Khandroma: El entierro de Adán

Como os comentaba ayer, esta semana hemos tenido que alterar los días de publicación de las entradas y hoy publicamos la entrada de Pilar Astray Boadicea que habría tocado el martes pasado. En este caso un poema como todos los suyos cargado de simbolismo y que da titulo a su próximo poemario.

 En esta pintura al óleo J.M. Collier nos presenta a una joven y hermosa Lilith. Un ser de formas sinuosas, de pecaminosa sensualidad que palmo a palmo nos muestra su tez blanca, su rojiza y abundante melena. Desnuda en la soledad del bosque y con un gesto erótico abraza a la serpiente, parece querer fundirse con ella, la joven deja que el reptil rodee todo su cuerpo y tape su sexo, en su gesto parece alcanzar el éxtasis. La composición del cuadro es vertical, perteneciente al estilo prerrafaelino observamos como en el cuadro la figura destaca sobre los tonos oscuros empleados en el fondo. (https://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Lilith_(John_Collier_painting).jpg)
Lilith (John Collier, 1892)

El entierro de Adán

Días antes de partir asesinaste un ciervo.
Su cuerpo golpeó contra el cristal:
yo sentí que algo en mí se partía:
crecía un abismo por mi nuca
como una trenza salvaje y despiadada.

Días antes de partir una llave oscura, desvencijada
nos había encontrado
con las palmas abiertas.

El rostro del demonio 
herrero tan familiar
como la mesa de la cocina.
Olía igual, madera vieja,
sacrificada tarde.

Días antes de partir
predije una carretera infernal como una línea.
Solo trazaría castigos infinitos.

Días antes de la noche 
amenazaste con acelerarnos:
«Todo parecería un accidente».
Ya había visto sobrecogerse
al niño que fuiste
como un ángel de ojos ciegos.

Días antes de partir
yo, Adán,
ya te había matado.

Por Pilar Astray Boadicea

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0

Tu carrito

A %d blogueros les gusta esto: