Una pareja al atardece en una playa a contraluz

Rosa sobre blanco: Pero tú

En este último miércoles de una primavera que no la hemos sentido como tal, Rosa García-Gasco nos trae un poema de amor para evocar esos buenos momentos con nuestros seres amados.

Pero tú

Me siento ante el teclado con tus labios
en la memoria, aún.
No ha pasado un minuto
de nuestro anterior beso.
Y estás, no se te olvide,
en el cuarto de al lado.
Te escucho, si me esfuerzo,
en forma de tecleo cotidiano,
garabato furioso en la pantalla.
A veces te me acerco
a acortar con mis besos ese plazo
de ausencia renovable.
Estás ahí, serena
miel inunda tus ojos,
voz de acunar dragones,
de sanar torbellinos.
Perdona si soy cursi, tantos años
y que nunca -digamos, casi nunca-
haya escrito un poema con tu nombre…
Pero resulta que tú sabes todo
de torbellinos y dragones. Sabes
que no es tan raro que me ponga
a recitar «Cabo Sounion»
mientras cocinas. Sabes
que estás en el frescor de la tarima
cuando la piso al levantarme, suave,
por que no cruja y despertarte pronto.
En el aroma del café pululas
y en este coco racional que escribe
listas para la compra o piensa
el menú semanal, intercalado
de endecasílabos y silvas imposibles.
Estás en el olor que permanece
del sol en las toallas que has tendido
y en el arroz y la ensalada verde,
y en el recuerdo azul de aquella playa
llena de atardeceres y turistas,
y en la canción que escucho, y en las clases
por video conferencia.
Pienso que nunca acertaré a decirte,
si no es con cada día y cada rato
nada que alcance la mitad de todo,
menos de la mitad de las tres partes…
bueno, tú ya me entiendes.
Y, sin embargo, tú,
que habitas estas líneas locas
y que no paras de reírte si me río,
adivina, interpreta.
Ya sabes lo que digo.

Por Rosa García-Gasco

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0

Tu carrito

A %d blogueros les gusta esto: