Un niño con un peñacho de plumas al estilo de los índios saliendo de una alcantarilla en mitad de una acera.

37º Latitud Norte: El padre del obispo

Un domingo más nos acompaña Rosa María Mateos con una historia con unos personajes muy curiosos de los que encariñarse. Lo único que os puedo adelantar es que seguramente terminéis la historia con una carcajada y queriendo conocer más a los padres del obispo.

El padre del obispo

El señor obispo ha terminado su copioso almuerzo y se dispone a digerirlo con la ayuda de una buena siesta. Todos los asuntos urgentes se pueden solventar mañana. Sobre la cómoda hay un retrato de sus padres jóvenes, sonrientes y enamorados. Nunca sabrá la verdadera razón de sus muertes. ¿Qué hacían en el sótano de la embajada francesa el día que se declaró el incendio?

Juanito Torbellino fue de esos niños cansinos, inquietos y alocados, que hoy sería carne de cañón para los psicólogos infantiles. Ya le hubieran puesto la etiqueta de numerosos trastornos con abreviaturas en mayúsculas y recomendado pastillas de todos los colores para aplacar su naturaleza salvaje. En aquellos tiempos era -simple y llanamente- un niño travieso y la única medicación que tomaba era el juego a demanda. Tal era su actividad que cuando Juanito por fin se dormía, los padres daban un largo suspiro que traspasaba las paredes de la casa. Era la señal de que la paz había llegado al vecindario.

No había un solo rincón del barrio donde el chaval no asomara las orejas. Iba de aquí para allá disparando tiros, flechas, bombas… Haciendo todo tipo de sonidos con la boca, y viviendo con entusiasmo sus personajes. Su cuerpo, esmirriado de tanto tejemaneje, era un campo de churretes, moratones y arañazos, que le otorgaban una prestancia infantil de trinchera bélica.

Cuando Juanito hubo dominado la superficie, se aventuró a inspeccionar el subsuelo. Entraba y salía por las alcantarillas, se colaba por las cañerías del gas, navegaba por las galerías del agua, y no había tubería –ancha o estrecha- que se le resistiera. Como un topo, y sin previo aviso, el niño aparecía de repente por cualquier agujero.

Su suerte cambió el día que se coló en el Cuartel General de los Servicios de Espionaje. Entró por la tubería de la calefacción y salió por el pitorrillo del radiador, apuntando con su pistola de hojalata al mismísimo ministro del Interior. Su hazaña trajo consigo inmediatos ceses y dimisiones. La seguridad del país se vio comprometida por un mocoso de nueve años con un tocado de plumas en la cabeza.

Lejos de sufrir un consejo de guerra, el niño fue incorporado a la plantilla de espías y adiestrado para acceder a los puntos estratégicos de las embajadas extranjeras. Y fue así como el Topo fue creciendo, labrándose una carrera de éxito como confidente en un mundo subterráneo.

En una de las misiones secretas conoció a la Gata, una colega de profesión que se movía por las alturas como una gacela, saltando de azotea en azotea agarrándose de las antenas de televisión. La felina, otro espíritu agitado, se colaba por los desagües, las chimeneas y todo tipo de salidas de humos o ventilación. De tanto subir él y bajar ella, llegaron a tener algo más que un roce profesional.

Al poco tiempo nació un niño gordito y sereno, una bolita risueña que dormía como un ceporrón todas las santas horas del día. Aquel hijo estaba predestinado para un oficio donde se comiera bien y se trabajara poco.

Se cumplieron los pronósticos. El hijo del Topo tomó los votos canónicos con la esperanza de dedicarse a la vida contemplativa. Aunque carecía de toda ambición, un mal golpe de suerte le aupó hasta la diócesis episcopal. En la banda de lana blanca se hizo bordar un verso en honor a sus padres: quien buenos cimientos tiene, tranquilo va, tranquilo viene.


Por Rosa María Mateos

37º Latitud Norte, Noticias, , , ,

Written by Ignacio J. Dufour García

Madrid, 1984. Ingeniero Industrial por la Universidad Carlos III de Madrid. En 1998 obtiene un premio especial en el concurso literario de la Asociación Cultural El Molino, de Alpedrete, con el relato «Max y el país del centro de la Tierra». Entre octubre de 2007 y diciembre de 2007, realiza un curso de escritura creativa con Domenico Chiappe en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre 2010 y 2013, colabora en la organización de las semanas del Día del Libro de la Universidad Carlos III de Madrid. En 2013 publica varias reseñas en la revista ORSAI. En enero de 2014 colabora en la revista digital i3 de la Universidad Carlos III de Madrid con un artículo sobre su experiencia en los clubes de lectura. En febrero de 2014 participa en la antología El enemigo interior, de la editorial Playa de Ákaba, con el relato «¿Y quien es él?» En abril de 2014 participa en la antología El doctor Trelawney, de la editorial Playa de Ákaba, con el relato «Un día de playa». En 2015 participa en el concurso de relatos Ojos de cuentista azul, de la editorial Playa de Ákaba, con el relato «El despertar». En 2016 participa en las antologías Generación Subway (IV, V, VI y HUB); Refugiados; Ángel de nieve; Ulises en la isla de Wight; Crímenes callejeros; No me silencies, Escúchame; El oasis de los miedos; Personajes de novela; Cuentos de Navidad II y Semillas de Bosque, de la editorial Playa de Ákaba. Además, participa en la revista «Esencias de Ákaba» y en el libro de entrevistas Hablar de libros es bueno, de la editorial Playa de Ákaba. En enero de 2017 es finalista del concurso de microrrelatos #NavidadCaoba, del blog «La Vida de Color Caoba». Durante 2017 es coeditor de la antología Cosas que nos importan, de la editorial Playa de Ákaba, y participa en las antologías de la editorial Playa de Ákaba Generación Subway VII Y VIII; Ulises en el Festival de Cannes; Mujeres sin Edén. Además participa en la antología Microcuentos 451, de Kelonia Editorial. En enero de 2018 recibe el primer premio del concurso de microrrelatos #AñoCaoba, del blog La Vida de Color Caoba. En 2018 ha cursado el taller de escritura creativa impartido por Rafa Caunedo en Grupo Tierra Trivium y el taller Erase una vez... de Nona Escofet. En la actualidad, compagina la escritura de un libro de relatos cortos de ciencia ficción con las entrevistas que publica quicenalmente en la Revista Tierra. Tiene dos novelas, una de aventuras y otra negra, en proceso de reescritura.

Deja aquí tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0

Tu carrito

A %d blogueros les gusta esto: