Esta semana Rosa García-Gasco no trae un nuevo poema para evadirnos de esté mundo. Así espero que disfrutéis de Silva para dormir la culpa.

Silva para dormir la culpa

Silva para dormir la culpa
Preguntan desvelados estos muros 
si estás también insomne a mil kilómetros, 
si en tu pantalla igual se ha iluminado
de verde deslumbrante 
una fecha afilada.
Hoy es el cumpleaños de la grieta,
del día en que sembramos las distancias
en surcos insondables. Me despierto 
con un mensaje errado 
(hace mucho, lo olvidan, 
que ya no duermo sola), discordante. 
Despierto con palabras de otra orilla
y me contemplo en este hostal barato,
me atisbo en el mercurio 
de un espejo mordido.
Y uso mi tiempo verde, 
mi tiempo mortecino
para matar los monstruos
que habitan las pantallas.
Hasta que los diluyas 
apenas te despiertes.

Por Rosa García-Gasco