fbpx
Una marcara de bronce mirando por encima del espectador https://pixabay.com/es/photos/la-cara-m%C3%A1scara-la-cabeza-escultura-2528659/

Rosa sobre blanco: Cicatrices en el cielo

Esta semana Rosa García-Gasco nos trae un nuevo poema lleno de recuerdos y de nostalgia, con todos vosotros Cicatrices en el cielo de Rosa García-Gasco.

Cicatrices en el cielo

 A veces nos marchamos de los sitios
 y luego nunca regresamos.
 No ha habido nunca en el azul diurno
 una estrella fugaz. Ese arañazo sucio
 es de un avión. Su estela
 de suciedad desgarra los confines.
 A veces, los años los tritura
 horizontes de viento, rojo sangre. 
 Las horas que duraban demasiado,
 la infancia que después fue apenas
 una herida, un rasguño,
 la pata de un mosquito.
 La soledad cuando todos dormían,
 las mariposas de la siesta de septiembre,  
 una espera infinita.
 Las cosas que deseas en secreto,  
 gritadas a veces por el cuco.  
 Te marchaste muchas otras veces,
 antes de ahora.  
 Hiciste la maleta a toda prisa.
 Ni un adiós hubo, ni hasta luego.  
 Dabas por hecho las palabras,
 las ganas de alejarte para siempre.  
 Correr lejos,
 olvidar
 que «animum debes mutare,
 non caelum».  
 Como si el alma fuera mucho más que un soplo,
 una corriente, luz de fósforo, un relámpago
 en medio de la noche descarada. 
 Los siglos que otros viven,
 tú no los vivirás. No vivirás por siempre.
 La mayor parte de las veces
 no encuentras analgesia ni en kilómetros.
 Te llevas el dolor contigo.  
 Cambias tu cielo en carne viva
 por otro, lleno ya de cicatrices.   

Por Rosa García-Gasco

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0

Tu carrito

A %d blogueros les gusta esto: