Publicado el Deja un comentario

Víctor Català en Mujeres más allá del tiempo y la historia

Mujeres más allá del tiempo y la historia

VÍCTOR CATALÀ O CATERINA ALBERT I PARADÍS

Aquesta setmana, m’endinsaré en un fet, que donarà peu a molts articles posteriors, i és el paper de la dona a la literatura, però que es por aplicar a totes les arts en general.

Desde que el patriarcat, s’instaure com a ‘modus vivendi’ a la societat, la dona queda relegada a la llar, per fer el paper de mare, esposa i dedicar-se a tenir cura de que tot el que té a veure amb que la casa funcioni. Queda doncs apartada, no sols del món del poder i la política, sinó de qualsevol altre aspecte que vagi més enllà dels murs on ha estat engarjolada.

Però al llarg de la história, moltes d’elles s’han oposat de ferm a aquest paper, desde les primeres sufragistes, a pintores i escriptores, que són les que avuí ens atanyen.

A nivell internacional, són moltes i conegudes, desde Jane Austen, a les germanes Bronte, de fet, Charlotte Bronte, li va enviar amb vint anys una selecció dels seus poemes al poeta britànic Robert Southey, i la resposta d’aquest, va ser: “La literatura, no pot ser assumpte d’una dona”, ja en podem donar gràcies, a que la autora de Jane Eyre no li fes cas, i com les seves germanes públiques amb nom d’home, en el seu cas Currer Bell.

Però encara avuí, diversos estudis demostren, que es més difícil per la dona, no només publicar, sino apareixer en revistas especialitzades i guanyar concursos, sobretot els sis més prestigiosos a nivell mundial.

Però anem al grà, quí era Caterina Albert i Paradís, doncs és una d’aquestes dones que va tenir que optar per un nom d’home per publicar, i que ho va tenir més magre, perquè escrivia en una llengua minoritària , el catalå, ella és l’autora de “Solitud” signada com a Víctor Català.

I ara és quan una gran majoria dels lectors, no saben de qui parlo, i és així per reunir les condicions que abans esmentava, ella encara ha quedat més al marge, fins i tot ara, quan les dones que van publicar com homes, en molts casos són reconegudes autores con Jane Austin, les germanes Bronte, o un cas curiós, el de Amantine Lúcile Aurore Dudevan, que segur si dic George Sand, el nom masculí que usava tothom la coneix més.

És per aquest fet, que he volgut parlar d’aquesta empordanesa, de l’Escala, amb una llarga vida, 1869 a 1966. La seva gran obre i més coneguda és la que ja us he esmentat “Solitud”

Pertanyia a una família de propietaris rurals, i el seu pare, esperonà les seves aficions artístiques. És subscriu al diari i a la revista La Renaixença, d’altres satíriques i guanya els jocs florals, tradició catalana arrelada al dia de Sant Jordi, amb un monòleg teatral La infanticida a Olot l’any 1898, i ràpidament esclata l’escandol en saber que era escrit per “una senyoreta de l’Escala”, el que va fer que ella optés per un pseudònim masculí, i que l’obra no és representés fins 1967.

A partir d’aquell moment, ella decideix viure dos mons, el de Caterina, senyoreta benestant del món rural, aferrada a la seva solteria, i el de Victor Català, un escriptor que centre la seva temàtica de la dona i el món rural, traspassant a una visio amarga de l’individu i la societat, molt lluny de les visions bucolíques de la terra de Maupassant i Ibsen.

Per ella és tracte del determinisme naturalista, juntament amb una concepció simbòlica que ens porta a un fatalisme cosmic, que engloba i domina el sentit de la vida humana.

Malgrat ser autora de poesia, en alguns casos molt propera al monóleg teatral, i de fet s’han representa moltes d’elles, la seva obra més coneguda és la narrativa, amb obres com Drames rurals, Caires vius i Solitud. I és amb la publicació de la primera el 1902, que li arriba el gran reconeixement, sobretot per una temàtica rural dels drames, marcats tots per la violència, la mort o l’embogiment.

Finalment, vull destacar, que la seva obra més important, Solitud, va començar a publicar-se els anys 1904 i 1905, com un fulletó a la revista Joventut. Finalment l’any 1909, es publica la tercera edició definitiva amb la que obté el premi Fastenrath en la seva primera edició, aquesta obra ha estat traduïda a set llengües, hi ha una versió teatral, al 1954 i dues cinematogràfiques.

És un clàssic de la narrativa catalana, on l’autora no surt d’aquest entorn rural, sinó que sembla com ella mateixa puja i baixa una muntanya, és la recerca de la individualitat de la dona i com pot portar una vida separada i lliure per ella mateixa. Estem parlant doncs, d’una de les primeres autores amb temàtica feminista.

Desprès d’una época amagada pels noucentistes, la seva obra resorgeix i pot veure les seves obres completes publicades, en una segona edició amb pròleg de Maria Aurélia Capmany. Recentment, donada la temàtica de les seves obres, els estudis de gènere, han aportat més llum a l’obra de Caterina Albert i Paradís.


Per Nuria Barnes

Publicado el 2 comentarios

El Relato Caleidoscópico de Estíbaliz Burgaleta

Description English: Portal Math Banner Background from Georgian Wikipedia Date 16 January 2014, 16:08:55 Source https://ka.wikipedia.org/wiki/File:Portal_Math_Banner_ka.png Author User:Alsandro

Decimoquinto Relato Caleidoscópico de Tierra Trivium

Como os adelanté la semana pasada esta semana volvemos con el Relato Caleidoscópico de la mano de Estíbaliz Burgaleta, que le da una ducha fría a nuestro querido Eliseo. Esta semana os invitamos a comentar este relato con el hashtag #RCaleidoscópico15, tanto en el twitter del Grupo Tierra Trivium (@TierraTrivium) como en  el Facebook.

Y como ya es tradición os dejo con los enlaces a las anteriores entradas del relato caleidoscópico, antes de dar paso al fragmento de Estíbaliz Burgaleta.

Día 1 (Ignacio J. Dufour García)

Día 2 (Marta Sánchez Mora)

Día 3 (Rosario Curiel)

Día 4 (Dolores Ordóñez Pérez)

Día 5 (José Jesús García Rueda)

Día 6 (Ana Vigo)

Día 7 (Ana Boyero)
 
 
Día 9 (Laura Orens)
 
 
 
Día 12 (Paqui Ortega)
 

Desprovisto de memoria y oprimido por el lenguaje, Elíseo, al principio acobardado, se vio en cierto modo redimido de una gran carga, ya que también perdía la moral y la censura, y allí, sobre la camilla, atado de pies y manos, esperó a que 223 se relajara y moviera ficha. —Ya está, eres libre. Es una manera de decirlo, en realidad estás desenganchado de toda actualización. Cada vez que te reinicies serás incapaz de recordar lo sucedido en la sesión anterior, y eso debido al bloqueo de la retroverbalización. Visualizarás imágenes, pero no sabrás explicarlas, como si fueran cuadros abstractos. Y tu expresión se limitará a «sí» y «no». —Pero ahora me estás entendiendo, nos estamos comunicando, ¿no es cierto? —No te confundas, esta conversación no ocurre sino en tu mente. Soy una representación de tus perversiones, por eso voy vestida de enfermera y de vez en cuando dejo entrever mis senos. Por eso mismo se han dilatado tus pupilas y estás tan excitado. ¿Entiendes? —Sí. Decididamente, Elíseo había navegado por el lado más siniestro de la red, del que no conservaría más que una huella primaria, instintiva. Sin el menor pudor y sin palabras, dejó que 223 se despojara del uniforme y se soltara el cabello. —¡Sí, sí, sí…!

Día 14 (Jordi Rosiñol)

Al ver completamente desnuda a 223, se felicitó a si mismo por el buen gusto que siempre había tenido a la hora de imaginar envoltorios de piel femenina, y pensó que después de tan incomprensible y angustioso trajín futurista, se merecía aprovechar las circunstancias que se le iban descubriendo para relajarse entre los brazos de 223.

La fue observando detenidamente, el tiempo estaría detenido mientras él quisiera, y la prisa delante de semejante diosa no existía. A través de los ojos ardientes sostenía la mirada en el abundante cabello cayendo ensortijado sobre la desnudez de unos hombros perfectos, desnudos y mullidos. El cuerpo despojado de ropa de Eliseo temblaba de calor, se humedecía perlado de sudor bajo la lujuriosa y dominante mirada de 223, la piel abrazaba débil sus carnes, su respiración acelerada le mareaba, y bajo su vientre cosquilleaba sensual de gusto. Una medio sonrisa dibujaba la comisura de los carnosos labios de ella, un gesto libidinoso le hacía controlar la situación, él la había vestido humana, por 223 le iba hacer sentir lo que nunca, ni él mismo había conseguido en sus más locas noches de pasión a solas con su imaginación. Picara, 223 apartó un mechón de pelo que tapaba la oscura y gran aureola presidida por un pezón turgente sobre el pecho desafiante a la ley de la gravedad, él seguía paralizado cuando ella le cogió la mano y la acercó despacio, lentamente la atrajo hacia su seno, y a pocos milímetros, sintiendo ya el fuego que desprendía, suavemente le freno, no había contacto físico, pero aun así comenzaba a sentir un placer como nunca le sucedió antes del despertar en la nueva dimensión.

Description 	 English: Portal Math Banner Background from Georgian Wikipedia Date 	16 January 2014, 16:08:55 Source 	https://ka.wikipedia.org/wiki/File:Portal_Math_Banner_ka.png Author 	User:Alsandro
 
Día 15 (Estibaliz Burgaleta)

—¿Una enfermera pícara de pechos turgentes, Eliseo?, ¿en serio? Si llego a saber que tenías una imaginación tan anodina elijo a otro sujeto. Esperaba más de los Nuevos Humanos, la verdad.

Eliseo, hecho un lío, comprobó si seguía maniatado: pues sí. Pero frente a él ya no estaba la enfermera sexy, sino una mujer de más de sesenta años, en absoluto turgente y que le recordaba a alguien, aunque no acababa de saber quién. Eliseo se sentía mareado, confuso y además le dolían los huevos después del calentón. No entendía nada.

—No entiendo nada —dijo, lógicamente.

La anciana suspiró. Ella tampoco parecía muy feliz. Entonces cayó en la cuenta. Esa expresión de hastío y profunda decepción de ella hizo saltar un clic en su interior:

—¡Coño! La señorita Inmaculada.

—Al menos me has reconocido —dijo ella.

Ni Nuevos Humanos ni ordenadores de sueños, esto era una pesadilla. Sin más. ¿Por qué si no iba a soñar con la profesora de matemáticas que tuvo en primero de Bachillerato en Salesianos?

—¡Cancelar! ¡Cancelar! ¡Cancelar! —gritó Eliseo con desesperación.


Y tras este nuevo despertar de Eliseo le dejamos hasta dentro de un mes, para dar paso a un especial de entrevistas con el que conmemoraremos el día 8 de marzo.

Publicado el Deja un comentario

Besar la lluvia

Besar la lluvia

lamp-rain-roof-982194

Cae en la ciudad una lluvia seca bajo la que nunca nos besamos. En la boca, me refiero –las mejillas no cuentan–. Una lluvia que cala muy hondo y arrasa con todo menos con tu recuerdo. Ese recuerdo no admite cordura. No es locura, sino vesania. Te apropiaste de un pedazo de mi vida sin permiso, a hurtadillas; yo no pude remediarlo porque eres hermosa, única…, pero de pesadilla.

Me golpeaste de verdad el corazón, haciéndole sangrar por donde no debe, rajándolo, abriéndole una válvula extra para que se desangre a tus anchas. Encanto, para que entres en mi interior debes tener talento. Y demostrarlo si quieres salir desde tan dentro.

Yo sigo acumulando libros sobre ti en una mesa de tres patas. Sonrío, aunque el cielo no lo haga. Y cuando llueve beso el agua, me da igual si parezco una tarada. Por si acaso te marchas de nuevo con uno de tus cuentos tan verdaderos, como una cruel repetición de la jugada.

Y cuando tengo ganas de escribir, preciosa, solo hay un poema al que deseo ir. Eres la joven llamada Fe, la no tan joven llamada Sol, la mujer llamada Amanecer, la del apellido Contradicción.

De mil maneras te llego a querer. Desde el despertar del Sol hasta el hundido, taciturno, intenso, acentuado anochecer. Y en todo ese tiempo qué te voy a decir, mujer; escribir sobre cómo se besa la lluvia que me inspiras es lo que mejor sé hacer.

 

Gracias a Tierra Trivium por abrazar mis letras.

Publicado el 1 comentario

Clara Campoamor en Mujeres más allá del tiempo y la historia

Mujeres más allá del tiempo y la historia

CLARA CAMPOAMOR

 

Com començar a parlar d’una dona, que va lluitar tant perquè les dones d’aquest país tinguéssim veu?

Hi hauria tant a dir, que se`m fa difícil resumir-ho en un article amb uns cents de paraules, per això, començaré amb unes d’ella.Lla font és el diari “La verdad” de Albacete.

“Defendí en las Cortes Constituyentes los derechos femeninos. Deber indeclinable de mujer que no puede traicionar a su sexo, si, como yo, se juzga capaz de actuación, a virtud de un sentimiento sencillo y una idea clara que rechazan por igual: la hipótesis de constituir un ente excepcional, fenomenal; merecedor por excepción entre las otras, de inmiscuirse en funciones privativas del varón (…).”

I així va ser. Dona d’idees molt clares, el 1929 forma part del comitè organitzador de la Organización Liberal Socialista, passant més tard a pertànyer al grup polític Acción Republicana que posteriorment s’uniria al Partido Radical.

Junt amb Margarita Nelken i Victòria Kent, van ser les primeres dones en obtindre un escó en el primer Parlament republicà l’any 1931. Però un cop al parlament, erigida com principal defensora del vot femení (qüestió per ella principal i que la va enfrontar a Victòria Kent, que com molts d’altres del seu propi partit deien que la dona influenciada per l’església donaria vots a les dretes) no es va deixar vèncer en cap moment i per fi, i per un mínim marge de vots, es van imposar els partidaris del vot femení pel que la Constitució, aprovada per les Corts republicanes reconeixia la plena igualtat jurídica i política dels homes i les dones. I gràcies a Clara Campoamor el vot femení va tirar endavant. Així , el 1933 va ser l’any en què per primera vegada les dones van poder votar a Espanya i curiosament, tant la nostre protagonista com Victòria Kent van perdre el seu escó.

Clara Campoamor va néixer el 1888 al madrileny barri actualment conegut com Malasaña. Filla de família treballadora comença a treballar aviat, als 13 anys, ajudant a la seva mare com a modista i més tard desenvolupant altres feines. Això no va impedir que el 1924, amb 36 anys, obtingués la carrera de dret, el que demostra la tenacitat, i força d’una dona que massa sovint es va trobar sola lluitant pels drets de la dona i que fa que a causa del poc recolzament que rep del seu partit en aquest camp, abandoni el 1935 el Partit Radical. I és just en aquesta època quan és nomenada Presidenta de l’Organització Pro Infància Obrera, per atendre els nens i les nenes asturians.

Com que no troba cap partit que recolzi clarament els drets de les dones, intenta sense èxit formar un partit polític independent i després se li nega accedir al partit Izquierda Republicana.

Amb el cop d’Estat de 1936 i la derrota de la República, marxa a l’exili a França, Buenos Aires i finalment estableix la seva llar a Lausana fins la seva mort l’any 1972, ja que mai se li va permetre el seu retorn a Espanya.

Cal insistir que era tan fidel a les seves idees, entre elles que la República era l’única forma raonable de govern, que durant la monarquia va rebutjar ‘La Gran Cruz de Alfonso XII’, que altres republicans van acceptar. I no només això, durant la dictadura es va negar a acceptar un càrrec que la va fer perdre cent llocs en l’escalafó de funcionaris així com altres mèrits que se li volien donar.

Reconeguda avui en dia com una de les ‘mares’ del feminisme espanyol, ja que fins i tot va impulsar la llei de divorci, la seva figura torna a ser més vigent que mai just en un moment en què sorgeixen veus que volen tornar a tancar a les dones a les cuines.

Com a dones, no debem oblidar mai que va haver moltes altres que van lluitar i fins i tot donar la vida pels drets que ara gaudim, i que no només per nosaltres, sinó en homenatge en elles, no podem permetre ni un pas enrere.


Per Nuria Barnés

Publicado el 6 comentarios

El Relato Caleidoscópico de Jordi Rosiñol

https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Female_nude_portrait.jpg

Decimocuarto Relato Caleidoscópico de Tierra Trivium

Como os adelanté la semana pasada esta semana volvemos con el Relato Caleidoscópico de la mano de Jordi Rosiñol, que ha sido el encargado de continuar narrando el encuentro entre Eliseo y 223. Como todas las semanas os invitamos a comentar este relato con el hashtag #RCaleidoscópico14, tanto en el twitter del Grupo Tierra Trivium (@TierraTrivium) como en  el Facebook. Y como no podía ser de otra manera os dejo a continuación los enlaces a las anteriores entradas del relato caleidoscópico, antes de dar paso a Jordi Rosiñol.

Día 1 (Ignacio J. Dufour García)

Día 2 (Marta Sánchez Mora)

Día 3 (Rosario Curiel)

Día 4 (Dolores Ordóñez Pérez)

Día 5 (José Jesús García Rueda)

Día 6 (Ana Vigo)

Día 7 (Ana Boyero)
 
 
Día 9 (Laura Orens)
 
 
 
Día 12 (Paqui Ortega)

—¡Tiene que ser un sueño! —musitó Elíseo con la voz entrecortada.

—Adelante, compruébalo —le animó su interlocutora, que portaba una tarjeta en la solapa de la bata gris con el número 223, mientras pulsaba la tecla INTRO.

En la pantalla azul, colocada a su izquierda, apareció el siguiente mensaje:

EL ORDENADOR EN SUEÑOS SE ACTIVARÁ EN 5 SEGUNDOS.

Elíseo intentó recordar cómo había llegado hasta aquí, qué había sucedido, algo; pero le fue imposible. Solo sentía decenas de electrodos bullir por cada centímetro de su cuerpo.

Transcurridos los cinco segundos, la pantalla mostró imágenes distorsionadas que se iban descomponiendo hasta transformarse en manchas inconexas, menguantes, barridas por un fundido en negro. Mientras tanto, el pitido se acrecentaba más y más. Parecía que le iba a taladrar los tímpanos. Se revolvía en la camilla como una tortuga indefensa.

PROCESO FINALIZADO CON ÉXITO

Anunció la pantalla y el pitido, por fin, cesó.

—Los Nuevos Humanos carecéis de memoria. Tus recuerdos fallidos impiden al software registrar los sueños correctamente. ¡De ahí la pantalla en negro! —bramó 223 con la vena del cuello palpitante.

«Si grito acabaré despertando de esta pesadilla», pensó Elíseo.

—¡Soco…

Cuando intentó rematar su alarido de auxilio, las cuerdas vocales se le congelaron.

—El lenguaje también os esclaviza.

Desprovisto de memoria y oprimido por el lenguaje, Elíseo, al principio acobardado, se vio en cierto modo redimido de una gran carga, ya que también perdía la moral y la censura, y allí, sobre la camilla, atado de pies y manos, esperó a que 223 se relajara y moviera ficha. —Ya está, eres libre. Es una manera de decirlo, en realidad estás desenganchado de toda actualización. Cada vez que te reinicies serás incapaz de recordar lo sucedido en la sesión anterior, y eso debido al bloqueo de la retroverbalización. Visualizarás imágenes, pero no sabrás explicarlas, como si fueran cuadros abstractos. Y tu expresión se limitará a «sí» y «no». —Pero ahora me estás entendiendo, nos estamos comunicando, ¿no es cierto? —No te confundas, esta conversación no ocurre sino en tu mente. Soy una representación de tus perversiones, por eso voy vestida de enfermera y de vez en cuando dejo entrever mis senos. Por eso mismo se han dilatado tus pupilas y estás tan excitado. ¿Entiendes? —Sí. Decididamente, Elíseo había navegado por el lado más siniestro de la red, del que no conservaría más que una huella primaria, instintiva. Sin el menor pudor y sin palabras, dejó que 223 se despojara del uniforme y se soltara el cabello. —¡Sí, sí, sí…!

https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Female_nude_portrait.jpg
Día 14 (Jordi Rosiñol)

Al ver completamente desnuda a 223, se felicitó a si mismo por el buen gusto que siempre había tenido a la hora de imaginar envoltorios de piel femenina, y pensó que después de tan incomprensible y angustioso trajín futurista, se merecía aprovechar las circunstancias que se le iban descubriendo para relajarse entre los brazos de 223.

La fue observando detenidamente, el tiempo estaría detenido mientras él quisiera, y la prisa delante de semejante diosa no existía. A través de los ojos ardientes sostenía la mirada en el abundante cabello cayendo ensortijado sobre la desnudez de unos hombros perfectos, desnudos y mullidos. El cuerpo despojado de ropa de Eliseo temblaba de calor, se humedecía perlado de sudor bajo la lujuriosa y dominante mirada de 223, la piel abrazaba débil sus carnes, su respiración acelerada le mareaba, y bajo su vientre cosquilleaba sensual de gusto. Una medio sonrisa dibujaba la comisura de los carnosos labios de ella, un gesto libidinoso le hacía controlar la situación, él la había vestido humana, por 223 le iba hacer sentir lo que nunca, ni él mismo había conseguido en sus más locas noches de pasión a solas con su imaginación. Picara, 223 apartó un mechón de pelo que tapaba la oscura y gran aureola presidida por un pezón turgente sobre el pecho desafiante a la ley de la gravedad, él seguía paralizado cuando ella le cogió la mano y la acercó despacio, lentamente la atrajo hacia su seno, y a pocos milímetros, sintiendo ya el fuego que desprendía, suavemente le freno, no había contacto físico, pero aun así comenzaba a sentir un placer como nunca le sucedió antes del despertar en la nueva dimensión.


Y la semana que viene Estibaliz Burgaleta será la encargada de desvelar a que nueva dimensión ha viajado Eliseo y de dejarnos con la intriga de lo que le deparará hasta su vuelta el sabádo 6 de abril.

Publicado el Deja un comentario

Brujería

Brujería

blur-bowls-candlelight-1682697

TRES VOCES:

“Esperando a que me cuelguen las carnes. Esperando a que mi marido muera. Esperando la liberación. Esperando a que mis pechos se caigan deformes. Esperando a que me case. Esperando a tener un orgasmo de una hora. Esperando a echar un buen polvo que me deje las piernas temblando. Esperando a que me achuchen, ¡cojones!”

Y YO VOY AHORA:

“Esperando a que algo cambie, esperando tu llamada, esperando mi valor, esperando a dejar de esperarte, esperando no volver a barrer desiertos. Desesperándome por ti otra vez…”

 

“Esperando…” Lo decían todo como un mantra. Parecían realizar un conjuro, un ritual. Tres mujeres vestidas con ropa normal pero negra. Y yo espiándolas como un ratoncito desde un mullido sofá. Hablaban con voz firme y serena ante unas velitas del Ikea blancas en una sala bohemia a rabiar. A veces hablaban por turnos, a veces las tres a la vez. Me dieron ganas de sumarme a ellas diciendo “se me ha metido una mujer en los ojos, ¿puedo invocarla con vosotras?”. Yo, apartada en un rincón por el miedo de la nueva situación, me repetía a mí misma mis propios “esperando”.

Temía interrumpirlas por si las sacaba del trance. En cambio, mientras las escuchaba, miraba un cartel de “abraza a un árbol” que no sé muy bien qué sentimientos me inspiraba, e iba desarrollando mis “esperando”. Saqué mi cuaderno y el boli con la tinta anémica, apuntando en él tan peculiar y maravillosa escena. Decirlo en voz alta parecía liberador, pacífico, una buena forma de cerrar cualquier capítulo.

Lo practicaré en casa para ver si puedo dejar de esperarte de una vez.

 

Gracias a Tierra Trivium por abrazar mis letras.

Publicado el Deja un comentario

Corín Tellado en Mujeres más allá del tiempo y la historia

Mujeres más allá del tiempo y la historia

CORÍN TELLADO

Corin_Tellado_cropped.jpg: doilacara.net derivative work: Chabacano (talk) - Corin_Tellado_cropped.jpg

Planeta de libros 6 de febrero de 2019: «VUELVE CORIN TELLADO: Descubre a la gran representante de la novela de amor en español, que nos sumerge en unas apasionantes historias románticas».

Y muchos os preguntaréis, ¿a estas alturas Corín Tellado? La respuesta es sencilla, ¿qué diferencia a esta autora de la ola de libros de novela romántica que se consumen a millares en todo el mundo?, la censura. Está autora tenía que contar historias de amor, sin poder mostrar ni siquiera un beso. Escribió 5000 libros, aproximadamente, y en 1962 la UNESCO la certificó como la autora en lengua española más leída del mundo

Esta asturiana, tiene ya de por sí una vida contradictoria, entre lo que cree y lo que hace, pero su gran mérito desde mi punto de vista, es que ella, con sus novelas, incitó a miles de mujeres a la lectura, y en la España de aquellos años, es un gran mérito.

Corín Tellado, su nombre es Socorro, pero la familia la llama por ese diminutivo, nace en 1927, en principio no es una estudiante muy aplicada, pero sus complejos, la hacen una gran lectora de los clásicos. Terminada la guerra civil, el padre de la autora, es destinado a Cádiz y en plena adolescencia, estudia en un colegio de monjas, lo que influye positivamente en su disciplina y su memoria.

El padre de Corín, enferma gravemente, y es ahí, mientras le cuida cuando escribe su primera historia, corría el año 1945, y en esos días nace Atrevida apuesta dónde pese a la censura, la escritora consigue colar tres besos, la novela es publicada por Bruguera en 1946. Cobra 3000 pesetas en dos plazos, está primera novela, se ha vuelto a reeditar 40 veces.

Finalmente en 1948 firma por Bruguera como escritora de plantilla, la familia ya ha regresado a Asturias y su sueldo de 1500 pesetas, un buen sueldo para la época, que es la base de la economía familiar. Pocos meses después, sus libros se vendían sin parar en todos los quioscos, las mujeres de la época, o bien recluidas en el rol de ama de casa o en trabajos precarios o anodinos, necesitaban soñar, y Corín Teclado, con un sueldo de 18000 pesetas a inicios de los 50, era la reina de sus sueños.

Pero la vida real, a veces nada tiene que ver con las novelas, y en el caso de esta mujer fue así, se enamoró profundamente de un hombre que se casó con otra, y la mujer que sumía a las españolas en sueños de amor, se casó con el primero que se lo pidió. A pesar de que tuvieron dos hijos, aquel matrimonio no era de novela, y ella, en aquella España, 1962, y estando muy cercana al Opus Dei, su hijo estudió en uno de sus colegios, se deshizo de su marido, no podía divorciarse, ni lo habría hecho por sus creencias, nunca más tuvo pareja, y aquí está la paradoja, siguió escribiendo hasta el final historias de amor.

Podríamos contar sus desavenencias idas y venidas con Bruguera, pero en este caso lo que nos atrae, es como está mujer es pura contradicción, entre ella y lo que escribe, al igual que en su vida, era una mujer independiente, con una gran disciplina, se levantaba a las cinco de la mañana y para la hora del desayuno, tenía cincuenta páginas escritas, y una cajetilla de tabaco seguramente consumida, pues hay quien llega a decir que fumaba cinco al día; y no me extraña escribir novela romántica, con un censor de un montón de palabras, sin sexo y casi sin besos, y enganchar a su público de una manera tan fiel, tiene un gran mérito.

Pero, aún hay más contradicciones en su vida, con la llegada de la democracia, la escritora a la que se le supone profundas creencias religiosas, escribe novela erótica bajo el nombre de Ada Miller, debido a su gusto por Henry Miller.

Sin embargo, la autora ha sido denostada por los críticos durante muchos años, siendo el cubano Guillermo Cabrera Infante, el que se atribuye el mérito de tenerla en cuenta.

Y ahora llega el momento de la reflexión, el porqué de esta autora en esta serie de artículos, para mí es muy sencillo, ella fue la que hizo que la mujer española en masa se lanzará a leer, de esas lecturas en algunos casos saldrían otras, lo importante es crear esa relación mujer-libro, en un momento de la historia de España, en que la mujer era un cero a la izquierda, ni siquiera podía tener una cuenta bancaria a su nombre.

Además, si a la ola de novela erótico festiva, que ahora se vende como churros, le quitamos toda la parte con más o menos carga erótica desde el BDSM o sado, el compartir pareja, y todas las escenas de sexo, ¿que nos queda?, una novela de Corín Tellado, con mujeres más o menos bellas, afortunadas, ricas etc , viviendo historias de amor más o menos interesantes y bien escritas, con hombres de una apariencia perfecta y siempre con una cartilla con ceros que se eternizan.

La historia se repite, y en estos tiempos convulsos a nivel mundial, a todos nos apetece soñar, de aquí el éxito de todas las herederas de esta escritora, y es que al fin y al cabo ya lo decía Calderón de la Barca, que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.


Por Nuria Barnés

Publicado el 1 comentario

El Relato Caleidoscópico de Juan Manuel Sánchez Moreno

{{flickr| |title=Is it distracting when I do this? |description= |photographer=Rachael Ashe |photographer_location=Vancouver, Canada |photographer_url=http://flickr.com/photos/48600091752@N01 |flickr_url=http://flickr.com/photos/48600091752@N01/9828938 |t

Decimotercer Relato Caleidoscópico de Tierra Trivium

Juan Manuel Sánchez Moreno se ha atrevido a vencer las superticiones para ser el treceavo autor de El Relato Caleidoscópico. Y como las superticiones tampoco van con nosotros el hashtag de esta semana es #RCaleidoscópico13, que también podéis usar para comentar la entrada en el Facebook del Grupo Tierra Trivium.

Y para no tentar más a la suerte, que una cosa es no tener triscadecafobia y otra es romper las buenas tradiciones, así que os dejo con los enlaces a las anteriores entradas del relato caleidoscópico, antes de dar paso a Juan Manuel Sánchez Moreno.

Día 1 (Ignacio J. Dufour García)

Día 2 (Marta Sánchez Mora)

Día 3 (Rosario Curiel)

Día 4 (Dolores Ordóñez Pérez)

Día 5 (José Jesús García Rueda)

Día 6 (Ana Vigo)

Día 7 (Ana Boyero)
 
 
Día 9 (Laura Orens)
 
 

Intentó alargar el brazo para pulsar la tecla «CANCELAR», le parecía lo más seguro, pero no pudo. Algo metálico también retenía sus muñecas a la camilla y enseguida notó el mismo frío en los tobillos. Empezó a respirar más y más deprisa, se le aceleró el corazón y entró en pánico, no veía modo de huir de aquél sitio que ni si quiera sabía qué era. Elíseo no lograba entender ni recordar nada. El pitido de fondo fue acelerándose y agudizándose, y el dolor de cabeza empezaba a asomar cuando escuchó una puerta abrirse a sus espaldas. Una voz femenina le saludó con maldad en el tono —Ya despertaste, querido. ¿Cómo te encuentras? ¿Puedes recordar ya algo? —dijo mientras una pequeña risa con sorna salía de sus labios color carmín La mujer se acercó a él, le miró a los ojos, comprobó el estado de sus pupilas y después se dirigió a la pantalla, movió el mueble con ruedas que la sustentaba, Elíseo se percató en ese momento de que éste estaba lleno de cables. —¿Sabes Elíseo? Quizá tú no sepas nada de nosotros, pero nosotros lo sabemos todo de ti —le iba contando ella mientras colocaba parches de electrodos en el pecho del hombre, que aún tenía expresión de pánico en el rostro y continuaba respirando de manera acelerada.

Día 12 (Paqui Ortega)

—¡Tiene que ser un sueño! —musitó Elíseo con la voz entrecortada.

—Adelante, compruébalo —le animó su interlocutora, que portaba una tarjeta en la solapa de la bata gris con el número 223, mientras pulsaba la tecla INTRO.

En la pantalla azul, colocada a su izquierda, apareció el siguiente mensaje:

EL ORDENADOR EN SUEÑOS SE ACTIVARÁ EN 5 SEGUNDOS.

Elíseo intentó recordar cómo había llegado hasta aquí, qué había sucedido, algo; pero le fue imposible. Solo sentía decenas de electrodos bullir por cada centímetro de su cuerpo.

Transcurridos los cinco segundos, la pantalla mostró imágenes distorsionadas que se iban descomponiendo hasta transformarse en manchas inconexas, menguantes, barridas por un fundido en negro. Mientras tanto, el pitido se acrecentaba más y más. Parecía que le iba a taladrar los tímpanos. Se revolvía en la camilla como una tortuga indefensa.

PROCESO FINALIZADO CON ÉXITO

Anunció la pantalla y el pitido, por fin, cesó.

—Los Nuevos Humanos carecéis de memoria. Tus recuerdos fallidos impiden al software registrar los sueños correctamente. ¡De ahí la pantalla en negro! —bramó 223 con la vena del cuello palpitante.

«Si grito acabaré despertando de esta pesadilla», pensó Elíseo.

—¡Soco…

Cuando intentó rematar su alarido de auxilio, las cuerdas vocales se le congelaron.

—El lenguaje también os esclaviza.

{{flickr| |title=Is it distracting when I do this? |description= |photographer=Rachael Ashe |photographer_location=Vancouver, Canada |photographer_url=http://flickr.com/photos/48600091752@N01 |flickr_url=http://flickr.com/photos/48600091752@N01/9828938 |t
 
Día 13 (Juan Manuel Sánchez Moreno)

Desprovisto de memoria y oprimido por el lenguaje, Elíseo, al principio acobardado, se vio en cierto modo redimido de una gran carga, ya que también perdía la moral y la censura, y allí, sobre la camilla, atado de pies y manos, esperó a que 223 se relajara y moviera ficha.

—Ya está, eres libre. Es una manera de decirlo, en realidad estás desenganchado de toda actualización. Cada vez que te reinicies serás incapaz de recordar lo sucedido en la sesión anterior, y eso debido al bloqueo de la retroverbalización. Visualizarás imágenes, pero no sabrás explicarlas, como si fueran cuadros abstractos. Y tu expresión se limitará a «sí» y «no».

—Pero ahora me estás entendiendo, nos estamos comunicando, ¿no es cierto?

—No te confundas, esta conversación no ocurre sino en tu mente. Soy una representación de tus perversiones, por eso voy vestida de enfermera y de vez en cuando dejo entrever mis senos. Por eso mismo se han dilatado tus pupilas y estás tan excitado. ¿Entiendes?

—Sí.

Decididamente, Elíseo había navegado por el lado más siniestro de la red, del que no conservaría más que una huella primaria, instintiva. Sin el menor pudor y sin palabras, dejó que 223 se despojara del uniforme y se soltara el cabello.

—¡Sí, sí, sí…!


La semana que viene volverá el Relato Caleidóscopico de la mano de Jordi Rosiñol, para preparar las entrevistas de La Buhardilla de Tierra Trivium con las que conmemoraremos el 8 de marzo.

Publicado el Deja un comentario

La triste pero breve vida de un cigarro

La triste pero breve vida de un cigarro

addiction-adult-black-and-white-301292

Permanecía en silencio, con el cigarrillo olvidado en sus labios temblorosos. El furioso viento lo fumaba por ella. Dos gruesos ríos encharcaban el maquillaje de sus mejillas. Lloraba sin pronunciar ningún sonido. Sin aspavientos. Lloraba muerta en vida. Era un llanto enigmático, mudo, casi anónimo.

Recordó cómo Mimi, durante años, se expresó con tanta seguridad en sí misma que la creyó. Siempre habló mucho, pero nunca dijo nada. Igualmente, se tragó sus mentiras.

Observó, con el aire otoñal bailando en estado salvaje junto a su pelo castaño, cómo su otra mitad se alejaba cada vez más calle arriba. Así veía su futuro en aquel momento: cuesta arriba.

Se sacó de la boca lo que quedaba del cigarro y lo arrojó al suelo con furia, apuñalándolo hasta la muerte con el tacón de su zapato. Con el otro pie pisó su propio corazón, que Mimi había dejado resbalar hasta el suelo. Entonces empezó a llover. Cayó en la ciudad un chaparrón de recuerdos en forma de afilada y afónica llovizna. Las nubes escondieron el cielo. Llenaron el día de oscuridad. Era algo más que negro, parecía el antónimo de la luz. El agua acabó por enterrar los restos del pitillo, poniendo punto y final a dos historias de amor que empezaron donde lo hacen todas: en los labios de alguien especial.

 

Gracias a Tierra Trivium por abrazar mis letras.

Publicado el 1 comentario

Hypatia de Alejandría en Mujeres más allá del tiempo y la historia

Drawn by Jules Maurice Gaspard (1862–1919) - Elbert Hubbard, "Hypatia", in Little Journeys to the Homes of Great Teachers, v.23 #4, East Aurora, New York : The Roycrofters, 1908 (375 p. 2 v. ports. 21 cm)

Mujeres más allá del tiempo y la historia

HYPATIA DE ALEJANDRÍA

Drawn by Jules Maurice Gaspard (1862–1919) - Elbert Hubbard, "Hypatia", in Little Journeys to the Homes of Great Teachers, v.23 #4, East Aurora, New York : The Roycrofters, 1908 (375 p. 2 v. ports. 21 cm)

Hoy vamos a hablar de una mujer que llegó al gran público de la mano del director español Alejandro Amenábar y su película Ágora. Pero de nuevo, lo vamos a hacer con ojos de mujer y vamos a partir con lo que dijo de ella Sócrates Escolástico:

«Había una mujer en Alejandría, que se llamaba Hypatia, hija del filósofo Teón, que logró tales alcances en literatura y ciencia, que sobrepasó en mucho a todos los filósofos de su propio tiempo»

Y de nuevo surge la pregunta, si hubiera sido hombre, las turbas encendidas por Cirilo, acusándolos de bruja, como no, que había embrujada a Orestes, prefecto de Alejandría, la hubieran asesinado de la cruel manera que lo hicieron, despojándola de su ropa como primer paso, para asesinarla y posteriormente quemarla.

Si hacemos un repaso de la historia, probablemente no, pues son muchas las mujeres que al despuntar en cualquier ámbito, terminaban muertas bajo una acusación u otra.

Pero como en todos los casos, su muerte física, no implicó su muerte para la posteridad, todo lo contrario, y de ella se ha escrito y hablado mucho, aunque hay muchos claroscuros en su vida como científica y muchísimos más en su vida personal, de nuevo, como la semana pasada, realidad y ficción se mezclan, para darle forma al personaje.

En el caso de Hypatia, no se está seguro ni de su fecha de nacimiento, que en principio se databa en el 370dc, pero si se compara con la de uno de sus discípulos más cercanos hay que atrasar la hacia el 355dc aproximadamente.

Hypatia, bebé de las fuentes de su propio padre Teón, matemático y astrónomo de la Biblioteca de Alejandría, y colabora con él en sus trabajos, e incluso en algunos de ellos, hay dudas sobre quien es el autor de ciertas afirmaciones y teorías.

¿Cómo colaboró Hypatia? Pondremos algunos ejemplos; en el campo de las matemáticas, ayudo a su padre a revisar la obra de Euclides, y escribió El comentario de la aritmética de Diofanto, que dio un impulso definitivo al álgebra, con la creación de unos signos matemáticos que simplificaban y utilizaban las operaciones y cálculos

En el campo de la astronomía, no está claro si sólo colaboró con su padre, que estudió la obra de Ptolomeo en trece libros, o si hay aportaciones propias, llegándose a comparar la letra, que tampoco ha podido llegar a esclarecerlo, aunque hay fuentes de diversos cronistas que dicen que sus estudios y aportaciones superan a las de su padre.

Pero quizá, lo más destacable, y lo que la llevó a la muerte, y que conocemos a partir de las cartas de Sinesio, Es que perteneció a la escuela neoplatónica, cuyas ideas parten de los pitagóricos.

Para resumir, diremos que para esta escuela, los números eran el centro de todo, lo que ponía orden al cosmos en general, los fenómenos eran una forma en que se reflejaban los números. Las matemáticas encantaban la perfección y eran su guía moral. El pensamiento y no la observación eran la forma de ampliar el conocimiento.

En la comunidad pitagóricos las relaciones se establecían a través de la amistad, no estaba jerarquizada y todo el mundo tenía cabida, ya que todas las personas tienen la misma alma.

Los pitagóricos, fueron los primeros en colocar la tierra alrededor del sol, un gran paso para la época, que se perdería en el oscurantismo medieval y se recuperaría con Copérnico.

Hypatia siguió todas las teorías neoplatónicas y sus alumnos eran de todo tipo sin importar clase, proveniencia o religión.

Pero en el año 412, con la elección de Cirilo como obispo de Alejandría, empezó el principio de su fin. El enfrentamiento entre el mundo abierto al estudio y teorías y religiones de Orestes, chocaba de frente con el fanatismo de Cirilo que atacaba a todo aquel que no fuera Cristiano, y aunque hubieron protestas por su nombramiento, este poco a poco urdió su trama para acabar con el mundo de la razón, el saber y la libertad religiosa e imponer su criterio, e Hypatia, que según él influía sobre todos los cargos civiles, fue el centro de todas sus acusaciones, y empezó la campaña de bruja peligrosa, que practicaba la magia negra y había embrujado a Orestes.

El final ya lo conocemos, de nuevo la mujer muerde la manzana y es la culpable, y tras la muerte de Hypatia, que sencillamente se encontró en medio de la lucha de dos poderes, el de Orestes y el de Cirilo, no entre paganos y cristianos, y así cayó víctima de dos mundos, que a día de hoy todavía perviven y digamos que conviven, el de la razón y el de la fe, lo que nadie puede poner en duda, es que con el triunfo de los fanáticos de la fe, empezó un periodo muy oscuro de la humanidad, sobre todo y como siempre, para las mujeres, que pasaron de poder ser sujeto a objeto, la Edad Media.


Por Nuria Barnés