ilustración de alicia en el país de las maravillas con Alicia sentada en una mesa con el sombrerero loco y un conejo

Los cuentos del bardo: Alicia y el sombrerero loco

En este último miércoles de junio nuestro bardo nos trae un nuevo relato en el que uno duda de que es real y que no lo es. Así que no me enrollo más y os dejo con Alicia y el sombrerero loco de Josep Salvia Vidal.

ALICIA Y EL SOMBRERERO LOCO

Mi casa es un piso pequeño y sombrío que, ubicado en el casco antiguo de una ciudad cualquiera, a mí me da la sensación de vivir en Praga. Si me asomo al minúsculo balcón que se abre como una jaula en el salón, puedo ver, sin forzar demasiado la imaginación ni la vista, la Torre de la Pólvora, la catedral, el reloj astronómico del ayuntamiento y el puente Carlos sobre el río Moldava convertido en una cinta de mercería teñida del color invisible de las aguas. Es media tarde. Hace un día apacible de finales de primavera casi esquina con el verano. Después de trabajar un rato añadiendo páginas a una novela que estoy escribiendo, salgo a la calle a pasear con la esperanza de que el sol deshaga mi agotamiento. Soy un escritor cansado, traigo la mente agotada y parece que ese cansancio descienda, atravesando mi anatomía, hasta llegar a mis piernas. Deambulo despacio por las aceras, descubriendo cada rincón de esa Praga ficticia que solo me pertenece a mí. Y entonces, el destino obra un nuevo milagro.

Al cabo de un rato me cruzo con una chica rubia que lleva un vestido azul y un animal alojado en el hueco que forman sus brazos. Es un conejo blanco y grande. Y me pregunto, curioso y excitado al mismo tiempo, si esa chica es Alicia, la del país de las maravillas, de mayor, pues ahora debe rondar la treintena. La chica me mira, como si sospechara que la he descubierto, y acelera el paso. Yo hago lo mismo. El encuentro fortuito ha desvanecido el cansancio que me aplastaba como a un insecto y mi cuerpo recupera las fuerzas perdidas, el ánimo extraviado, el vigor consumido delante de una pantalla de ordenador. Ahora camino ligero siguiendo el rastro que dejan sus pasos sobre las aceras, esquivando gente, negando la posibilidad de perderla de vista.

Y, sin embargo, eso que yo tanto temo ocurre cuando la chica entra en un parque que, de repente, se convierte en un frondoso bosque. Ella se adentra en la espesura de la vegetación, se confunde entre los troncos de los árboles y se funde entre la gente. La pierdo. La busco desesperado. No la encuentro. Se desvanece convertida en un olor dulce que asciende a un cielo enrojecido por el final de la tarde.

Anochece y yo asumo la derrota de haberla perdido. Y cuando ya no queda en mi cuerpo ningún atisbo de esperanza, cuando me dispongo a regresar a mi casa, la distingo sentada en un banco, sola, bajo un castaño de Indias florecido. Está acariciando el lomo del conejo blanco. Me acerco y me siento a su lado. Ella no dice nada. El conejo me mira y por un instante creo que sonríe al verme. La chica me dice que se llama Alicia pero su voz se entrecorta por un llanto violento que no puede frenar. Le pregunto por qué llora y me responde que no tiene a dónde ir, que está sola en la ciudad, que nadie quiere convivir con un conejo. Yo sonrío. Ahora soy el sombrerero loco. Al verme, ella sonríe también y sus lágrimas se ahogan en su sonrisa. Nos levantamos y comenzamos a caminar juntos. Le digo que se venga a mi casa, que a mí no me importa convivir con un conejo, que viva conmigo en mi piso pequeño y sombrío de Praga, que convertiremos esa casa exigua en el nuevo país de las maravillas.


Por Josep Salvia Vidal

Los cuentos del bardo, Noticias, , , ,

Written by Ignacio J. Dufour García

Madrid, 1984. Ingeniero Industrial por la Universidad Carlos III de Madrid. En 1998 obtiene un premio especial en el concurso literario de la Asociación Cultural El Molino, de Alpedrete, con el relato «Max y el país del centro de la Tierra». Entre octubre de 2007 y diciembre de 2007, realiza un curso de escritura creativa con Domenico Chiappe en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre 2010 y 2013, colabora en la organización de las semanas del Día del Libro de la Universidad Carlos III de Madrid. En 2013 publica varias reseñas en la revista ORSAI. En enero de 2014 colabora en la revista digital i3 de la Universidad Carlos III de Madrid con un artículo sobre su experiencia en los clubes de lectura. En febrero de 2014 participa en la antología El enemigo interior, de la editorial Playa de Ákaba, con el relato «¿Y quien es él?» En abril de 2014 participa en la antología El doctor Trelawney, de la editorial Playa de Ákaba, con el relato «Un día de playa». En 2015 participa en el concurso de relatos Ojos de cuentista azul, de la editorial Playa de Ákaba, con el relato «El despertar». En 2016 participa en las antologías Generación Subway (IV, V, VI y HUB); Refugiados; Ángel de nieve; Ulises en la isla de Wight; Crímenes callejeros; No me silencies, Escúchame; El oasis de los miedos; Personajes de novela; Cuentos de Navidad II y Semillas de Bosque, de la editorial Playa de Ákaba. Además, participa en la revista «Esencias de Ákaba» y en el libro de entrevistas Hablar de libros es bueno, de la editorial Playa de Ákaba. En enero de 2017 es finalista del concurso de microrrelatos #NavidadCaoba, del blog «La Vida de Color Caoba». Durante 2017 es coeditor de la antología Cosas que nos importan, de la editorial Playa de Ákaba, y participa en las antologías de la editorial Playa de Ákaba Generación Subway VII Y VIII; Ulises en el Festival de Cannes; Mujeres sin Edén. Además participa en la antología Microcuentos 451, de Kelonia Editorial. En enero de 2018 recibe el primer premio del concurso de microrrelatos #AñoCaoba, del blog La Vida de Color Caoba. En 2018 ha cursado el taller de escritura creativa impartido por Rafa Caunedo en Grupo Tierra Trivium y el taller Erase una vez... de Nona Escofet. En la actualidad, compagina la escritura de un libro de relatos cortos de ciencia ficción con las entrevistas que publica quicenalmente en la Revista Tierra. Tiene dos novelas, una de aventuras y otra negra, en proceso de reescritura.

1 comment

Deja aquí tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0

Tu carrito

A %d blogueros les gusta esto: