Publicado el Deja un comentario

Rosa sobre blanco: El palacio del Sueño

Una semana más Rosa García-Gasco nos trae un nuevo poema, esta vez sobre un lugar al que todos acudimos cada noche, El palacio del Sueño.

El palacio del Sueño

Hay una cueva en un profundo retiro,

monte hueco, morada secreta del Sueño vago…

Ovidio, Metamorfosis, XI 592-3
Umbrales encharcados de neblina,
jirones de negror velan los ojos
de todo el que se allegue.
Ríos que ni al susurro más callado
se atreven. Sus corrientes silenciosas
estrechan el palacio,
huecos salones que la luz condenan.
Muy hondo, en el país de los cimerios
los Óniros habitan.
No va a cantar el gallo ni la lengua
humana a profanar la siesta sacra.
Hasta las piedras duermen.
Adormideras brotan y el Olvido
riega con sus meandros las paredes
del cuarto en que dormitan
los seres que han cruzado al otro mundo
por descuido, adheridos a las redes
de araña de los sueños.

Por Rosa García-Gasco

Publicado el Deja un comentario

Rosa sobre blanco: Resurges

Inauguramos el año con Resurges, un poema de Rosa García-Gasco, a modo de declaración de intenciones para este 2020 que ya no es de ciencia ficción y en el que habrá que seguir luchando contra la violencia sobre las mujeres.

Resurges

Te presto mi garganta para que resurjas,
te presto el agua cuando estés sedienta.
El correr de los ríos,
el delta de las fuentes,
el oxígeno exótico de las selvas.
 
Y cuando vuelvas a gritar tu nombre,
a gritar claro quién eres
-yo soy, yo existo, brillo, luzco-,
y tu cabello sea
los rayos de otro sol que se despliegue,
y cuando tu voz baile
la música de la corriente,
se le unirán todas las voces
-hermana, yo te creo,
hermana, no estás sola-,
y cuando emerjas de un silencio antiguo
y sacudas el agua de tus alas,
entonces
-yo soy, yo existo, brillo, bailo,
grito, ilumino, descompongo,
quemo el miedo, aniquilo
la mano que me asfixia-,
resurges
y el miedo es, al fin, como un espectro

hecho de aire y de nada.  

Por Rosa García-Gasco

Publicado el Deja un comentario

Rosa sobre blanco: La noche en que se quebró la luna

Esta semana Rosa García-Gasco nos trae un poema sobre la perdida de la inocencia.

La noche en que se quebró la luna

 Tú me llevabas de la mano aquella noche,
pero se te quebró la luna entre los dedos.
Puede que fueras a ofrecérmela
para que la guardara en la buhardilla
como un candil,
debajo de las fotos cenicientas.
Yo, a cambio, te daría
mi silencio de niña,
los dientes apretados,
unas mejillas blancas
y un amor al abordaje.
Querías regalarme la luna
para tapar con ella tu silueta monstruosa,
señor de laberintos y de hachas.
Y yo, que no era nadie
-una niña, una sombra, pies inquietos
tal que la pólvora-,
y yo, que no tenía en mis entrañas el descaro
de una Afrodita Urania,
me quedé gris, transparente,
allí, tendida,
en tu diván de aprisionar incautos
que devoran semillas porque aspiran
a no ser más mortales.  

Por Rosa García-Gasco

Publicado el Deja un comentario

Rosa sobre blanco: Bella durmiente

Esta semana en Rosa sobre Blanco tenemos un nuevo poema de Rosa García Gasco con aires de cuento de hadas de una Bella durmiente en el siglo XXI.

Bella durmiente

 Despertaste en la ciudad
de la noche hecha de miles.
Veinte años arañados en la carne.
La casa olía a limpio y las cortinas
a soledad. Octubre
no venía acuoso como antes.
Por las aceras caminaban
dioses del inframundo, cucarachas,
cambios climáticos, efectos
invernaderos que abrazaban
una muerte pequeña en cada esquina.
 
Allí estaba tu figura hecha de puntos
suspensivos y goteras.
Al otro lado, pared por medio
un loco insulta a gritos a tu sombra.
Allí estaba la rutina, disfrazada
de guadaña o media luna.
Ya no estaba mi sonrisa de aspirante
a todo, ni aquel peinado
de niña bien con hoyuelos.
 
Pero estaba aquel aroma a madera tratada.
Estaban los cuadernos, cien, a medias.
Dedos cansados
que siguen mal el ritmo de un disco de rock sucio.
 
Luego, también estaba
la impresión de haber dormido
diez mil inviernos. 

Por Rosa García Gasco

Publicado el Deja un comentario

Rosa sobre blanco: Procne y Filomena

Una semana más Rosa García Gasco nos acompaña con un nuevo poema en su sección Rosa sobre Blanco, y sin más dilación os dejo con Procne y Filomena.

Procne y Filomela

 De silencio están tejidos los tapices
de su cuarto. Cuando canta
va arrancándole la piel a tiras el recuerdo
y la noche le desgarra la garganta.
Golondrina insomne,
rota, tartamuda.
La pared de Procne
construida de pedazos de inocencia
se derrumba con el moho de los siglos
que enraízan los barrotes de su jaula.
Bajo el sol se vuelven rejas y cuchillos
los hilos que bordan
tiempo a trompicones.
Procne ya ni llora.
 El espejo está agrietado de mil rostros. 
Filomela, en una huida que no acaba,
y tras ella, la jauría deseosa
de llevarse el último jirón de voz que guarda
en su vestido
de silencio viejo,
ruiseñor dormido. 

Por Rosa García Gasco

Publicado el Deja un comentario

Rosa sobre blanco: Tras la noche, II

Esta semana completamos la publicación del díptico Tras la noche de Rosa García-Gasco, y sin más que añadir doy paso al poema.

Tras la noche, II


Un amanecer tratamos
de empujar el horizonte
con todo el brío
de nuestro aliento.
No cayó. Su luz rosada
era segura. Era cierta.
Fuimos eternos
tras esa noche
que nos hizo emborracharnos
de albas y aromas. Los otros
sólo reían
de nuestra hazaña
–pequeños cíclopes ebrios-
frustrada, porque quisimos
tumbar la aurora,
aunque era firme
su luz tan falsa.
 
Ha roto el alba, ya nunca
vamos a ser infinitos.
El mundo es de cartón piedra.
¿Qué habrá detrás
de aquella noche?
Un soplo leve, una nada,
máscaras huecas.
Luego, el abismo.

Por Rosa García-Gasco

Publicado el Deja un comentario

Rosa sobre blanco: Tras la noche, I

Esta semana publicamos el primero de dos poemas titulados Tras la noche y que conforman un díptico, así que sin más preámbulos os dejo con el poema de Rosa García-Gasco

Tras la noche, I


¿Qué habrá detrás de la noche
cuando los dientes del aire
van mordiéndote los dedos
de las manos? ¿Y qué habrá
detrás de la noche cuando
los reptiles hablan? ¿Brotan
las primeras gotas grises
de un rocío que envenena?
¿Qué habrá después? ¿Hemos visto
las manos azafranadas
de alguna diosa o los huesos
que van cerrando los ojos
vacíos de los que mueren
al fondo de las mareas?
 
Negra frontera la noche,
que guarda abismos azules. 

Por Rosa García-Gasco

Publicado el Deja un comentario

Rosa sobre blanco: Hipnosis de sofá

Ya tenemos aquí un nuevo poema de Rosa García-Gasco

Hipnosis de sofá

Te añoro algunas noches sólo algunas);
en las de marzo pica la nostalgia.
Tu risa mordisquea los aromas
furtivos del pasillo, 
Te oigo corretear por los rincones
huyendo como un eco
de tabaco distante.

El calor amarillo de tus manos 
en el mito y el logos de mi frente
como después de un trance regresivo;
los labios que besaron
labios que se incendiaban en lo oscuro
rompiendo como lunas 
verticales el cielo.

Marzo me tiene insomne.
Demasiado te añoro
y demasiadas veces.

Me duermo y me despierto y te echo en falta;
luego me agujerea
a golpes de periódico la prosa
y un vacío traslúcido en el vaso
sumerge en la resaca mi cerebro.

Por Rosa García-Gasco

Publicado el Deja un comentario

Rosa García-Gasco presenta Rosa sobre blanco

En esta segunda semana de la Revista Tierra Trivium seguimos presentando novedades y hoy toca la nueva sección de Rosa García-Gasco titulada Rosa sobre blanco que se alternará los miércoles con Los cuentos del bardo de Josep Salvia Vidal. Y sin más presentación os dejo con el primero de sus poemas.

El despertar de Alcíone

Silbaron en sus sienes de mañana 
el ábrego y el bóreas feroces;
encaramada al filo del escollo,
la ropa desgarrada en la borrasca,
Alcíone mastica su zozobra:
quiere surcar el velo de su llanto,
volar a los despojos que la arena
tritura en torbellino, a dentelladas.
«¿Así, querido Ceix, a mí retornas?»
murmura, y busca en la mejilla inerte
aroma a vida y a latir y a sangre.
Pero la sal se lo ha llevado todo;
las algas se instalaron en sus ojos.
Se han vuelto puerta abierta para el alma
los fríos labios que la esposa besa.
Lágrimas y cabellos arrancados,
hasta su amor de tempestad henchido
se escapan en las garras de las aves.

(Mutada Alcíone en tormenta y nada,
sueña que incuba siglos de silencio).

Por Rosa García-Gasco