fbpx
Dos manos una de adulto y otra de niño tocandose por los dedos indices como en la imagen de la capilla sixtina. https://pixabay.com/es/photos/alinear-los-dedos-dedos-%C3%ADndices-71282/

Rosa sobre blanco: Más feliz, más alta, más lejana

Un miércoles más tenemos aquí a Rosa García-Gasco con un nuevo poema de la experiencia de enseñar de hacer a cada uno de nosotros Más feliz, más alta, más lejana.

Más feliz, más alta, más lejana

(Para P., E., B, C., P. y A.)

 No esperes que me rinda nunca.  
 Pienso llevarte de la mano donde
 puedas abrir los ojos con sorpresa nueva
 y absorbas el milagro de los días.
 Donde tu risa alivie el desencanto,
 las prosas en exceso, el ser adulto,
 el comportarse como algún dios manda,
 la cara monocroma del invierno.  
 Pienso guiarte con mis pasos donde
 se nos olvide que otros se lo pierden
 -empeñados en los rostros serios
 y en las alarmas puntuales-;  
 digo el asombro, la alegría, el loco
 placer de andar ganando las batallas,
 de superar un reto y algún otro. 
 Y sólo cuando vueles sola,
 voy a soltarte. Remontarás entonces,
 más lejos, más feliz, y menos
 -perdóname, es que a veces
 es preferible la ignorancia-,
 pero más alta, desde donde puedas
 mirar el gran engaño,
 el circo terrorífico del miedo,
 al tiempo que te ríes de la prisa,
 saludas a la muerte
 y aprietas los nudillos del olvido.  

Por Rosa García-Gasco

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0

Tu carrito

A %d blogueros les gusta esto: