Publicado el Deja un comentario

El Relato Caleidoscópico de Alberto Blanco Rubio


Vigesimo primer Relato Caleidoscópico de Tierra Trivium

En esta vigesimo primera semana de El Relato Caleidoscópico el encargado de continuar la historia ha sido Alberto Blanco Rubio. Os recuerdo que podeís comentar esta entrada con el hashtag #RCaleidoscópico21, tanto en el twitter del Grupo Tierra Trivium (@TierraTrivium) como en el Facebook.

Para no romper la tradición, paso a recopilar los enlaces a las entradas anteriores, antes de dar paso al texto de Alberto.

Día 1 (Ignacio J. Dufour García)

Día 2 (Marta Sánchez Mora)

Día 3 (Rosario Curiel)

Día 4 (Dolores Ordóñez Pérez)

Día 5 (José Jesús García Rueda)

Día 6 (Ana Vigo)

Día 7 (Ana Boyero)

Día 8 (Juanjo Ramírez Mascaró)

Día 9 (Laura Orens)

Día 10 (Miguel Rodríguez)

Día 11 (Lara Fernández R.)

Día 12 (Paqui Ortega)

Día 13 (Juan Manuel Sánchez Moreno)

Día 14 (Jordi Rosiñol)

Día 15 (Estibaliz Burgaleta)

Día 16 (Marina Ezama Botas)

Día 17 (Eduardo S. Aznar)

Día 18 (Jacobo Feijóo)

Día 19 (Patricia Martín Rivas)

Volvieron los silbidos. Los silbidos. Los silbidos acusadores de la infancia son los cuchillos invisibles del presente. Los silbidos en la escuela.

[Onomatopeya de un silbido.]

Te silbaban por ser diferente, Elíseo. Por eso ahora estás maniatado. Por eso tu calvicie, estéril y aceitosa. Por eso los panes multiplicados que rodean tu cintura.

[Onomatopeya de todos los silbidos, simultánea, dolorosamente.]

223 miraba con satisfacción resbaladiza los recuerdos hirientes de Elíseo. Sabía que, para los Nuevos Humanos, recordar enladrillaba el camino hacia la sanación.

—No recuerdes, Elíseo. Olvídame. Olvida los indomables fueguitos de los silbidos.

Elíseo se obcecaba pretéritamente, obsesionado con los silbidos, inmovilizado por 223, /silbidos/, ciego, /silbidos/; y se retorcía en la camilla.

—Date cuenta, querido, de que el pasado está solidificando tu presente.

Y entonces los silbidos se agudizaron y se convirtieron en zinc, en tanques de zinc, y 223 carcajeó con malicia, en una risa que se hacía eco entre los silbidos.

—Hasta que no te desprendas de tu pasado, no podrás pasar a la categoría de Nuevo Humano, Elíseo. Borrarte la memoria de poco sirve, pues tu cerebro la recupera. Has vuelto a esta aula como si nada. ¿No te das cuenta?

—¿Y qué puedo hacer?

—Resucitar.

Día 20 (Sara Levesque)

—¿Cómo resucito si no estoy muerto?

—Estás muerto en vida. ¿No lo ves? —Elíseo, cada vez más confuso, observaba a 223—. Esas cadenas te las has acomodado tú sólito. Solo tú posees el valor de abrirlas y liberarte. Pero, por lo que acabo de ver, solo tienes huevos para hincharlos pensando en mis tetas. ¿Me equivoco?

223 se acercó mutando hasta Elíseo. Daba un paso disfrazada de enfermera sexy y, a la siguiente pisada, era su antigua profesora.

Elíseo palideció, no sin sentir una breve punzada de excitación por debajo de la cintura al pensar de nuevo en aquellos pechos repletos de sabores. Abrió la boca, pero su intangible voz le traicionó. No así su expresión.

—¿Quieres respuestas, pequeño? —223 hablaba con una golosa sonrisa satánica mientras le acariciaba la frente.

Elíseo afirmó con la mirada. Al mismo tiempo, asombrado, frunció el ceño al sentir la piel tan avinagrada de 223, de tacto desigual, como si le palpara con papel de lija.

—Esos grilletes son tu pasado. Tú mismo has permitido que te amarren, aferrándote al ayer porque te asusta lo que está por llegar. Por eso creas mundos diferentes. Por eso eres un autor mediocre. Por eso añades eslabones a tu esclavitud con cada tecla que aprietas.

Los ojos de Elíseo intentaban adentrarse en los de 223. Saltaban del derecho al izquierdo y vuelta a derecho, con movimientos cada vez más desesperados. Sentía como si hubiera una barrera entre ellos. No conseguía profundizar en su mirar.

—Dime ahora —223 pegó su tajante nariz a la del muchacho—, ¿para qué tienes huevos?

Día 21 (Alberto Blanco Rubio)

Elíseo se quedó mirando a 223 sin saber qué palabras debía utilizar. Tal vez fuese verdad que nunca había tenido valor para enfrentarse a sus propios miedos. Siempre había jugado a cobijarse entre líneas de tinta sin puntos, pero con muchas comas.

—¿No vas a decir nada, Elíseo? —223 observaba a su interlocutor con el gesto fruncido y un extraño brillo en sus ojos.

—Me vas a perdonar, 223, pero ya que dices que soy un escritor mediocre, tú también deberías mirar en tu interior y aceptar, de una vez, que no eres más que la luz de la imaginación de un genio. Jamás tendrás una forma definida más allá de los libros. —Elíseo hizo una pausa antes de continuar hablando. Poco a poco, comenzaba a recuperar el orgullo que había perdido unos minutos antes—. Y no trates de engañarme con tus disfraces. Tus caricias son los susurros de las hojas al unirse y tu corazón solo entiende de renglones abstractos.

223 guardó silencio. No se esperaba aquella respuesta por parte de Elíseo. El joven puso el capuchón a su bolígrafo, no sin antes haber escrito un punto sobre el papel. Después, dejó que la noche le atrapase en la página 223 de aquella misteriosa obra sobre la vida y la muerte.


La semana que viene volverán las entrevistas de La Buhardilla de Tierra Trivium y en en dos semanas volveremos a tener un nuevo relato de Elíseo.



Publicado el Deja un comentario

El Relato Caleidoscópico de Sara Levesque

Vigesimo Relato Caleidoscópico de Tierra Trivium

A modo de celebración de estas veinte semanas de Relato Caleidoscópico, hemos invitado a nuestra compañera Sara Levesque, de la que podeís leer sus colaboraciones cada viernes. Como es costumbre, os invitamos a comentar este relato con el hashtag #RCaleidoscópico20, tanto en el twitter del Grupo Tierra Trivium (@TierraTrivium) como en el Facebook.

Como no iba a ser de otra manera en esta vigesima entrada volvemos a recopilar los enlaces a las anteriores entradas del relato caleidoscópico, seguidas del texto de Sara Levesque.

Día 1 (Ignacio J. Dufour García)

Día 2 (Marta Sánchez Mora)

Día 3 (Rosario Curiel)

Día 4 (Dolores Ordóñez Pérez)

Día 5 (José Jesús García Rueda)

Día 6 (Ana Vigo)

Día 7 (Ana Boyero)
Día 9 (Laura Orens)
Día 12 (Paqui Ortega)
Día 14 (Jordi Rosiñol)
Día 18 (Jacobo Feijóo)
Su dedo pulsó el punto. Quizá el final, quizá el punto y aparte.
— Vaya volada llevas, hermano — le espetó un colega rastafari que estaba tirado en el sofá sacando humo de un cigarrillo de extraño olor.
Elíseo se quedó mirando la pantalla. Eso de hacer una novela caleidoscópica como las de Italo Calvino se le estaba yendo de las manos. Su cerebro procesaba a velocidad de resacoso y lo único que pudo hacer fue rascarse el culo.
—Y encima no has dejado ni un trago de vodka negro — añadió una choni desde el cuarto del fondo, acompañada por una risa de sonido tabernario de dios sabe quién.
Elíseo (cuyo verdadero nombre era Ignacio, pues Elíseo era su nick) miró de nuevo la yema de su dedo, la del punto. Dirigió ese dedo hasta la ventana del navegador que tenía el Twitter abierto y escribió: «Dios es un concepto de bar que mora en todos nosotros». No había terminado de escribirlo cuando ya alguien le estaba llamando fascista, otro le invitaba a unirse a su secta y un tercero amenazaba con denunciarlo.
—Los autores en calzoncillos sois escojonantes —interrumpió al fondo la voz de risa tabernaria justo cuando empezaba una canción de Los Pitufos Makineros.
Elíseo apuró lo que quedaba de vodka negro y le dio el último beso a su petardo de marihuana.
—Joder —pensó—. La que voy a liar ahora pulsando de nuevo el INTRO…

Volvieron los silbidos. Los silbidos. Los silbidos acusadores de la infancia son los cuchillos invisibles del presente. Los silbidos en la escuela.

[Onomatopeya de un silbido.]

Te silbaban por ser diferente, Elíseo. Por eso ahora estás maniatado. Por eso tu calvicie, estéril y aceitosa. Por eso los panes multiplicados que rodean tu cintura.

[Onomatopeya de todos los silbidos, simultánea, dolorosamente.]

223 miraba con satisfacción resbaladiza los recuerdos hirientes de Elíseo. Sabía que, para los Nuevos Humanos, recordar enladrillaba el camino hacia la sanación.

—No recuerdes, Elíseo. Olvídame. Olvida los indomables fueguitos de los silbidos.

Elíseo se obcecaba pretéritamente, obsesionado con los silbidos, inmovilizado por 223, /silbidos/, ciego, /silbidos/; y se retorcía en la camilla.

—Date cuenta, querido, de que el pasado está solidificando tu presente.

Y entonces los silbidos se agudizaron y se convirtieron en zinc, en tanques de zinc, y 223 carcajeó con malicia, en una risa que se hacía eco entre los silbidos.

—Hasta que no te desprendas de tu pasado, no podrás pasar a la categoría de Nuevo Humano, Elíseo. Borrarte la memoria de poco sirve, pues tu cerebro la recupera. Has vuelto a esta aula como si nada. ¿No te das cuenta?

—¿Y qué puedo hacer?

—Resucitar.

{{flickr| |title=Is it distracting when I do this? |description= |photographer=Rachael Ashe |photographer_location=Vancouver, Canada |photographer_url=http://flickr.com/photos/48600091752@N01 |flickr_url=http://flickr.com/photos/48600091752@N01/9828938 |t

Día 20 (Sara Levesque)

—¿Cómo resucito si no estoy muerto?

—Estás muerto en vida. ¿No lo ves? Elíseo, cada vez más confuso, observaba a 223. Esas cadenas te las has acomodado tú sólito. Solo tú posees el valor de abrirlas y liberarte. Pero, por lo que acabo de ver, solo tienes huevos para hincharlos pensando en mis tetas. ¿Me equivoco?

223 se acercó mutando hasta Elíseo. Daba un paso disfrazada de enfermera sexy y, a la siguiente pisada, era su antigua profesora.

Elíseo palideció, no sin sentir una breve punzada de excitación por debajo de la cintura al pensar de nuevo en aquellos pechos repletos de sabores. Abrió la boca, pero su intangible voz le traicionó. No así su expresión.

—¿Quieres respuestas, pequeño? 223 hablaba con una golosa sonrisa satánica mientras le acariciaba la frente.

Elíseo afirmó con la mirada. Al mismo tiempo, asombrado, frunció el ceño al sentir la piel tan avinagrada de 223, de tacto desigual, como si le palpara con papel de lija.

—Esos grilletes son tu pasado. Tú mismo has permitido que te amarren, aferrándote al ayer porque te asusta lo que está por llegar. Por eso creas mundos diferentes. Por eso eres un autor mediocre. Por eso añades eslabones a tu esclavitud con cada tecla que aprietas.

Los ojos de Elíseo intentaban adentrarse en los de 223. Saltaban del derecho al izquierdo y vuelta a derecho, con movimientos cada vez más desesperados. Sentía como si hubiera una barrera entre ellos. No conseguía profundizar en su mirar.

—Dime ahora 223 pegó su tajante nariz a la del muchacho, ¿para qué tienes huevos?


La semana que viene volverán las entrevistas de La Buhardilla de Tierra Trivium y en en dos semanas volveremos a tener un nuevo relato de Elíseo.

Publicado el Deja un comentario

El Relato Caleidoscópico de Patricia Martín Rivas

By Tamorlan - Photo taken by Tamorlan, CC BY-SA 2.5, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2004388

Decimonoveno Relato Caleidoscópico de Tierra Trivium

Y para finalizar esta semana del Día del Libro retomamos el Relato Caleidoscópico de una autora que ya ha pasado varias veces por La Buhardilla de Tierra Trivium, que no es otra que Patricia Martín Rivas. Esta semana os invitamos a comentar este relato con el hashtag #RCaleidoscópico19, tanto en el twitter del Grupo Tierra Trivium (@TierraTrivium) como en el Facebook.

Y para no olvidar las buenas costumbres os dejo los enlaces a las anteriores entradas del relato caleidoscópico, junto con el texto de Patricia Martín Rivas.

Día 1 (Ignacio J. Dufour García)

Día 2 (Marta Sánchez Mora)

Día 3 (Rosario Curiel)

Día 4 (Dolores Ordóñez Pérez)

Día 5 (José Jesús García Rueda)

Día 6 (Ana Vigo)

Día 7 (Ana Boyero)
Día 9 (Laura Orens)
Día 12 (Paqui Ortega)
Día 14 (Jordi Rosiñol)

Lo había dicho 223: los Nuevos Humanos carecéis de memoria. Sin embargo, Elíseo RECORDABA haber escuchado esa frase. ¿Un fallo de sistema? ¿Un bucle de protección roto? ¿O una oportunidad? ¿Quizá la única oportunidad?

Cerró los ojos con fuerza hasta que todo se apagó. Los párpados le dolían mientras trataba de incendiar de luces su oscuridad, sumando imágenes una tras otra. Las mesas del colegio de los Salesianos, los pechos turgentes de 223, la ciudad a vista de pájaro, retazos de su sueño y aquella forma sin nombre pero con tacto sólido: el diario de papel que aún quería leer. Una tormenta de flashes parpadeaba locamente en su pantalla interior hasta colapsarla. Pero cuanto más recordaba, más se suavizaba su respiración, más se aflojaban sus ligaduras metálicas y una sonrisa se abría cada vez más en su rostro.

Hasta que, de pronto, en su frente se aclaró el nombre del periódico, dónde y, sobre todo, por qué encontrarlo. Sin ataduras ni peso que lo retuvieran, Elíseo se levantó de la camilla, dio dos pasos y alcanzó el umbral de la habitación. Clavadas al suelo, la señorita Inmaculada gritaba con aspereza, 223 mostraba sus pechos turgentes y una silueta pixelada con millones de puntos grises tecleaba con furia frente a un monitor.

Mas todo en vano. Elíseo salió de la estancia y cerró la puerta por fuera.

Día 18 (Jacobo Feijóo)
Su dedo pulsó el punto. Quizá el final, quizá el punto y aparte.
— Vaya volada llevas, hermano — le espetó un colega rastafari que estaba tirado en el sofá sacando humo de un cigarrillo de extraño olor.
Elíseo se quedó mirando la pantalla. Eso de hacer una novela caleidoscópica como las de Italo Calvino se le estaba yendo de las manos. Su cerebro procesaba a velocidad de resacoso y lo único que pudo hacer fue rascarse el culo.
—Y encima no has dejado ni un trago de vodka negro — añadió una choni desde el cuarto del fondo, acompañada por una risa de sonido tabernario de dios sabe quién.
Elíseo (cuyo verdadero nombre era Ignacio, pues Elíseo era su nick) miró de nuevo la yema de su dedo, la del punto. Dirigió ese dedo hasta la ventana del navegador que tenía el Twitter abierto y escribió: «Dios es un concepto de bar que mora en todos nosotros». No había terminado de escribirlo cuando ya alguien le estaba llamando fascista, otro le invitaba a unirse a su secta y un tercero amenazaba con denunciarlo.
—Los autores en calzoncillos sois escojonantes —interrumpió al fondo la voz de risa tabernaria justo cuando empezaba una canción de Los Pitufos Makineros.
Elíseo apuró lo que quedaba de vodka negro y le dio el último beso a su petardo de marihuana.
—Joder —pensó—. La que voy a liar ahora pulsando de nuevo el INTRO…
By Tamorlan - Photo taken by Tamorlan, CC BY-SA 2.5, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2004388
Día 19 (Patricia Martín Rivas)

Volvieron los silbidos. Los silbidos. Los silbidos acusadores de la infancia son los cuchillos invisibles del presente. Los silbidos en la escuela.

[Onomatopeya de un silbido.]

Te silbaban por ser diferente, Elíseo. Por eso ahora estás maniatado. Por eso tu calvicie, estéril y aceitosa. Por eso los panes multiplicados que rodean tu cintura.

[Onomatopeya de todos los silbidos, simultánea, dolorosamente.]

223 miraba con satisfacción resbaladiza los recuerdos hirientes de Elíseo. Sabía que, para los Nuevos Humanos, recordar enladrillaba el camino hacia la sanación. 

—No recuerdes, Elíseo. Olvídame. Olvida los indomables fueguitos de los silbidos.

Elíseo se obcecaba pretéritamente, obsesionado con los silbidos, inmovilizado por 223, /silbidos/, ciego, /silbidos/; y se retorcía en la camilla.

—Date cuenta, querido, de que el pasado está solidificando tu presente. 

Y entonces los silbidos se agudizaron y se convirtieron en zinc, en tanques de zinc, y 223 carcajeó con malicia, en una risa que se hacía eco entre los silbidos. 

—Hasta que no te desprendas de tu pasado, no podrás pasar a la categoría de Nuevo Humano, Elíseo. Borrarte la memoria de poco sirve, pues tu cerebro la recupera. Has vuelto a esta aula como si nada. ¿No te das cuenta?

—¿Y qué puedo hacer?

—Resucitar.


Con esta vuelta al interior de la historia dejamos a Elíseo luchando con sus fantesmas. La semana que viene como en Madrid tenemos un pequeño puente volverá el Relato Caleidoscópico de la mano de una nueva autora.

Publicado el Deja un comentario

Entrevista a nuestro autor Dave Meler por su novela «La traición del rey»

IMG_1743

En nuestro espacio semanal dedicado a los autores del Grupo Tierra Trivium, hoy queremos conocer a uno de nuestras más recientes incorporaciones, Dave Meler, cuya novela La traición del rey lleva camino de convertirse en una de las más vendidas a pesar de haberse publicado hace apenas un mes.

Dave Meler es Licenciado en Historia por la Universidad de Zaragoza y también realizó estudios en Filología Clásica, Arte Japonés y Arte clásico. Es profesor de historia y autor del ensayo histórico Los albores de la civilización. Entre sus premios figura el haber sido finalista del concurso Terra de Blogguers 2012 promovido por la plataforma digital TERRA. Hoy en día combina sus dos pasiones: escribir y aprender del pasado para mejorar el futuro. Y, también, caminar por la ciudad con extraños.

La novela nos traslada al Reino de Aragón en el siglo XI, durante el reinado de Ramiro I, que nació en 1006 ó 1007 y murió el 8 de mayo de 1063. Ramiro I acaba de heredar de su padre, el rey Sancho Garces III de Navarra, el recién formado reino de Aragón y trata de ampliar sus territorios utilizando todos los medios posibles, recurriendo incluso a un mercenario y asesino a sueldo llamado Gastón, que es el verdadero protagonista de la novela. Con su ayuda tratará de adueñarse de los condados de Sobrarbe y Ribagorza, que estaban en manos de su hermano Gonzalo y que correspondía regir a su hermano García, unificando así los tres condados, junto con el de Aragón, formando el nuevo reino.

Sin embargo, sus artimañas involucrarán a Gastón en una espiral de confabulaciones y traiciones que le obligará a exiliarse a los territorios de la Taifa de Saraqusta (Zaragoza), gobernados por el rey Abú Yaáfar al-Muqtádir, que llevó a la taifa de Zaragoza a su máximo apogeo político y cultural. Fue mecenas de las ciencias, de la filosofía y de las artes. Mandó construir el bello palacio de la Aljafería donde se reunieron importantes intelectuales andalusíes. Gastón entrará al servicio del ejército de al-Muqtádir, ocultando sus verdaderos orígenes y su pasado a las órdenes de Ramiro I, gran enemigo de al-Muqtádir durante esta etapa de la Reconquista cristiana.

En la novela se mezclan personajes históricos con personajes de ficción, llegando incluso a aparecer brevemente la figura de Rodrigo Díaz de Vivar, conocido más tarde como El Cid Campeador.

la traicion del rey contraportada.jpg

GRUPO TIERRA TRIVIUM (GTT): ¿Cuál es tu palabra favorita?

DAVE MELER (DM): Uff, que difícil… muchas, pero me quedo con RESPETO.

GTT: ¿Cuál es tu truco para enfrentarte a la hoja en blanco?

DM: Salir corriendo, ja, ja, ja… no, en serio. Escribir lo primero que se me venga a la cabeza hasta que recupero la inspiración.

GTT: ¿De dónde viene la inspiración?

DM: Depende, a veces de cosas que leo, historias curiosas que me encuentro cuando investigo para un artículo o simplemente de un tema que me interesa especialmente. Pero siempre de la historia.

GTT: Un referente literario.

DM: Pues diría que para mí J. R. R. Tolkien porque fue el primer libro que me enganchó a la lectura. Aunque hay muchísimos. Pero él fue quien me despertó el interés por la lectura con 14 años.

GTT: ¿A qué personaje literario te gustaría parecerte?

DM: Yo sería un personaje secundario, cercano a un personaje principal pero sin tener todo el protagonismo.

GTT: ¿Qué dedicatoria te gustaría escribir?

DM: Deberíamos aprender del pasado para poder mejorar el futuro.

GTT: ¿Cómo fueron tus comienzos como escritor? Tu identidad de escritor, ¿estuvo alguna vez en entredicho? ¿Cuándo fuiste consciente de que eras escritor?

DM: Nunca he sido consciente de que fuera escritor, ni siquiera me puedo considerar escritor. Para mí escribir es un hobby, algo que me gusta hacer y me ayuda a evadirme. Yo me dedicaba a escribir artículos para revistas y blogs hasta que un amigo me animó a ir un poco más allá.

GTT: ¿Cuánto tardas en escribir un libro?

DM: Lo que el libro necesite. Yo escribo novela histórica así que muchas veces me cuesta más el proceso de investigación y documentación que el proceso de escritura.

La traición del rey

GTT: Cuando estás inmerso en la escritura de un libro, ¿te encierras y no sales hasta que lo terminas o vas escribiendo en tus ratos libres?

DM: El proceso va y viene. Si es por trabajo y tengo plazos de entrega hasta que no termino no paro. Si es un proyecto personal va y viene según me siento con ganas.

GTT: ¿Qué hay de Dave Meler en La traición del rey?

DM: No es una novela autobiográfica ni los personajes están basado en mi vida. Pero desde luego hay alma y un trasfondo más personal que autobiográfico.

GTT: ¿Cómo surge La traición del rey?

DM: Yo me dedicaba a escribir artículos para revistas y blogs hasta que un amigo me animó a ir un poco más allá. Me mostró un concurso de relatos cortos y me animé a escribir algo. Cuando me di cuenta llevaba seis meses investigando y casi tres más escribiendo y tenía ante mí una novela corta.

GTT: Por qué crees que La traición del rey puede interesarle al lector.

DM: Se trata de una novela fresca que sirve para aquellos a los que les guste la historia y quieran aprender de una etapa histórica de la que hay poca documentación sin tener la sensación de estar leyendo un libro de historia. Y además sirve para aquellos lectores que no están especialmente interesados en la historia sino en leer una historia interesante.

GTT: ¿Está cerrada la historia del protagonista de La traición del rey o puede vivir aún alguna otra aventura?

DM: La traición del rey podría continuar porque al final la historia no acabó con el capítulo final de mi novela, solo tendría que seguir el hilo de la historia del reino de Aragón. Pero si hubiera una secuela sería con otros personajes, vinculados a los personajes principales de esta primera parte pero sin ser los mismos

GTT: ¿Cuál sería tu consejo para un escritor que quiere publicar su primera novela?

DM: Que no ceje en su empeño, que toque todas las puertas necesarias y que no abandone a pesar de los noes recibidos.

Muchas gracias, Dave, por tu tiempo y tu esfuerzo en contestar a nuestras preguntas, para que todos los lectores y amigos del Grupo Tierra Trivium puedan animarse a leer «La traición del rey», disponible a través de nuestra página web, https://grupotierratrivium.com/producto/la-traicion-del-rey/

Entrevista realizada por Quela Font, editora del Grupo Tierra Trivium.

 

Publicado el Deja un comentario

Continúa la Semana del Libro…

cartel lorca

La gran fiesta del libro no termina afortunadamente con Sant Jordi y seguiremos disfrutando de ella todo lo que queda de semana. Han dado comienzo en multitud de municipios a lo largo de todo el territorio las tan esperadas por editoriales, libreros y aficionados a la lectura Ferias del Libro.

Nuestros autores se encuentran ya participando en ellas, en lugares tan diversos como Ponferrada, Alcalá de Henares y Vallecas. Y este fin de semana pondremos el colofón con grandes eventos a los que quedan invitados todos nuestros amigos y lectores: el viernes se celebra La Noche de los Libros, y para disfrutarla hemos organizado un recital poético de homenaje a la figura y la obra de Federico García Lorca para recordar los 100 años de su llegada a Madrid. La cita a las 20h será en la librería La Forja de las Letras, ubicada en el corazón del barrio de las Letras de la capital, en la calle Cervantes número 10.

cartel colmenar

Durante el sábado y el domingo estaremos presentes con caseta propia en las Ferias del Libro de Alpedrete (en la plaza Francisco Rabal) y Colmenar Viejo (en el Parque del Mirador). En Colmenar, los lectores, además de poder hojear y adquirir nuestros libros, podrán disfrutar de los actos que hemos preparado para ellos y llevarse ejemplares firmados por los autores que nos acompañarán a lo largo del fin de semana, el sábado de 11 a 21h y el domingo de 15h. Estas son las actividades que todos los que se acerquen a visitarnos a la caseta del Grupo Tierra Trivium podrán disfrutar:

CONVIÉRTETE EN ESCRITOR POR UN DÍA. 27 DE ABRIL A LAS 12H.

La poeta y escritora Sara Levesque nos propone un divertido y apasionante reto por el cual los asistentes podrán crear sus propios microrrelatos o historias ilustradas.

-CHARLA CON LA ESCRITORA PAZ MANCEBO. 27 DE ABRIL A LAS 18.

La autora del libro Las siete caras del destripador o la venganza de Oscar Wilde nos hablará sobre las atemporales cuestiones que denuncia en su novela: el abuso y la manipulación que los más poderosos ejercen sobre nosotros sin que nos percatemos de ello.

-CHARLA CON LA ESCRITORA INMACULADA GÓMEZ. 27 DE ABRIL A LAS 19H.

La autora nos hablará sobre el miedo a la soledad y la necesidad de aceptación por parte de los demás que padecen muchas personas, materias que aborda en su última novela, En-red-@ada.

 TERTULIA POÉTICA. 28 DE ABRIL A LAS 12H.

Cuatro poetas (Alberto Morate, Margarita Campos, Teresa Pacheco y Lou Wild) nos hablarán de lo que significa para ellos la poesía, cómo la incorporan a su vida diaria y qué consideran que implica hoy en día ser poeta. Cada uno recitará tres poemas de su propia creación y firmarán ejemplares de sus respectivos poemarios: He llamado hacia nunca, Sendero de sentimientos, Latiendo y The Chronicles of the Madman.

Junto a estos autores, Alberto Blanco Rubio firmará ejemplares de su exitosa novela El Mago de las palabras olvidadas el domingo por la mañana. 

fira-llibre-castello

Algunos de nuestros autores firmarán también en las ferias de Castellón y Pinto. En concreto, podrán encontrar a María Serra, autora de la novela de fantasía El despertar de Raleluköides, en la gran carpa de la Fira del Llibre de Castelló, situada en la Plaza Santa Clara este próximo viernes a partir de las 18h.

En Pinto estará firmando Alberto Blanco su Mago de las palabras olvidadas y Sara Levesque su preciosa historia No sigo el guion de 11 a 14h, y Alejandro García su novela de ciencia ficción Raidenvolt de 17 a 21h, por cortesía en los tres casos de la editorial Leibros, en su caseta.

Y mañana jueves el escritor Pepe Payá, participará en las Jornadas literarias de Carboneras con su novela Identidad.

No se nos ocurre mejor fin de fiesta para esta Semana del Libro 2019, que desde el Grupo Tierra Trivium llevábamos tanto tiempo esperando y que deseamos que todos nuestros amigos y lectores disfruten tanto como nosotros.

 

 

 

 

 

 

Publicado el Deja un comentario

La resaca de Sant Jordi

sant jordi 1.jpg

Todos los integrantes y autores del Grupo Tierra Trivium queremos agradecer el interés mostrado por los amantes de la literatura que ayer se acercaron hasta nuestra parada del paseo de Gracia de Barcelona para conocer al equipo y a los escritores de la editorial que estuvieron firmando sus libros a lo largo de esta jornada tan especial, la gran fiesta del libro, que es Sant Jordi. Afortunadamente, la climatología fue benévola con nosotros y el cielo se despejó a mediodía, dando paso a una tarde magnífica, llena de luz, abrazos, sonrisas y letras, muchas letras.

Hoy, el día de después, estamos de resaca, tras haber disfrutado al máximo de la fiesta y haber exprimido los mágicos momentos y los emocionantes encuentros y reencuentros que Sant Jordi nos deparó. Y es que son tantas las personas que conocimos ayer y que ya han pasado a formar parte de nuestra pequeña gran familia que no tenemos espacio suficiente para nombrarlas a todas, y tantos los instantes especiales que vivimos que tampoco podríamos recordarlos todos.

sant jordi 2.jpg

Muchas gracias a todos: a los escritores, a los amigos y lectores —los antiguos y los nuevos— y a todos los asistentes a la Feria que se detuvieron en algún momento ante nuestra parada y se interesaron por nuestros libros y nuestro proyecto. Queremos  sobre todo realizar una mención especial a los miembros de nuestro equipo Tierra Trivium, sobre todo a María Gandía, gracias a los cuales hemos podido acudir un año más a Sant Jordi, y que estuvieron al pie del cañón desde la mañana hasta la noche y se preocuparon de que todo estuviera en su lugar y de que la jornada se desarrollara tal y como llevábamos tanto tiempo soñando, planeando y organizando.

Les dejamos con algunas de las imágenes que reflejan la alegría y buen humor que nuestros autores desprendían y el cariño e interés con el que sus lectores y los paseantes en general los recibieron.

A todos ellos: muchas gracias, que sigan disfrutando de la Semana del Libro, que todavía queda mucho por delante  y… Felices Lecturas.

 

 

Publicado el Deja un comentario

Creadoras letras visita La Buhardilla de Tierra Trivium

Creadoras letras visita La Buhardilla de Tierra Trivium

Con motivo del día del libro de este año en La Buhardilla de Tierra Trivium queremos seguir hablando de esas grandes escritoras que fueron olvidadas por la historia, por decirlo finamente. Y por ello esta semana vamos a entrevistar a Teresa Hernández González, Virginia González Ventosa, Nela Linares Antequera, Patricia Martín Rivas y Ofelia E. Oliva López miembros del equipo de Creadoras de Órbita Diversa y artífices de que Doña Emilia Pardo Bazán disponga de una cita en la calle Huertas.

Ignacio J. Dufour García: Tras ver la primera de las citas de escritoras en el pavimento, ¿cómo surge la reivindicación de escritoras en la calle Huertas?

Fotografía realizada por Ignacio J. Dufour García, cedida a Tierra Trivium
Patricia Martín Rivas en la mesa de votación del pasado 23 de marzo

Patricia Martín Rivas​: La reivindicación surge al abrir los ojos ante la desigualdad, algo que sucedió gracias al feminismo. A pesar de que sentimos la cultura machista a lo largo de nuestras vidas, hay un antes y un después al tener contacto con el feminismo, ya que a lo que antes nos molestaba inconscientemente, ahora le podemos poner palabras. Así, antes de tener contacto directo con el feminismo, paseaba por la calle Huertas con los ojos cerrados; pero gracias a escuchar y leer a otras mujeres, las desigualdades entran en el plano de lo visible. En fin, cuando me di cuenta de que faltaban mujeres en Huertas, pensé en cómo reivindicar su presencia y, con influencias del arte performativo de reivindicación, se me ocurrió la idea de las tizas y los libros. Desde que se la conté al equipo de Órbita Diversa, se entusiasmaron con la idea y la hicieron realidad activando todos los mecanismos necesarios antes, durante y después. Desde luego, el trabajo posterior de gestión, comunicación, redes y realización de más actividades ha sido fundamental para llegar a donde estamos ahora: con las primeras citas de mujeres incrustadas en letras de cobre en la calle Huertas.

IJDG: ¿Os Esperabais la repercusión de la acción del 7 de enero de 2017?

Fotografía realizada por Ignacio J. Dufour García, cedida a Tierra TriviumPMR: ​Para nada. Al tratarse de la primera acción activista creada por mí, no esperaba en absoluto que hiciera tanto ruido y que llegara tan lejos. Obviamente, no hubiera sido posible sin el trabajo incansable de Órbita Diversa y #CreadorasLetras.

Ofelia E. Oliva López:​ Éramos optimistas, claro que sí. Sobre todo confiábamos en el apoyo de la red y las compañeras, porque somos muchas y diversas trabajando en materia de herstory y en la lucha feminista. Juntas en los últimos años hemos logrado mucho, incluida nuestra petición. Si bien es cierto, no esperábamos estar, en tan sólo 12 días, en el Pleno de Distrito Centro con la petición aprobada y con el apoyo de todos los grupos parlamentarios, menos la abstención del PP, así como, el interés de determinados medios de comunicación.

IJDG: ¿Qué os parece que la primera cita sea de Emilia Pardo Bazán?

Fotografía realizada por Ignacio J. Dufour García, cedida a Tierra Trivium
Virgina González Ventosa caracterizada como Emilia Pardo Bazán

Nela Linares Antequera: Justicia poética. Emilia fue pionera en muchas cosas, no sólo en el ámbito literario, también en el reivindicarse dentro de un mundo puramente masculino. Fue presidenta de la sección de literatura del Ateneo de Madrid, organizaba tertulias literarias en el salón de su casa, se separó de su marido cuando éste le pidió que dejase de escribir. Era —porque, entre otras cosas, su posición de noble se lo permitía— una mujer que aspiraba a la libertad que ellos ya disfrutaban. Y no reparó en una época que se le quedaba pequeña. Ella intentó acceder hasta tres veces a la Real Academia, era una incansable. Recibió insultos, burlas por saberse inteligente, creadora y literata. El problema no era que lo fuese, el problema, además, era que ella lo reivindicaba, lo exponía y reclamaba su posición. Emilia sacaba de quicio a más de uno. Que ella sea la primera es un honor, pero también una manera de hacerle justicia a su legado, a su lucha. Al fin y al cabo, entre muchas otras cosas, Emilia fue quien nos dejó uno de los mejores argumentos feministas: «que se otorgue al mérito lo que es sólo del mérito y no del sexo».

IJDG: El pasado 23 de marzo, además de celebrar la colocación de la inscripción de Emilia Pardo Bazán en el pavimento, se realizó una consulta vecinal para seleccionar las dos citas que se van a incluir a continuación, una de Rosalía de Castro y otra de María de Zayas, ¿cuáles fueron las frases elegidas en la consulta?

Fotografía realizada por Ignacio J. Dufour García, cedida a Tierra Trivium
Lectura de los resultados de la votación del 23 de marzo

Teresa Hernández González​: La cita de María de Zayas procede de su obra Novelas amorosas y ejemplares y es: «Las almas no son hombres ni mujeres: ¿qué razón hay para que ellos sean sabios y presuman que nosotras no podemos serlo?»

En cuanto a la cita de Rosalía de Castro es de su obra Lieders «Sólo cantos de independencia y libertad han balbucido mis labios, […] porque el patrimonio de la mujer son los grillos de la esclavitud.»

IJDG: Durante la consulta tres actrices hicieron de Emilia Pardo Bazán, María de Zayas y Rosalía de Castro, y en la mesa de votación se empleó una estética de principios del siglo XX, ¿Cómo se os ocurrió?

Virginia González Ventosa:​ Nos parecía importante que de alguna manera las tres escritoras que van a abrir camino yendo al pavimento de la calle Huertas estuvieran ese día representadas. Dada la andadura de Órbita Diversa en el artivismo y teniendo en cuenta que la asociación tiene un grupo teatral y varios proyectos en torno a las artes escénicas, y en confluencia con Jana Pacheco de Clásicas y Modernas, pensamos que lo mejor era traerlas al presente de la mano de la caracterización y la teatralización, revivirlas en nosotras del modo más respetuoso posible, homenajearlas pudiendo ser ellas.

IJDG: Además del equipo de creadoras, en la selección de frases han participado otras entidades. ¿Cómo ha sido este trabajo conjunto?

Fotografía realizada por Ignacio J. Dufour García, cedida a Tierra Trivium
Intervención de Jana Pacheco

OEOL: ​La cita de Emilia Pardo Bazán ha sido elegida por el Área de Cultura y Deporte del Ayuntamiento de Madrid. Las citas de María de Zayas Sotomayor y Rosalía de Castro, sí que han sido elegidas por nosotras. María de Zayas mano a mano con la Asociación Clásicas y Modernas, en concreto Jana Pacheco (escritora, dramaturga y directora de teatro, además de activista feminista) ha sido «una más» de nuestro equipo en los últimos meses. En el caso de Rosalía de Castro, nos pusimos en contacto con su Fundación (cuya sede está en Padrón, Galicia) y fueron ellas quienes propusieron la cita finalmente elegida. Personalmente me hizo muy feliz, en los mails que intercambiamos, ver la firma de la escritora y poeta gallega Chus Pato. Además del trabajo y aprendizaje, en materia herstory, que ha implicado para todas nosotras la petición y el proyecto Creadoras Letras, el trabajo conjunto con estas entidades está siendo una oportunidad de conocer y entablar relación con muchas mujeres y creadoras contemporáneas a las que admiramos y a quiénes, por supuesto, confiamos que el relato presente y futuro no borre sus letras de la memoria colectiva.

IJDG: Volviendo a la víspera de ese 7 de enero de 2017, ¿os esperabais conseguir las citas en tan breve tiempo?

OEOL: ​Han sido dos años arduos y no se nos han hecho cortos (risas). Aún así estamos muy satisfechas de cómo ha sido el proceso y la relación con todos los agentes implicados en él. También ha sido todo un aprendizaje lo que ha implicado el camino (sonríe). Y lo que queda por andar… diez autoras y citas por tener su lugar en cobre en la calle Huertas.

IJDG: Y ya hablando del futuro, ¿cómo será el proceso de selección de las citas y autoras que completarán las 13 autoras a semejanza de los 13 autores que ya están presentes en el pavimento de la calle Huertas?

OEOL: ​No los sabemos con seguridad. Sí tenemos el compromiso tanto del Área de Cultura y Deportes como de los/as responsables de Distrito Centro del Ayuntamiento de Madrid de mantenernos informadas de cada paso y hacerlo de forma colaborativa y participada. Por nuestra parte, el deseo es seguir colaborando en todo el proceso con el Consejo de las Mujeres del Municipio de Madrid (tal y como se establece en la resolución distrital en la que se aprobó la petición «Queremos escritoras en el Barrio de las Letras») y la Asociación Clásicas y Modernas, así como con las organizaciones o fundaciones de las propias escritoras en los casos que existen.

THG:​ Y el criterio es el mismo, que hayan habitado Madrid a lo largo de su vida, que su obra tenga reconocimiento y calidad y por último un criterio cronológico, es decir, desde el Siglo de Oro hasta el siglo XX.

Muchas gracias por visitar La Buhardilla de Tierra Trivium para hablarnos de las escritoras que estan y estarán en la calle Huertas y estáis invitadas para celebrar la instalación del resto de citas en el pavimento.

El próximo sábado volverá El Relato Caleidoscópico con un nuevo giro de la trama.

Publicado el Deja un comentario

ARDE PARÍS

notre-dame-paris.jpg

Hoy no escribimos arde París entre signos de interrogación, porque no hablamos de la exitosa novela publicada en 1964 por el irrepetible dúo compuesto por Larry Collins y Dominique Lapierre, y que fue trasladada dos años después a la gran pantalla. Lamentablemente, hoy escribimos arde París en otro registro bien distinto, no desde la hipótesis de qué habría ocurrido de llevarse a término los planes de Hitler de incendiar y arrasar París, argumento central de ¿Arde París? Lo hacemos desde nuestra incredulidad de espectadores asistiendo en directo a la destrucción de una parte tan fundamental de nuestra historia europea como es la Catedral de Nuestra Señora de París, la conocida universalmente como Notre-Dame de París, uno de los principales centros de atracción turística y peregrinaje católico del mundo, que comenzó a edificarse nada menos que en 1163 y que durante estos más de ocho siglos había logrado sobrevivir indemne a innumerables guerras, revoluciones y saqueos. Aunque dañada en su mayor parte, parece que, afortunadamente, Notre-Dame ha logrado resistir en pie y no ha terminado sus días devorada por el pavoroso incendio que ayer mantuvo en vilo a cientos de millones de personas de los cinco continentes que, al principio, se negaron a dar crédito a las imágenes que las pantallas de sus teléfonos móviles, tabletas o televisores les transmitían, pensando que tal vez se trataba de un montaje de mal gusto.

Desde el Grupo Tierra Trivium queremos realizar nuestro particular homenaje a Notre-Dame de París resaltando su faceta más literaria, como no podía ser de otra manera: la de protagonista de grandes obras de la literatura universal.

notre dame.jpg

La primera obra que a todos se nos viene a la mente lleva como título precisamente el nombre de la catedral: Notre-Dame de París (Nuestra señora de París), aunque en español es también conocida como El jorobado de Notre-Dame. Fue publicada por el inmortal escritor Víctor Hugo en 1831, en plena ebullición del romanticismo, y ha sido adaptada durante el siglo XX en numerosas ocasiones al cine, a la animación, a la televisión e inclusive al teatro. Junto a sus principales protagonistas, la gitana Esmeralda, el jorobado y sordo Quasimodo y el intrigante archidiácono Claude Frollo, que han formado y siguen formando parte del acervo cultural y sentimental de decenas de generaciones de lectores y espectadores durante estos casi dos siglos, la gran estrella de la historia es, sin duda alguna, la catedral de Notre-Dame, marco de la mayoría de escenas y acciones de la trama. La novela supuso tal éxito de público y críticas que no solo enriqueció y otorgó fama mundial a Víctor Hugo, sino que, además, sirvió para dar a conocer la catedral fuera de Francia, ponerla de moda, como diríamos ahora, denunciar su avanzado estado de abandono y deterioro y para que las autoridades competentes se plantearan su restauración, que finalmente se inició solo nueve años después de la publicación del libro, y que se ejecutó durante más de dos décadas envuelta en una gran polémica, confiriéndole el aspecto final por el que la hemos conocido hasta hace solo dos días. Fue el artífice de la rehabilitación, el arquitecto Eugène Viollet-le-Duc, quien erigió la aguja a cuyo desplome asistimos ayer en directo, y que se trataba de un exponente del gótico flamígero que el restaurador echó en falta en la Catedral y por eso añadió. Quién iba a decirle en aquellos momentos de gloria, una vez la contempló levantada, que precisamente sería un hecho flamígero el que la destruiría siglo y medio después.

aguja notre dame.jpg

Y este mismo hecho flamígero curiosamente es el que parece haber disparado las ventas de Notre-Dame de Parísque se ha convertido en el libro más comprado en la plataforma Amazon Francia en el día de ayer.

Este es un ejemplo de cómo la literatura puede cambiar el mundo que lo rodea, gracias a una novela que consigue que una catedral en estado casi ruinoso sea restaurada y recupere su pasado esplendor, y de cómo un suceso tan luctuoso como la casi destrucción de esa misma catedral puede conseguir remontar las ventas de aquella novela, brindándole la oportunidad de ser leída por miles de nuevos lectores,  rescatándola del olvido y prolongando así su vida.

Desde el Grupo Tierra Trivium celebramos, una vez, más la unión de la literatura y la vida.

Larga vida, pues, a Notre-Dame de París, novela y catedral, catedral y novela.

Publicado el 1 comentario

El Relato Caleidoscópico de Jacobo Feijóo

Decimoctavo Relato Caleidoscópico de Tierra Trivium

Aunque tocaría este relato para el próximo sabado, por un fallo informatico, ha tocado adelantarlo una semana. Esta vez el encargado de Eliseo en El Relato Caleidoscópico es Jacobo Feijóo. Esta semana os invitamos a comentar este relato con el hashtag #RCaleidoscópico18, tanto en el twitter del Grupo Tierra Trivium (@TierraTrivium) como en el Facebook.

Como ya es tradición os dejo los enlaces a las anteriores entradas del relato caleidoscópico, junto con el texto de Jacobo Feijóo.

Día 1 (Ignacio J. Dufour García)

Día 2 (Marta Sánchez Mora)

Día 3 (Rosario Curiel)

Día 4 (Dolores Ordóñez Pérez)

Día 5 (José Jesús García Rueda)

Día 6 (Ana Vigo)

Día 7 (Ana Boyero)
 
 
Día 9 (Laura Orens)
 
 
 
Día 12 (Paqui Ortega)
 
 
Día 14 (Jordi Rosiñol)
 
 

La escena pareció desdibujarse para comenzar a tomar la forma de una clase de escuela. De la escuela de los Salesianos que recordaba a la perfección, un lugar en el que prefería no pensar pues en él se guardaban sus más profundos miedos, esos demonios privados que Elíseo tanto se había esforzado por enterrar y encerrar bajo siete candados.

Poco a poco, para terror de Elíseo, la escena a su alrededor se volvía más y más nítida y familiar y los recuerdos por tanto tiempo reprimidos comienzan a desarrollarse, como si de una obra teatral se tratase, delante del encadenado e impotente espectador, observó como su versión más joven se dejaba arrastrar por el mar negro de las emociones reprimidas y como las invisibles puñaladas que eran los comentarios hirientes comenzaban aquella macabra danza que le horrorizaba y fascinaba a partes iguales.

Quería gritar, instarle a su otro yo a luchar y a reaccionar, a levantarse contra los demonios de los sueños que convertían su vida en aquel peculiar infierno. Pero fue entonces cuando la figura dejó de mirar al escenario y se giró, echando a andar hacia Elíseo al tiempo que sonreía burlón y murmuraba:

—Recuerda.

Lo había dicho 223: los Nuevos Humanos carecéis de memoria. Sin embargo, Elíseo RECORDABA haber escuchado esa frase. ¿Un fallo de sistema? ¿Un bucle de protección roto? ¿O una oportunidad? ¿Quizá la única oportunidad?

Cerró los ojos con fuerza hasta que todo se apagó. Los párpados le dolían mientras trataba de incendiar de luces su oscuridad, sumando imágenes una tras otra. Las mesas del colegio de los Salesianos, los pechos turgentes de 223, la ciudad a vista de pájaro, retazos de su sueño y aquella forma sin nombre pero con tacto sólido: el diario de papel que aún quería leer. Una tormenta de flashes parpadeaba locamente en su pantalla interior hasta colapsarla. Pero cuanto más recordaba, más se suavizaba su respiración, más se aflojaban sus ligaduras metálicas y una sonrisa se abría cada vez más en su rostro.

Hasta que, de pronto, en su frente se aclaró el nombre del periódico, dónde y, sobre todo, por qué encontrarlo. Sin ataduras ni peso que lo retuvieran, Elíseo se levantó de la camilla, dio dos pasos y alcanzó el umbral de la habitación. Clavadas al suelo, la señorita Inmaculada gritaba con aspereza, 223 mostraba sus pechos turgentes y una silueta pixelada con millones de puntos grises tecleaba con furia frente a un monitor.

Mas todo en vano. Elíseo salió de la estancia y cerró la puerta por fuera.

https://commons.wikimedia.org/wiki/Category:Cigarette_rolling_papers#/media/File:Unrolled_joint.jpg

Día 18 (Jacobo Feijóo)
 
Su dedo pulsó el punto. Quizá el final, quizá el punto y aparte.
— Vaya volada llevas, hermano — le espetó un colega rastafari que estaba tirado en el sofá sacando humo de un cigarrillo de extraño olor.
Elíseo se quedó mirando la pantalla. Eso de hacer una novela caleidoscópica como las de Italo Calvino se le estaba yendo de las manos. Su cerebro procesaba a velocidad de resacoso y lo único que pudo hacer fue rascarse el culo.
—Y encima no has dejado ni un trago de vodka negro — añadió una choni desde el cuarto del fondo, acompañada por una risa de sonido tabernario de dios sabe quién.
Elíseo (cuyo verdadero nombre era Ignacio, pues Elíseo era su nick) miró de nuevo la yema de su dedo, la del punto. Dirigió ese dedo hasta la ventana del navegador que tenía el Twitter abierto y escribió: «Dios es un concepto de bar que mora en todos nosotros». No había terminado de escribirlo cuando ya alguien le estaba llamando fascista, otro le invitaba a unirse a su secta y un tercero amenazaba con denunciarlo.
—Los autores en calzoncillos sois escojonantes —interrumpió al fondo la voz de risa tabernaria justo cuando empezaba una canción de Los Pitufos Makineros.
Elíseo apuró lo que quedaba de vodka negro y le dio el último beso a su petardo de marihuana. 
—Joder —pensó—. La que voy a liar ahora pulsando de nuevo el INTRO…
 

Con este nuevo giro del caleidoscopio vamos a buscar a quien se atreva a seguir la historia de Eliseo tras la Semana Santa en la que este blog en su versión La Buhardilla no descansará con la entrevista al equipo de Creadoras de Órbita Diversa que estaba previsto publicar este sábado vispera del aniversario de la proclamación de la II República y que saldrá el próximo sabado.

Publicado el Deja un comentario

En abril, libros mil

abril florido

Abril es el mes de las lluvias, que, junto con el sol, colorean nuestras montañas, campos y jardines de cientos de tonalidades, desde el verde esmeralda al añil, pasando por el grana de las amapolas, el rosa de las boronías, el blanco-amarillo de las margaritas y el violáceo de las prímulas.

Abril es, además del mes de las lluvias y de los campos floridos, el mes de las letras, el Mes del Libro con mayúsculas, el mes en que se celebran la mayoría de las Ferias del Libro y se concentran la mayor parte de las jornadas, eventos y encuentros literarios de todo el año.

En el Grupo Tierra Trivium nos sumamos, por segundo año consecutivo, a estas celebraciones de la gran Fiesta del Libro de la mejor manera que sabemos: editando y publicando libros, organizando presentaciones y encuentros con autores y participando en las diversas Ferias del Libro que ya empiezan a tomar forma a lo largo de todo el territorio nacional.

cartel sant jordi.jpg

Este año arrancamos con Sant Jordi, la gran fiesta del libro en Cataluña, durante la cual estaremos presentes en las siempre concurridas ramblas barcelonesas, pasando una agradable jornada entre paseantes, amantes de los libros, letras y rosas. Después, continuaremos nuestro recorrido literario por las diferentes ferias organizadas, de las cuales informaremos a su debido tiempo a todos nuestros amigos y lectores, para que puedan organizarse con tiempo para acudir a conocernos y a llevarse firmado un ejemplar de su autor Tierra Trivium favorito.

cartel colmenar.jpg

Para abrir boca, podemos ya anunciar nuestra presencia en la Feria de Parla, este domingo 14 de abril de 11 a 12h, en un recital poético en el que participarán varios de nuestros poetas, en las Ferias de Alpedrete y Colmenar Viejo durante el 27 y 28 de abril, en la Feria del Libro de Tres Cantos, que tendrá lugar entre el 10 y el 19 de mayo, y en la de Moralzarzal, entre el 31 de mayo y el 2 de junio.

cartel tres cantos.jpg

Además, seguiremos durante todo el mes con nuestras habituales presentaciones de novedades literarias y encuentros con autores, durante las cuales podréis conversar con ellos y adquirir un libro firmado de su puño y letra.

El 26 de abril, con ocasión de la Noche de los Libros, realizaremos un homenaje a Federico García Lorca en la mágica librería La Forja de las Letras, ubicada en el corazón del barrio de Las Letras, en el que participarán autores del Grupo Tierra Trivium y otros poetas amigos. La cita será a las 20h, hasta que el cuerpo o, en este caso, las letras, aguanten…

En abril, aguas mil, flores mil… y libros mil.

¡¡Os esperamos a todos/as!! ¡¡No faltéis!!

cartel moralzarzal.jpg