fbpx
Una ventana de madera abierta de par en par

Los cuentos del bardo: La ventana salvaje

Esta semana para despedir septiembre nuestro bardo nos trae una nueva historia en la que objetos cotidianos no se comportan como debieran, con un final completamente inesperado. Con ganas de conocer la próxima historia de la casa de su juventud os dejo con La ventana salvaje de Josep Salvia Vidal.

LA VENTANA SALVAJE

Cuando yo era pequeño, había en mi casa una ventana que no cerraba bien. Era una ventana que se abría a la calle desde el final del pasillo, justo en frente de la habitación de mis padres, en una pequeña galería que servía de recibidor para las escaleras que subían o bajaban del desván. Aquella ventana siempre tuvo la manilla estropeada, medio atascada, y no había forma de cerrarla correctamente. Por mucho que mi padre la arreglara regularmente, aquella ventana indómita volvía a estropearse igual que una enfermedad crónica que sufría la casa. Los días que soplaba violento el cierzo, la ventana salvaje se abría de golpe haciendo picar sus hojas contra las paredes. En esos días vivíamos con un huracán alojado en casa, como un huésped hecho de aire, hasta que mi padre atrancaba la ventana con el mango de una escoba rota.

Aquella ventana indómita nos condenaba al frío de los inviernos que entraba por las rendijas para invadir nuestra casa como un ejército a la conquista de un país. El frío se pegaba al suelo y a partir de ahí se expandía inundando todas las estancias donde quedaba estancando, formando albercas, entre las patas de los muebles. Y a través de las fosas nasales se colaba el frío dentro de nuestros cuerpos para construir gélidas charcas en cada una de nuestras entrañas. Solo se estaba caliente cerca de la estufa de leña que libraba heroicas batallas contra aquella ventana declarada en rebeldía hogareña y el hielo que por sus rendijas se colaba libremente. A veces me sentaba delante de ella para ver cómo bailaban las llamas en su interior.

Durante muchas noches tuve pesadillas por culpa de aquella ventana cruel. Soñaba que la ventana se abría de par en par. A través de su obertura, se colaba reptando una serpiente de enormes dimensiones que se arrastraba por el suelo del pasillo hasta llegar a mi habitación. Entraba. Entonces la bestia se erguía a los pies de mi cama mostrando su enorme envergadura que llegaba hasta el techo de mi cuarto. Las escamas verdes de la bestia brillaban en la penumbra iluminadas por una luz blanquecina de la luna llena. Entonces la serpiente se abalanzaba sobre mí abriendo su grandísima boca de paredes rosadas para empezar a morderme primero en los pies, luego en las manos, después en la cabeza y finalmente en el sexo. Sus afilados dientes se clavaban a dentelladas que no podía esquivar de ninguna manera en la carne soñolienta de mi cuerpo. El dolor era desgarrador. Intentaba gritar pero de mi garganta, en ese momento estéril, no brotaba ningún sonido. Y me convertía, absolutamente indefenso, en la presa de aquella monstruosa serpiente que me devoraba en el silencio calmado de la noche. Y entonces me despertaba en mitad de la madrugada completamente empapado en sudor. Abría los ojos con miedo, sin querer mirar. La habitación estaba quieta, en calma, vacía de monstruos y serpientes de bocas rosadas. Luego comprobaba, palpando mi cuerpo, que mi anatomía estaba intacta, perfecta y a salvo. Después respiraba aliviado y solo entonces recuperaba la paz.

Un día, al regresar de clase cuando yo ya estudiaba en la universidad, escuché, al llegar a casa, ruido de obras. Subí las escaleras y encontré a mi padre al final del pasillo tapiando el hueco de aquella ventana salvaje con ladrillos. Había pastado cemento en un barreño que mi madre utilizaba para hacer la colada. Mi padre había cogido el barreño sin permiso, por eso ella estaba de pie, a su lado, con los brazos en jarras, refunfuñando en susurros porque tendría que comprar uno nuevo, mirando cómo él iba llenando el hueco. Las hojas acristaladas con la manilla estropeada habían desaparecido. Las imaginé, por un momento, tiradas, abandonadas a su suerte en algún rincón del desván igual que dos tiranas ya sin poder sobre sus súbditos. Cuando le pregunté a mi madre por la razón de aquella pequeña reforma inesperada, me contestó que se habían cansado del frío y de que una serpiente monstruosa entrara a través de la ventana para morderles en sueños mientras dormían.


Por Josep Salvia Vidal

Los cuentos del bardo, Noticias , , , ,

Written by Ignacio J. Dufour García

Madrid, 1984. Ingeniero Industrial por la Universidad Carlos III de Madrid. En 1998 obtiene un premio especial en el concurso literario de la Asociación Cultural El Molino, de Alpedrete, con el relato «Max y el país del centro de la Tierra». Entre octubre de 2007 y diciembre de 2007, realiza un curso de escritura creativa con Domenico Chiappe en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre 2010 y 2013, colabora en la organización de las semanas del Día del Libro de la Universidad Carlos III de Madrid. En 2013 publica varias reseñas en la revista ORSAI. En enero de 2014 colabora en la revista digital i3 de la Universidad Carlos III de Madrid con un artículo sobre su experiencia en los clubes de lectura. En febrero de 2014 participa en la antología El enemigo interior, de la editorial Playa de Ákaba, con el relato «¿Y quien es él?» En abril de 2014 participa en la antología El doctor Trelawney, de la editorial Playa de Ákaba, con el relato «Un día de playa». En 2015 participa en el concurso de relatos Ojos de cuentista azul, de la editorial Playa de Ákaba, con el relato «El despertar». En 2016 participa en las antologías Generación Subway (IV, V, VI y HUB); Refugiados; Ángel de nieve; Ulises en la isla de Wight; Crímenes callejeros; No me silencies, Escúchame; El oasis de los miedos; Personajes de novela; Cuentos de Navidad II y Semillas de Bosque, de la editorial Playa de Ákaba. Además, participa en la revista «Esencias de Ákaba» y en el libro de entrevistas Hablar de libros es bueno, de la editorial Playa de Ákaba. En enero de 2017 es finalista del concurso de microrrelatos #NavidadCaoba, del blog «La Vida de Color Caoba». Durante 2017 es coeditor de la antología Cosas que nos importan, de la editorial Playa de Ákaba, y participa en las antologías de la editorial Playa de Ákaba Generación Subway VII Y VIII; Ulises en el Festival de Cannes; Mujeres sin Edén. Además participa en la antología Microcuentos 451, de Kelonia Editorial. En enero de 2018 recibe el primer premio del concurso de microrrelatos #AñoCaoba, del blog La Vida de Color Caoba. En 2018 ha cursado el taller de escritura creativa impartido por Rafa Caunedo en Grupo Tierra Trivium y el taller Erase una vez... de Nona Escofet. En la actualidad, compagina la escritura de un libro de relatos cortos de ciencia ficción con las entrevistas que publica quicenalmente en la Revista Tierra. Tiene dos novelas, una de aventuras y otra negra, en proceso de reescritura.

Deja aquí tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0

Tu carrito

A %d blogueros les gusta esto: