Publicado el Deja un comentario

Poesía sin títulos: Oye

Esta semana Alberto Morate nos trae un poema de amor que dice muchas cosas en muy pocas palabras y que seguro que os hace pensar en la persona amada. Y os dejo disfrutando de Oye.

Oye

Oye,
escucha las palabras que te escribo,
las sentirás en un poema,
te están hablando al oído
y a la entrepierna.
Te esperan también entre mis dedos
y que tu piel las vea.
Te están diciendo
que fundidos los dos en las sábanas
no hay fronteras, ni horizontes,
ni tampoco hay que buscar respuestas.
Hablan para mirarte desnuda,
para inventarte, si no existieras, en cada beso,
para sentirte y que me comprendas.
Escucha mis ganas,
no paran de decirte
que me quieras.

Por Alberto Morate

Publicado el Deja un comentario

Poesía sin títulos: Habito en un verso

Esta semana Alberto Morate nos trae otro de sus poemas Habito en un verso y sin más preambulos os dejo con la poesía.

Habito en un verso 

En el de tus brazos 
y en el de tus silencios.
En el verso de la luna 
y el viento,
en el desierto de palabras
cuando huyen lejos.
En el verso vacío y  perdido
que muchas veces no encuentro.
Vivo en el verso de la historia cotidiana,
el de los sustantivos y los desconsuelos,
en el del asombro 
y en el del descubrimiento.
Quisiera que fuera siempre el del talento,
pero no tengo
pertenencias, me alimento de sueños.
Quiero que mi verso
tenga la fuerza de tus besos
y que con su lectura
tu corazón 
se acelere
y provoque nuestro encuentro. 

Por Alberto Morate

Publicado el 1 comentario

Poesía sin títulos: A todas las mujeres

Esta semana Alberto Morate nos trae un poema dedicado a todas las mujeres, para hacernos reflexionar como sociedad.

A todas las mujeres

A todas las mujeres
que por la noche van a oscuras
y oyen el silencio de corazones acelerados.
Aquellas sin edad
y con pasado denostado.
Las que han roto más de un plato
y en el espejo se descubren cada día
cicatrices de lágrimas que caen despacio.
Las que no se hunden en el mar de un portazo,
y quieren y sienten,
y se acercan aunque llueva,
y pretenden que el aire libre no solo sea el respirado.
Las que nacen sin lengua
y el viento las ayuda a gritar alto.
A las mujeres de brazos enormes
que aman, que recuerdan, que musitan entre labios.
Las que dicen aquí estoy,
te estaba esperando.
Mujeres árbol
que dan sombra y paz
y arraigo.
Que no disimulan el llanto.
Que son capaces de besar
con la misma efusión que dicen ¡basta!
Y las que esperan, desgraciadamente, el zarpazo.
Calvario de caminos desandados,
canciones que son rezos,
la sangre en moratones de los costados.
A las mujeres que dan su pan,
que dejaron su juventud en un armario cerrado.
A las mujeres que son capaces de mostrarse desnudas
en el frío de la memoria
y mostrar pasión, fuego, tormenta.
Que defienden su identidad,
su tiempo, su casa.
Que escriben con desamor una página en blanco.
 Mujeres madres,
volcanes, flores, aire, espuma, roca,…
Todo cabe en ellas
y siempre tienen un beso en los labios.
A todas las mujeres
prisioneras de un corazón equivocado.
Capaces de elevarse
entre enfermedades y sobresaltos.
Las que hablan claro,
que no callan, aunque su nombre sea ¡ay!
y vuelven a intentarlo.
Siguen pasando los años
y seguimos hundiendo las manos en la niebla del maltrato,
en el horror indemne de un energúmeno desgraciado.
Salgamos juntos de las manos
a defendernos no, a hacer frente a frente,
cuerpo a cuerpo, lo que quieren arrebatarnos,
la libertad de sentimientos,
la necesidad de amarnos.
Maravillosa mujer viva
no te resignes,
no te quedes esperando,
serás la vibrante respuesta luminosa
de un relámpago.
Que tu voz, tu cuerpo, tu sonrisa,
suenen y resuenen
por encima de los sueños
que estás esperando.

Por Alberto Morate

Publicado el 1 comentario

Poesía sin títulos: Carta a los Reyes Magos de Oriente

En este primer jueves de 2020, Alberto Morate nos trae su carta a sus Majestades de Oriente confiando en que les de tiempo a traernos lo que les pide.

Carta a los Reyes Magos de Oriente

Queridos Reyes Magos que venís de Oriente: 
No sé si llegáis de Oriente Próximo, de Oriente Medio o de Oriente Lejos,
pero sé que recibís encargos cargados de deseos.
No sé quiénes sois ni por qué hacéis eso,
pero yo aprovecho y os quiero decir todo esto:
Si sois capaces de hacer que los niños de Occidente se ilusionen,
¿por qué no hacéis lo mismo con los vuestros?
He mirado en un atlas, y he intentado saber cuál es vuestro pueblo;
¿será Afganistán, siempre en terribles conflictos bélicos?
No lo creo
¿Será Arabia Saudí, donde hay gas y petróleo, oro, carbón y hierro?
Pero allí son musulmanes, ¿por qué irían a llevar regalos a Jesús el Nazareno?
¿Seréis armenios?
Pero allí son pobres, y con pocos recursos naturales, no lo entiendo.
¿De Irán, de Irak? Me temo que no, de momento.
¿Acaso de Israel o Palestina, con un odio perpetuo?
¿Sois de Pakistán, de Siria, de Turquía, o de Kuwait?
Kuwait es rica y tiene monarquía, a lo mejor es eso,
¿o venís todavía de más lejos?
De China, de Japón, de Tailandia, de Taiwán,
que es de donde fabrican muchos pequeños electrodomésticos.
¿O acaso procedéis de países poco conocidos y más pequeños?
De Uzbekistán, de Qatar, de Omán, de Brunei,...
¡Y qué más da! Ahora lo pienso,
así mantenéis mejor el misterio,
es preferible guardar el secreto.
Pero, ¿por qué solamente venís cada seis de enero?
No quiero ser abusón, ni mal educado, ni pidón,
pero si sois magos,
¿por qué no traéis la paz al mundo entero?
¿por qué no repartís mejor los beneficios?
¿por qué no conseguís que no haya más enfermos
de inanición y desaliento?
No quiero meterme en lo vuestro,
pero entre vosotros y Santa Claus,
ayudados por los poderosos gobiernos,
quizá el mundo fuera uno solo,
y no habría primeros y terceros.
Me despido con respeto,
un beso.

Por Alberto Morate

Publicado el 1 comentario

Poesía sin títulos: Villancico de Buenos días

Esta semana empiezan a asomar por la Revista de Tierra Trivium las navidades. Así que hoy Alberto Morate nos trae un villancico.

Villancico de Buenos días

Buenos días,
sin obligaciones dichas,
buenas tardes,
que no sean vacías,
buena luz haya en el mundo,
que nadie se quede sin refugio,
sin trabajo, sin comida.
Buenos días de compañía,
de no sentirnos solos,
ni tener miedos,
ni sentir apatía.
Saludos de olas
de mar, y de holas de cada día,
de abrazos a mediodía,
sonrisas extendidas.
Buenos días de miradas y silencios,
de encontrarnos,
de recuerdos,
de ayuda al que lo necesita,
de conciencia solidaria,
de permanente alegría.
Buenas noches
de luces y estrellas encendidas,
de susurros,
de resplandeciente navidad no consumista.
Buenas noches en familia,
noches de sueños y risas,
noches buenas de tolerancia,
de aceptación, de paz,
de escucha y empatía
Noches y días de igualdad,
donde se proclame
una solidaridad infinita,
donde no haya fronteras ni odios
y entre todos habitemos
la tan deseada tierra prometida,
y que esta sea cercana
y que sea tanto tuya como mía.
Buenos días, buenas noches,
mis mejores deseos
en esta humilde poesía.

Por Alberto Morate

Publicado el 1 comentario

Poesía sin títulos: Esto es la palabra

Esta semana Alberto Morate nos trae un poema sobre la palabra.

Esto es la palabra

Esto es la palabra 
la que se pronuncia despacio,
la que queda en el aire flotando,
la que se esconde en tu cuello,
la palabra que te quita el vestido,
la que es solo aliento,
palabra que se desliza en tus sentidos,
que puede ser verso o beso.
Esto es la palabra del acercamiento, 
la de los libros próximos, 
la que se lee y escucha en la piel de tu cuerpo.
Es la palabra de los poetas íntimos, 
pero también de las tormentas y los huecos,
la de la audacia absoluta,
la de los juglares de otros tiempos.
La palabra hecha de cicatrices y caricias,
la que sueña contigo,
la que pronuncian los árboles abatidos por el viento,
la palabra hecha de lágrimas,
la de la luna llena,
la del mar coqueto,
la palabra agazapada en la noche,
la de los corazones inquietos.
Esta es la palabra del agua,
la que mis dedos recorren por tu espalda,
que pueda descender a los infiernos.
Palabra de amor y de fuego,
bajo las sábanas y sin miedos
Esto es la palabra, 
esto es el verso,
esto es la poesía, 
la que pide Blas de Otero.
Esto es la palabra 
de todos los poetas
del universo.

Por Alberto Morate

Publicado el 1 comentario

Poesía sin títulos: Mujer y poesía

Esta semana Alberto Morate nos trae a unas cuantas poetas en Mujer y poesía, en un bonito homenaje a todas ellas, las que están y las que se perdieron en la memoria del tiempo.

Mujer y poesía

 Desde Dulcinea a Gloria Fuertes
siempre una sonrisa conspicua.
Muchas veces el cuarto de la plancha,
Rosalía de Castro bajo los laureles,
Alfonsina Storni y la espuma del mar que salpica a Pizarnik
mientras baila Frida.
 No quiero callarme decía María Teresa León
y sor Juana Inés no rezaba, escribía.
Gabriela Mistral enseñaba a Neruda recordando a Safo sin túnica ni zapatillas,
Silvia Plath que no quería hablar con Dios
y más tarde se rompía como campana de cristal
para que le cantara Violeta Parra con su guitarra,
posiblemente versos de Ernestina.
 Siempre su presencia a oscuras,
Concha Méndez proclama vivir libremente para ser poeta, actriz, pintora, o ama de casa,
pasear con Josefina, leer a Ángela, tener la sensibilidad de Blanca.
 Mujeres poetas que hablan, gritan y no descansan
aunque se llamen Macarena, Isabel o María.
 No puedo nombrarlas a todas,
a Olvido García Valdés, a Pardo Bazán, a Wallada,…
 Mujeres poetas que me señalan la luna,
que marcan mi camino,
que siempre me hablan,
que me dicen que no me crea nada,
que van un paso por delante,
y todas las que hoy me comparten su amistad
a través de poemas
aunque no me conozcan de nada.

Por Alberto Morate

Publicado el Deja un comentario

Poesía sin títulos: Has dejado tu firma

Has dejado tu firma

 Has dejado tu firma
en mis sentidos
cuando pasabas la uña
por mis lunas.
Conseguiste que mi sangre
se agolpara en un punto fijo
y que mis gemidos
fueran un estribillo repetido.


Has abierto mi apetito,
mi sed de besos y caricias,
me has hecho sentirme
alguien querido.


Me has mostrado tus encantos
dejándome embelesado
y expuesto totalmente
a tus designios.


Me has desafiado
como poeta amante
diciéndome que en tu piel
podía escribir un manuscrito
y entonces, dentro de ti,
te he recitado el mejor verso,
y eso solo ha sido
el principio.

Por Alberto Morate

Publicado el Deja un comentario

Poesía sin títulos: Encadenado estoy por un soneto

Es semana Alberto Morate, como ya habréis adivinado por el título, no trae un soneto. Así que sin más preámbulos os dejo con el poema.

Encadenado estoy por un soneto

 Encadenado estoy en un soneto
mas no por las palabras y la rima,
es más una cuestión de autoestima,
lo que me tiene preso es tu secreto.

Porque a tus directrices me someto
aun a riesgo de hacer que me deprima.
Si no dices nada me desanima,
sin saber salir de este parapeto.

Me has dejado encerrado sin consuelo,
miras con indiferencia y no sientes
y te pido: déjame alzar el vuelo.

Mientras que tú sonríes entre dientes
diciendo, «no amor no te encarcelo,
eres tú el que sin pudor siempre miente».

Por Alberto Morate

Publicado el Deja un comentario

Poesía sin títulos: Indignados

Esta semana Alberto Morate nos trae un poema que resulta oportunamente actual en este ambiente postelectoral que nos invade.

Indignados…

…Por los árboles que han talado porque producen alergia a sus señorías
…Por los que se hacen el tonto cuando son pillados, in extremis, habiendo sacado cientos de miles de monedas de plata después de haber vendido a su maestro
…Por las corbatas y los trajes azules que impecablemente alguien regala
…Por esa mujer que se cree alguien y solo es el rostro de un monigote que se cree alguien
…Por aquellos que un día salieron elegidos y ya su sonrisa despectiva no se borró de sus labios
…Por esas peroratas infames que hacen que nos chupen la sangre y encima nos gritan desde la grada «que se jodan» mientras aplauden
…Por el bombardeo tremebundo de prohibiciones y amenazas impidiendo la sonrisa, cortándonos las alas
…Por la prosa famélica de promesas y engañifas que solo se creen ellos delante del espejo por las mañanas
…Por la industria envenenada donde altos cargos no producen nada
…Por los hospitales reconvertidos en hoteles de lujo con maîtres de bata blanca
…Porque el otoño nunca se acaba y da paso a una primavera artificial de isidros y mesnadas
…Por los medios de comunicación que interpretan lo que les viene en gana
…Por el afán de protagonismo de sombras envidiosas de autobombo y soberbia enlatada
…Por estas palabras
que no están sirviendo
de arma cargada de futuro
porque disparan balas
de paz
y eso les da igual
a los que mandan.

Por Alberto Morate