Para este primer jueves de septiembre Alberto Morate nos trae un nuevo poema, que es aun más importante en estos días que estamos viviendo, así que pese a la pandemia disfrutemos de la vida.

Así va pasando la vida

Así se va pasando la vida,
creyendo que el tiempo se detiene 
e implacable, va dejando rastros,
huellas, casi de forma distraída 
y sin esperar a nada ni a nadie,
ni entretenerse ni distraerse,
se apropia de nuestro cuerpo 
de manera imperceptible, 
casi inaudita.
Abre puertas y ventanas 
para que se ventile el pasado
y entren, paulatinamente, todas las horas del día. 
De vueltas y requiebros,
se insinúa y marca el camino de ida,
solo de ida,
siempre de ida.
Porque detenerse es morir
y el regreso solo es posible 
a través de la melancolía. 

Por Alberto Morate