Khandroma: Tres mujeres

Para esta segunda entrada de Khandroma, Pilar Astray Boadicea nos trae un poema que es casi una primicia ya que se publicó en la Antología 52 semanas de Entropía Ediciones. Y es un poema en el que todos y sobre todas las que hayan vivido en un piso nos podemos ver reflejados y sin más preámbulos os dejo con Tres mujeres de Pilar Astray Boadicea.

Cortinas blancas con una planta en el antepecho de la ventana.

https://pixabay.com/es/photos/cortinas-decoraci%C3%B3n-interior-planta-1854110/ https://pixabay.com/es/users/pexels-2286921/

Tres mujeres

A veces pienso en mi vecina.
 Sé que es una señora mayor.
 Yo escucho cuando ve “Sálvame” porque nuestras paredes son una mierda.
 Ella me escucha llorar porque a veces la vida lo es.
  
 Sin embargo en el pasillo nunca nos decimos nada.
            -        Buenas tardes.
            -        Hasta luego.
 Al llegar a casa compartimos una intimidad sucia que no desearíamos tener.
 Yo sé que ella sabe de mis luchas.
 Ella sabe que yo sé de su soledad.
  
 También me ha escuchado hacer el amor,
 Recitar,
 Buscar personajes,
 Leer en voz alta,
 Llamar a mi madre,
 Reírme
 y volver a llorar.
  
 En la pared del salón tengo otra vecina que llora casi más que yo.
 Es una chica joven de la cual sólo sé su nombre, por confusión del cartero.
 Hay noches que la ansiedad del futuro y la soledad suenan a coro.
 Y parece que todas nos abrazamos,
 Limpiamos juntas los trapos sucios.
 Tocamos la pared como quien se comunica en morse
 Y nos decimos que estamos aquí.
 En la otra celda.
    
 A la mañana siguiente volvemos con el pan,
 Bajamos la basura
 y nos saludamos, dignamente,
 como si no nos conociéramos de nada.

Por Pilar Astray Boadicea

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0

Tu carrito

A %d blogueros les gusta esto: