Khandroma: Si hubiese sido un león

Tras los problemas técnicos de la semana pasada ya tenemos de vuelta con nosotros a Pilar Astray Boadicea con un precioso poema que cada vez en cada lectura nos descubre una nueva imagen un nuevo matiz y además esta semana tendremos en honor de que podremos disfrutar de Pilar Astray Boadicea recitando el poema en el vídeo que encontraréis al final del mismo.

Carta VIII del tarot (La Fuerza) que representa a una mujer vestida de blanco acariciando a un león tanto por la mandíbula como por el hocico.

Si hubiese sido un león

 Oscura y clara,
 como una ventana
 es mi forma de caer.
  
 Tras la herida, presumo de cicatriz.
 Te cuento cómo. Te haces niño.
 Te digo que fue un dragón,
 que yo corté su cabeza y robé su oro
 para dárselo a las ratas.
  
 Hubiese tenido más compasión con un León,
 porque es la marca de mi casa,
 porque siempre está hambriento.
 
 Porque arrebatar su diente de sabiduría
 para adornar una corona
 hubiese sido pecado. «El coraje del León
 es la sabiduría de Dios» dijo Blake.
 Pero yo maté a un dragón, mi amor.
  
 Sansón robó las abejas y la miel,
 nosotras acariciamos su dorada melena.
  
 Si hubiese sido un León,
 hubiese dicho: nuestra bestia, mi bestia.
  
 Mi fuerza. La dama abre la boca del León,
 le enseña a hablar.
 No se opone a su fiereza.
 Contempla cómo brama y se enfurece.
  
 Mientras Hércules forcejea
 nuestras manos palpan el sol
 y lo apaciguan.
  
 Nadie merece ser domesticado.  
 ¿Cómo podríamos creer nosotras en un Dios
 que nos viola?
 Yo no soy un cisne,
 ni una virgen cazadora.
 Soy la gitana dormida.
  
 Si hubiese sido un León,
 hubiera rugido alrededor de él
 toda la noche. 

Por Pilar Astray Boadicea

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0

Tu carrito

A %d blogueros les gusta esto: