largo de 17 años, de 1999 a 2016. En un momento dado, alrededor de 2014, tomé conciencia de que tenía un buen puñado de cuentos, algunos premiados, pero que eran inaccesibles a los lectores: varios se habían publicado en ediciones fuera del circuito comercial y profesional, en cuadernillos artesanos, revistas o en los volúmenes que algunos concursos literarios editan con los textos premiados y finalistas. Tenía cuentos desparramados en ediciones muy heterogéneas de tiradas bajas y casi imposibles de encontrar. Así surgió mi intención de publicarlos. Pero, igual que las ideas, las intenciones no valen para nada hasta que no se traducen en acción. Fue tras unas sesiones de coaching cuando comienzo a trabajar sistemáticamente en los cuentos. Al poco tiempo recibí una oferta de una editorial, aquello me ayudó a visualizar la colección como libro y dirigí mis esfuerzos a darle un sentido a todo el conjunto. Tuve que dejar algunos cuentos fuera porque no compartían la atmósfera global, y hasta que no encontré un buen hilo conductor no encajaron todas las piezas para hacer funcionar el libro como un todo cohesionado. Aunque la editorial que quiso publicar los cuentos quebró por el camino, yo me encontré con el resultado entre las manos. Seguía empeñado en publicarlo y así lo hice, opté por Amazon y desde entonces ahí están los cuentos, por fin, al alcance de todos los lectores.

IJDG: Y ya lo que me ha sorprendido por completo es lo de incluir un writing-of, me parece una genialidad ya que muchas veces la historia de como se escribió un libro puede ser incluso más interesante que la propia obra. ¿Cómo se te ocurrió incluirlo directamente en la novela?

Presentación de «Escrito en piedra» en la librería Estudio en Escarlata de Madrid, con el diseñador editorial que trabajó el diseño, Juan Miguel Lorite, 24 de octubre de 2017

JR: Uno de mis cuentos, Linda Pituitaria, de 2001, ya incluía un writing of a modo de los making of de las películas. Por aquel entonces, realicé varios cursos de creación literaria y quise aplicar mucha técnica para escribir Linda Pituitaria. El resultado me encantó y decidí contar el proceso creativo paso a paso. Publiqué Linda Pituitaria en un cuadernillo con la Asociación Editorial Cultural Verbo Azul de Alcorcón e incluí ambas cosas, texto definitivo y descripción del proceso. Aquello gustó mucho. Así es como años después decidí hacer lo mismo con Naksatra y explicar el cómo se hizo en detalle. Tuve muchas dudas sobre la mejor manera de enfocarlo y sobre la conveniencia de incluirlo o no. Escucho atento todas las opiniones porque me interesa mucho saber cómo ven los lectores un writing of: la gran mayoría lo agradecen; unos pocos, incluso, lo ven como una genialidad y otros pocos lo ven negativo. A mí, como lector, me encantaría que todos los libros incluyeran su writing of redactado por el autor.

IJDG: Me sorprende la fuerza de los titulos de estas obras (Nigredo y Naksatra), ¿de donde surgen? ¿es casual que ambos empiecen por N?

JR: Nigredo surge de juntar los dos conceptos principales de la colección de microcuentos: están escritos en piedra y todos son oscuros, malditos, de terror o misterio. Nigredo, como primera y más oscura etapa del proceso de creación de la piedra filosofal, encajaba a la perfección como título. Naksatra es más rebuscado. Significa «constelación» en Nepalí. Al igual que una constelación de varias estrellas, si se miran con una subjetividad determinada, forman un único dibujo, los cuentos de Naksatra componen también una misma escena. El recurso de camuflar significados comunes, como puede ser «constelación», bajo sus traducciones en idiomas exóticos e incomprensibles es algo que aprendí del también escritor y amigo Juan Miguel Lorite.

IJDG: Tras pasar por el cuento infantil y el librojuego, ahora te atreves con una obra de teatro, ¿Vas a dejar algún campo sin tocar?

Cuento a toda máquina: el autor escribiendo un cuento infantil para su hijo en verano de 2018

JR: Es curioso porque, en realidad, pienso que me quedan muchos formatos y géneros por explorar. Me apetece mucho hacer una incursión profunda en la ciencia ficción y, por otro lado, me atrae el formato de la novela corta o novelette. Me doy cuenta de que son exactamente las mismas tendencias de lo que me apetece leer en estos momentos: ciencia ficción y formatos cortos y autoconclusivos. Soy un convencido de que la lectura es mejor si es variada. También creo que la lectura y la escritura son dos caras de una misma moneda. Apostaría a que lo natural en un escritor es tender a hacer cosas muy diferentes. Clasificar y encasillar a los escritores responde, creo, más a criterios prácticos editoriales y de mercados que a la naturaleza creativa de las personas.

IJDG: ¿Cómo surge la historia de La chistera de Abracadán, la obra de teatro que mencionaba?

JR: Por encargo. Mi profesora de creación literaria de la Universidad Popular de Alcorcón necesitaba una obra de teatro para su grupo de animación a la lectura y me propuso escribir algo a medida. Había que tener en cuenta varias cosas: los actores serían un grupo de niños, entre cinco y diez pero sin número exacto a priori. Aquello forzaba unas pautas determinadas: texto sencillo para que lo puedan memorizar los niños, duración corta para poderlo representar de forma ágil, escenario austero para un montaje simple que no requiera de inversión alguna y estructura flexible que permita participar a un número variable de actores. Paradójicamente, en lugar de suponer una barrera, aquellas restricciones me sirvieron para activar un pensamiento mucho más concreto y todo surgió rápido. Aunque la publicamos ahora, La chistera de Abracadán ha evolucionado mucho desde aquella versión inicial, sobre todo con las aportaciones de Alberto García, dando lugar a una obra escrita a cuatro manos.

IJDG: Siguiendo con tus incursiones en la literatura infantil y juvenil, ¿qué nos puedes contar de La bruja Maruja y su castillo?

Joseto Romero creando la bruja Maruja con Iván: 30 de marzo de 2018.

JR: La bruja Maruja y su castillo es un cuento infantil ilustrado dirigido a niños de entre tres y seis años. Lo que siempre destaco es que lo inventamos juntos mi hijo Iván y yo, cuando él tenía cuatro años. Por eso es tan fresco. En realidad, inventar cuentos es una actividad habitual, he creado decenas para mi hijo, pero la gran mayoría se han quedado en versiones contadas de forma oral. Solo algunas de estas historias las he tecleado en un procesador de textos, y solo La bruja Maruja y su castillo ha llegado a publicarse. ¡De momento!

IJDG: Y como parece ser que te gustan los retos en vez de escribir una historia juvenil al uso, decides empezar con un librojuego, ¿por qué esa elección?

JR: Tengo cuarenta años, soy de esa generación que descubrió los primeros librojuegos de niño en los años ochenta, aquella famosísima colección de «Elige tu propia aventura» que editaba Timun Mas. Con diez u once años ya escribía mis propios librojuegos. Sin embargo, dejé aparcada esta afición hasta que en 2015 entré en contacto con la comunidad librojuegos.org. Encontré un grupo de personas apasionados de la ficción interactiva, lectores y escritores, grandes expertos y entusiastas del género. Eso es lo que me activó de nuevo el interés por los librojuegos. Tengo que agradecer especialmente al escritor Jocobo Feijóo por su ayuda. Gracias a él, escribí ¡Supercoche!, un libro que ha sido publicado en la principal colección de ficción interactiva de nuestro país actualmente, «Tú decides la aventura» de la editorial Hidra, que cuenta con una trayectoria de más de diez años y cerca de cuarenta títulos publicados.

IJDG: ¿Qué diferencia hay en el proceso de escritura de un relato o un libro de relatos y un librojuego?

Supercoche bocetos: primeros pasos del «¡Supercoche!» en marzo de 2018

JR: La principal diferencia es que un librojuego requiere diseñar un árbol de decisiones que refleje todos los caminos posibles que la historia puede tomar. Cada autor tiene su forma de hacerlo. Yo trabajo a la vez con un procesador de textos, una hoja de cálculo y un programa de dibujo de diagramas de flujo. Es divertidísimo. Pero si vamos más al fondo de las diferencias literarias, hay una fundamental. Un relato lineal suele seguir una estructura definida en la que el personaje protagonista experimenta un cambio, una evolución o arco de personaje. En la ficción interactiva no es así, hay multiplicidad de finales y no todos tienen por qué completar la evolución del personaje.

IJDG: En vista de la variedad de tu obra desde la espectacularidad de la escritura en piedra a los cuentos infantiles pasando por los libro juegos y el teatro. ¿Qué te lleva a elegir la forma de desarrollar una idea?

JR: La oportunidad, un factor externo. Para La bruja Maruja y su castillo opté por literatura infantil porque era lo que me demandaba mi hijo de cuatro años. Para La chistera de Abracadán hice una obra de teatro con unas características determinadas porque fue un encargo. Para ¡Supercoche! escribí un librojuego infantil-juvenil porque sabía que si me ceñía a un formato determinado tenía buenas opciones de que una editorial importante me publicara. Mi visión es que, como escritor, uno debe tener siempre mucha munición en forma de ideas para disparar en cuanto una oportunidad se pone a tiro.

Presentación «¡Supercoche!», 11 de mayo de 2019 en la librería Libros de Arena de Madrid

IJDG: ¿Tienes algún género preferido?

JR: Como lector, la fantasía de cualquier longitud. Como escritor, el cuento corto con ciertos elementos propios del realismo mágico o con juegos metaliterarios. Por eso diría que Naksatra es mi obra más genuina. Leer Naksatra es leerme a mí.

IJDG: También has participado en algún NaNoWriMo (del que ya han pasado varios participantes por la Buhardilla y que para los que no lo sepan se celebra cada noviembre), ¿qué nos puedes contar de esa experiencia?

JR: Participo pero casi nunca cumplo el reto. Lo que más me gusta del NaNoWriMo es quedar la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre con otros escritores para teclear todos juntos en el pistoletazo de salida del mes de noviembre, el mes de la escritura de novelas. Creo que quedar para escribir en grupo en un mismo espacio físico es algo maravilloso.

IJDG: ¿A la hora de escribir eres más de brújula o de mapa?

JR: De mapa, pero no un mapa muy detallado, soy más de alejar el zoom que de acercarlo mucho. Para los relatos cortos, el mapa está solo en mi mente, no suelo necesitar plasmarlo en papel o en un documento de ordenador. Para librojuegos soy mapa y brújula. Mapa porque hay que controlar muy bien el árbol de decisiones, y brújula porque, al poder desarrollar varias historias alternativas, puedo dejar crecer ramificaciones que, si en vez de ficción interactiva fuera una historia lineal, tendría que podar.

IJDG: Para ir cerrando esta entretenida entrevista, ¿Cuáles son tus referentes?

Fragmento de biblioteca dedicada de Joseto Romero: libros de autores que le han dedicado un libro, «quizá no sean famosos pero sí son parte de mis influencias particulares»

JR: Michael Ende, Roald Dahl, Tolkien, Saramago y Edward Packard, el principal escritor de la serie original de «Elige tu propia aventura». Pero si dijera estos estaría escondiendo a quienes son mis mayores referentes en realidad. Y estos son otros escritores a los que conozco personalmente, y que me importa bien poco si son famosos o no, que hayan publicado o no, y que leo con mucho interés. Por ejemplo, con quince o dieciséis años me intercambiaba relatos con mi amigo Raúl Yebra. No ha publicado nada y, sin embargo, me ha influido muchísimo y me parece el autor más original que he conocido. Mis compañeros de la Asociación Verbo Azul de Alcorcón son también amigos y referentes, en especial Ana Garrido y Juan José Alcolea. Y así podría seguir citando varias decenas. Estos referentes además son los que me dan la sal y la pimienta, los que de verdad me definen y me diferencian porque son muy personales. Debe de haber miles de autores que tengan a Tolkien como referencia común, lo interesante es explorar lo que les hace diferentes.

IJDG: Y por último, ¿que nos puedes contar de tus futuros proyectos?

JR: Si todo va bien, habrá una novedad con la editorial Con Pluma y Píxel dentro de un par de meses. Estoy a mitad de redacción de una ficción interactiva adolescente. Y sigo llevando el rotulador indeleble siempre encima, así que en cualquier momento puedo trazar un microrrelato sobre una piedra que coja desprevenida.

Muchas gracias por dedicarnos este rato, esta es tu casa y estaremos encantados de volver a contar con tu presencia en la Buhardilla de Tierra Trivium para hablarnos de tus nuevos proyectos. Y esperamos con ganas las novedades que nos has mencionado que tiene pinta de que nos volverán a sorprender.

Publicado el 2 comentarios

Sobremesas manchadas de café y tinta en La Buhardilla de Tierra Trivium

Abrimos temporada de La Buhardilla de Tierra Trivium con una entrevista a las autoras de Sobremesas manchadas de café y tinta (Blanca Armenteros, Lourdes Chorro, Mercedes Lázaro y Carmen Soteres).

Ignacio J. Dufour García: Empecemos la entrevista por una pregunta clásica, ¿cuándo supisteis que las letras corrían por vuestras venas?

Blanca Armenteros: Desde muy niña cuando, por primera vez, oí a mi padre teclear en la Olivetti y fantaseé sobre las historias que allí se escondían. La imagen, el sonido y el olor a papel carbón, alimentaron mi interés por buscarlas.

IJDG: ¿Qué fue lo primero que escribisteis? ¿Cómo os llegó?

Lourdes Chorro: Casi no me acuerdo de lo pequeña que era. Fue un poema que además leí en la fiesta fin de curso del colegio y ni siquiera llegaba al micrófono.

IJDG: ¿Qué mujeres creativas estudiasteis en vuestro período escolar?

Mercedes Lázaro: Carmen Martín Gaite, Rosa Chacel, Rosalía de Castro, Carmen Laforet o las hermanas Bronte fueron buenos ejemplos de mujeres representativas para mi posterior interés literario.

IJDG: ¿El hecho de ser mujer ha influido en vuestra carrera profesional?

Carmen Soteres: No lo creo, pero es posible que en la vida de toda mujer haya unos condicionantes de los que no se puede escapar.

IJDG: ¿Habéis pensado en cambiar de género literario?

BA: Hoy por hoy me atrae el relato corto, es intenso a la vez que conciso, por lo que exige al lector una mayor implicación. Una vez dicho esto, no me cierro a nada.

IJDG: ¿Por qué creéis que la generación actual no está interesada en la literatura?

LCh: Creo que la literatura tampoco está interesada en ellos, porque no aborda los temas directos, de rápida resolución, que les llegan. Deberíamos fijarnos en los raperos. La literatura best seller de hoy no está en su onda y la otra, la LITERATURA, la asocian a otros tiempos.

IJDG: ¿Cómo podríamos animar a los jóvenes a participar de la creación literaria?

ML: Creo que es más fácil si el ambiente lo propicia, tanto familiar como escolar. Enseñar, mostrar la literatura desde lo que les interesa según el momento que viven.

IJDG: ¿Tinta o tinto?

CS: La tinta, claro que me interesa, me interesa mucho, pero siempre dejo un hueco para el relax y otra forma de diversión.

IJDG: ¿Es posible disfrutar la literatura en compañía?

BA: La literatura en sí misma es un disfrute y la opción de compartirla con alguien resulta muy atractiva. El teatro ofrece esa posibilidad, al igual que los clubs de lectura. En compañía o en soledad, lo importante es que forme parte de nuestra vida.

IJDG: ¿Cómo podemos visibilizar la figura de la mujer creativa sin caer en el hembrismo?

LCh: Que las propias mujeres visibilicemos a las demás mujeres y conseguir así hacernos a cada una de nosotras visibles.

IJDG: ¿Qué ha sido lo más complicado que habéis escrito?

ML: Mi último trabajo, precisamente los relatos recogidos en el libro «Sobremesas manchadas de café y tinta», un reto personal.

IJDG: ¿Y lo que recordáis con mayor cariño?

CS: Recuerdo con mucho cariño el relato que leí en mi primer taller. Me sentí muy orgullosa.

IJDG: ¿Qué proyectos literarios tenéis en la cabeza?

BA: Seguir escribiendo y si el tiempo me lo permite, hacer una incursión en el guion, construir un buen diálogo es un reto para cualquier escritor.

IJDG: ¿Sois escritoras a tiempo completo?

LCh: Soy escritora sin tiempo; y esto nos lleva a mi respuesta sobre la visibilidad de las mujeres. Busquemos ese tiempo para valorarnos y decir que estamos aquí.

IJDG: ¿Eliminaríais la literatura clásica de calidad por su concepción machista?

ML: Para nada, lo considero fundamental. Simplemente hay que saber situar la literatura en su contexto histórico.

IJDG: ¿Se la leeríais a vuestros hijos?

CS: Sí, se las daría a leer; primero por conocimiento y después precisamente porque leyendo clásicos y contemporáneos, podrían hacer comparaciones.

Muchas gracias por vuestro tiempo, ha sido un placer retomar las entrevistas en La Buhardilla de Tierra Trivium en la compañía de estas cuatro autoras. Os deseo una larga carrera literaria y que nos volvamos a encontrar con nuevas obras de las que hablar.

La semana que viene tendremos una nueva entrega de El Relato Caleidoscópico de la mano de una de las autoras más en boga del momento y dentro de dos semanas volveremos con una nueva entrevista en La Buharidlla de Tierra Trivium.

Publicado el Deja un comentario

La Buhardilla de Tierra Trivium

En este verano tan caluroso, me ha apetecido echar la mirada atrás a ese primer día de enero en el que comenzó la andadura de La Buhardilla de Tierra Trivium y ver como esa primera entrevista con Sara Muñoz al hilo de la publicación del Dietario Feminista fue un preludio de la tematica de las entrevistas que le siguieron. De esta forma hemos hablado de reivindicaciones como la inclusión de escritoras en el pavimento de la ciudad de Madrid, con referentes de la literatura juvenil actual, y de tantas autoras, cientificas e inventoras que han sido silenciadas por la historia.

Y para la próxima temporada que dará comienzo en agosto (queremos seguir yendo contracorriente y más en los tiempos que corren), entrevistaremos a más referentes del moviemiento feminista, a más artistas… Poniendo nuestro granito de arena para que tengamos que estar recuperando la memoria de aquellas que fueron olvidadas o borradas de la historia como hace mi compañera Nuria Barnes en su sección semanal.

Os adelanto que en esta temporada empezaran a volver algunos de los entrevistados para hablarnos de sus nuevas novelas, lo que supondrá un doble honor para nosotros.

Y para concluir esta visita por La Buhardilla os dejo los enlaces a todas las entrevistas publicadas, espero que las volvaís a disfrutar con la misma emoción que el día en el que se publicarón.

SARA MUÑOZ (Dietario Feminista)

PATRICIA MARTIN RIVAS (Saudade)

-ANA VIGO (La busqueda de los Dioses)

LAURA ORENS (Del revés)

JOSE MELLINAS Y ROSARIO CURIEL (Agapornis)

-LA VIDA DE COLOR CAOBA (Blog)

-ORBITA DIVERSA (Fancine Creadoras Letras)

FURIAS Y FEMINAS (Obra de teatro)

-JOSE JESUS GARCIA RUEDA (A Voz en Cuento)

-SARA LEVESQUE (Participación en Cuadernos de Medusa)

-RAQUEL LOPEZ MARTIN (Desnuda en versos)

EVA MARIA MEDINA (Relojes Muertos)

-MANUEL TRIGO (La Esfera Negra)

-PILU DEL RIO (Varios textos)

-JORDI ROSIÑOL LORENZO (Relatos al límite)

-JUANJO RAMIREZ MASCARO (Parte 1 y Parte 2)

-JUAN MANUEL SANCHEZ MORENO (Luces que parpadean)

-ESTIBALIZ BURGALETA (El ganador se lo lleva todo)

-AFRICA RUH (Parte 1 y Parte 2)

-TXARO CARDENAS (Revista digital Moon Magazine)

-CLARA CORTES (Clementine)

-HERSTORICAS PIONERAS (Juego de Cartas)

-IRIA G. PARENTE Y SELENE M. PASCUAL (El Orgullo del Dragón)

ORBITA DIVERSA (Escritoras que cambiaron el mundo)

-CREADORAS LETRAS

-NURIA BARNES (La cala, versión musical)

-JAVIER JOYA (Paula X)

-DAVID ALVAREZ SANCHEZ (Secretos en la vida de Paula)

Nos vemos en agosto con novedades y la semana que viene continúa el Relato Caleidoscópico.

Publicado el Deja un comentario

David Álvarez Sánchez visita La Buhardilla de Tierra Trivium

David Álvarez Sánchez visita La Buhardilla de Tierra Trivium

Esta semana Albahaca Martín entrevista en La Buhardilla de Tierra Trivium al escritor David Álvarez Sánchez con motivo de la publicación de su poemario Secretos en la Vida de Paula.

Albahaca Martín: Me gustaría saber ¿Por qué decides en un momento dado ponerte a escribir, emprender el camino literario?

David Álvarez Sánchez: Fue a raíz de la muerte de mi abuelo cuando tomé la decisión de empezar a escribir sobre el papel, en ese momento me emocioné recordando las historias que me solía contar en nuestros paseos.

AM: ¿Cómo realizas la planificación de la obra antes de escribirla, tienes todo atado antes de escribir o sin embargo vas dando pie a la improvisación?

DAS: Lo primero que hago es coger una libreta para empezar a escribir la idea que quiero transmitir al lector. A medida que va avanzando la historia que estoy contando sobre el papel suelo improvisar alguna idea que se me está ocurriendo en ese momento.

AM: Ciñéndonos a Secretos en la vida de Paula, ¿Qué ha sido lo más complicado a la hora de escribirla?

DAS: A la hora de desarrollar la historia, había momentos en los que no sabía cómo continuar, por suerte a mi lado tenia mi libreta.

AM: Creo que aparte de novelista también escribes poesía, en qué género te sientes más cómodo o te gusta más.

DAS: No sabría decirte, en un futuro me planteo escribir un libro de poemas.

AM: Tienes en mente nuevos proyectos literarios.

DAS: Ahora mismo estoy con la promoción de Secretos en la vida de Paula y lo compagino con las oposiciones a Correos. Estoy escribiendo una nueva historia que lleva por título Alma y su nueva vida para el concurso de Amazon.

Antes de despedirme quisiera dar las gracias a la editorial Grupo Tierra Trivium por darme la oportunidad de formar parte de ella.


La próxima semana retomaremos el Relato Caleidoscópico con un nuevo autor.

Publicado el Deja un comentario

Javier Joya visita La Buhardilla de Tierra Trivium

Javier Joya visita La Buhardilla de Tierra Trivium

Esta semana tenemos el placer de contar en La Buhardilla de Tierra Trivium con Javier Joya autor de las novelas Esperanza de Sangre y Paula X, la joven con el síndrome del corazón roto, recientemente publicada por el Grupo Tierra Trivum, así como de relatos entre los que se puede destacar El Pederasta publicado en la antología Premios Literarios Fusionarte. Podéis seguirle en Twitter (@Javi_Joya)

Ignacio J. Dufour García: Es un placer contar con tu presencia en La Buhardilla de Tierra Trivium, para charlar de tu última novela publicada, que formará un biología con tu siguiente novela, y de tu carrera literaria, ¿desde cuándo escribes? ¿Por qué?

Javier Joya: Empecé a escribir en el 2017, más o menos. La verdad es que mi contacto con la narrativa fue algo… digamos que «poético», me inspiró una película: El ladrón de palabras.

IJDG: En relación a la escritura… ¿en qué te beneficia tu profesión actual? ¿En qué te perjudica?

JJ: El ser policía y centrarme a escribir novela policíaca, negra o criminal (de momento), me da muchas ventajas a la hora de crear historias, por el simple hecho de ser conocedor de cómo funciona el sistema policial, judicial y palpar la realidad desde la perspectiva delincuencial.

La escritura ha creado en mí, una especie de adicción, y con ello, la reducción de mis horas de sueño y algún que otro reproche de mi mujer: «¿Otra vez estás escribiendo?».

IJDG: Nos gustaría saber cuál es el libro de literatura española independiente que más te ha gustado. ¿Qué te llevó a su lectura?

JJ: La última raya del escritor Javier Jorge Urbano. El libro me lo dejó un amigo y reconozco que me gustó la historia y el cómo la escribió.

IJDG: ¿Qué motivación necesitan los españoles para leer? ¿Por qué estamos por debajo de la media? Se aceptan ideas…

JJ: Leer tiene este poder: «Ver el mundo con otros ojos y desde otras perspectivas». Así que, la lectura tiene un alto componente empático que a la vez nos hace mejores seres humanos; por ello, me gusta decir que leer nos enriquece en sentimientos y emociones, y, nos aleja de lo analógico, mecánico y digital. ¿Hay algo más motivador que intentar ser mejor persona?

No hay que mirar ninguna estadística para saber que cada vez se le dedica menos tiempo a la lectura, sólo hay que viajar en un vagón de tren para ser consciente de ello. Demasiadas distracciones, un amplio ocio invitando dosis de euforia y… el gran peligro de la humanidad (para mí): el móvil; un «arma» que nos roba tiempo y anula los sentidos.

Creo que una forma amena y divertida de coger el hábito de leer, es apuntarte a un club de lectura, una manera de compartir momentos literarios, de hacer amigos e incluso ser tú mismo el propulsor para leer un libro. De esta forma, al igual que te apuntas a un gimnasio con el objetivo de fortalecer tu cuerpo, haces lo mismo en un club de lectura, solo que haces gimnasia cerebral…

IJDG: En relación a Paula X… ¿por qué una temática tan dura?

JJ: En esta historia me he inspirado en tres palabras: empatía, resiliencia y amor. He querido de esta forma representar a una víctima de acoso escolar, para que todos aquellos que leyeran el libro fueran conscientes que el bullying va más allá de lo físico y emocional… va directo al alma.

IJDG: Inspirada en hechos reales o fruto de la imaginación.

JJ: El acoso escolar, existe; el narcotráfico, existe; la prostitución, existe; la maldad, existe y… el amor, existe. El cóctel final es fruto de mi imaginación.

IJDG: ¿Cuál es la escena que más te gusta de tu libro? ¿Y la que menos?

JJ: Cuando «Javier» lee una poesía en el tanatorio, no es que sea esta la escena que más me guste, sino la que más me emociona. Respecto a la que menos, diré que una escena del capítulo 26, pero por su dureza.

IJDG: ¿Cuánto tiempo tardaste en escribirla?

JJ: Nueve meses, más o menos.

IJDG: ¿Te imaginas escribiendo poesía o comedia?

JJ: Escribo poesía pero es muy cotidiana. Estoy a siglos luz de los genios poetas que fueron bendecidos con el don de escribir con el alma. Sobre la comedia, ni me lo planteo; rotundamente, no.

IJDG: ¿Qué expectativas tienes sobre tu ópera prima?

JJ: El haber sido capaz de escribir este libro, ha hecho que rebosara mi orgullo. Pensar que algún día mis hijas puedan decir «esto lo ha escrito mi padre»… me emociona. Así que, con humildad y sin ser demasiado atrevido, si llegase a vender mil libros, para mí sería un éxito personal…, y no pido nada más que no sea salud.

Tras esta interesante charla con Javier Joya, le invitamos a visitar la Buhardilla de Tierra Trivium para hablar de la segunda parte de Paula X y confiamos en que ese día podamos celebrar que la primera parte haya llegado al millar de ejemplares vendidos.

La semana que viene vuelve el Relato Caleidoscopio con el primer texto tras el primer intermedio.

Publicado el 1 comentario

La cala de Nuria Barnes en La Buhardilla de Tierra Trivium

De Rjcastillo - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=24708664

Esta semana le hemos dado un ligero cambio a La Buhardilla y nos acompaña el Tio Mallo recitando el poema La Cala de Nuria Barnes.

Disfrutarlo y nos vemos la semana que viene con una nueva entrega de El Relato Caleidoscópico con algunas sorpresas. Y os adelanto que en breve tendremos cambios en La Revista Tierra.

https://soundcloud.com/el-tiomallo/la-cala-mp3