Charlas en La Buhardilla de Tierra Trivium: La idea

Vamos a empezar esta nueva etapa de la Revista Tierra Trivium redecorando nuestra querida buhardilla, llevando al desván los sillones de las entrevistas y llenando las paredes con pizarras que iremos llenando de cosas que os pueden ser utiles a la hora de escribir. En estas entradas de los lunes os contaré cosas que me han sido utiles en mi proceso creativo, pero no por eso os pueden servir a vosotros. Cada uno de nosotros es un mundo y hay gente a la que le brotan las letras de las manos en cualquier momento, hay gente que en un determinado momento deja de escribir, hay gente que solo puede escribir con unas condiciones muy concretas y otra que es capaz de olvidarse del mundo.

Y como antes de empezar a escribir un texto necesitamos una idea, una semilla de la que germinará el texto, me ha parecido muy oportuno dedicar esta primera charla, por denominarlo de alguna manera a como encontrar esa idea.

La idea

Esa idea que da origen a un texto, no tiene porque ser algo muy elaborado, simplemente tiene que ser la llave que os lleve a construir toda la historia. Hay autores que lo primero que tienen es el final, otros que es una escena en concreto, otros una sensación, en mi caso con cada texto ha pasado una cosa distinta e incluso que al cabo del tiempo varios textos inconexos han tomado forma y se han integrado como piezas de un puzle.

A la hora de buscar una idea para escribir un texto, lo primero que tenemos que tener en cuenta es si lo vamos a hacer por placer sin ningún tipo de limitación o estamos escribiendo para un concurso etc. que nos imponga unas restricciones de extensión, uso de una frase o de una temática. En esos casos os recomiendo empollaros las bases y buscar la idea más descabellada que se os ocurra, si quereís destacar esa es la forma de hacerlo, huid de lugares comunes o darles una vuelta de tuerca a los mismos. Y sobre todo no imiteis la forma de escribir de vuestro escritor preferido, alguna vez podrá colar pero si en un concurso literario se dan cuenta vuestro texto perderá muchos puntos.

Una vez que tenemos claras las condiciones del texto o hemos decidido enfrentarnos a una historia sin ninguna restrición y seguimos sin saber que escribir demos paso a la lluvia de ideas. Pensar que temas os gustaría tratar, situaciones que habeís vivido y que tiene posibilidades literarias, noticias de la prensa que os han intrigado, plantearos que habría pasado si, o simplemente pensar en lugares que podrían tener una historia detrás. Y si pese a todo esto seguis sin encontrar esa idea que os haga poneros a escribir, probar a escribir palabras sueltas en una pagina y despues escoger varias al azar. Tambien podéis usar los famosos Story Cubes, tengo que reconocer que tengo varios pero aun no los he usado.

En mi caso, las ideas han venido de lugares que he visitado, de escenas cotidianas, de jugar al que pasaría si, de buscar la forma de poner ciertos temas sobre la mesa sin miedo, de historias que he leido o simplemente de jugar con el lector y las ideas preconcebidas para en un determinado momento dar el dato clave que haga replanterse toda la historia.

Así que mi principal consejo es que abraís mucho los ojos, leaís mucho y no descarteís ninguna idea por ser descabellada.


Nos vemos en dos semanas para hablaros de programas informáticos que nos pueden ayudar a la hora de escribir una historia y no me voy a quedar en editores de texto.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0

Tu carrito

A %d blogueros les gusta esto: