cuadro representando a las musas de la antiguedad

Los cuentos del bardo: Flores para las musas

Hoy nuestro bardo nos trae un nuevo relato metaliterario sobre la ausencia ¿o no? de inspiración y su búsqueda del favor de las musas. ¿Lo conseguirá? Para saberlo tendréis que leer el texto de Josep Salvia Vidal.

FLORES PARA LAS MUSAS

Estoy seco. Tengo que escribir y no sé de qué, tengo que escribir y no se me ocurre nada. El coordinador de la revista con la que colaboro no tardará en pedirme el relato para el número de la semana que viene y no sabré que excusa ponerle. ¿Cómo decirle que no soy capaz de escribir una línea que tenga sentido desde hace días? ¿Cómo decirle que todas la ideas que tengo se mueren prematuramente incluso antes de nacer? ¿Cómo decirle que mi mente es un desierto árido donde no crecen ni las malas hierbas? El viento empuja las dunas arenosas por el desierto de mi cuerpo.

Evoco a las musas pero no me visitan, me esquivan, me abandonan, se ve que prefieren los cuerpos y las mentes de los creadores bendecidos, aquellos que no son un desierto de dunas móviles como yo. Por lo visto, a las musas no les gusta la arena. Las busco pero no las encuentro. Las llamo pero no acuden a mis invocaciones. Las musas se han mudado definitivamente o han cambiado de negocio.

Derrotado una vez más por la página en blanco, cierro el cuaderno y maldigo mi estampa taciturna. La derrota sabe a hiel amarga. Y me quedo un instante quieto, sin hacer nada, cierro los ojos como si de esta manera pudiera ver mejor y escucho la música que suena en el reproductor de música. Hoy actúa en el estudio de mi casa Pasión Vega. Luego, me levanto y al hacerlo me veo a mí mismo reflejado en el cristal de la ventana. Es un reflejo efímero pero suficiente para que me vuelva a sentar, abra el cuaderno de nuevo y me ponga a escribir como si estuviera poseído por una fuerza renacida en el vigor apagado de mi cuerpo o de mi mente. Escribo un relato sobre mí mismo, la historia de un escritor seco que no tiene ideas porque las musas lo han abandonado a su suerte. Mi mano se desliza con agilidad sobre el cuaderno y la página deja de tener la pureza inmaculada del color blanco para llenarse de trazos verdes, como si las palabras que escribo fuesen briznas de hierba fresca. Y entonces siento que gano la batalla de la creación. La victoria tiene forma de cuento.

Ahora estoy contento, feliz. Las musas han regresado aunque no sé si es un regreso definitivo, si volverán a marcharse, si me abandonarán de nuevo en otra desidia desértica. Por si acaso, las agasajo con obsequios y ofrendas, les regalo flores y este cuento para que estén contentas y se queden conmigo.


Por Josep Salvia Vidal

Los cuentos del bardo, Noticias, , , ,

Written by Ignacio J. Dufour García

Madrid, 1984. Ingeniero Industrial por la Universidad Carlos III de Madrid. En 1998 obtiene un premio especial en el concurso literario de la Asociación Cultural El Molino, de Alpedrete, con el relato «Max y el país del centro de la Tierra». Entre octubre de 2007 y diciembre de 2007, realiza un curso de escritura creativa con Domenico Chiappe en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre 2010 y 2013, colabora en la organización de las semanas del Día del Libro de la Universidad Carlos III de Madrid. En 2013 publica varias reseñas en la revista ORSAI. En enero de 2014 colabora en la revista digital i3 de la Universidad Carlos III de Madrid con un artículo sobre su experiencia en los clubes de lectura. En febrero de 2014 participa en la antología El enemigo interior, de la editorial Playa de Ákaba, con el relato «¿Y quien es él?» En abril de 2014 participa en la antología El doctor Trelawney, de la editorial Playa de Ákaba, con el relato «Un día de playa». En 2015 participa en el concurso de relatos Ojos de cuentista azul, de la editorial Playa de Ákaba, con el relato «El despertar». En 2016 participa en las antologías Generación Subway (IV, V, VI y HUB); Refugiados; Ángel de nieve; Ulises en la isla de Wight; Crímenes callejeros; No me silencies, Escúchame; El oasis de los miedos; Personajes de novela; Cuentos de Navidad II y Semillas de Bosque, de la editorial Playa de Ákaba. Además, participa en la revista «Esencias de Ákaba» y en el libro de entrevistas Hablar de libros es bueno, de la editorial Playa de Ákaba. En enero de 2017 es finalista del concurso de microrrelatos #NavidadCaoba, del blog «La Vida de Color Caoba». Durante 2017 es coeditor de la antología Cosas que nos importan, de la editorial Playa de Ákaba, y participa en las antologías de la editorial Playa de Ákaba Generación Subway VII Y VIII; Ulises en el Festival de Cannes; Mujeres sin Edén. Además participa en la antología Microcuentos 451, de Kelonia Editorial. En enero de 2018 recibe el primer premio del concurso de microrrelatos #AñoCaoba, del blog La Vida de Color Caoba. En 2018 ha cursado el taller de escritura creativa impartido por Rafa Caunedo en Grupo Tierra Trivium y el taller Erase una vez... de Nona Escofet. En la actualidad, compagina la escritura de un libro de relatos cortos de ciencia ficción con las entrevistas que publica quicenalmente en la Revista Tierra. Tiene dos novelas, una de aventuras y otra negra, en proceso de reescritura.

Deja aquí tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0

Tu carrito

A %d blogueros les gusta esto: