Una mujer de espaldas a contraluz frente a un cielo nocturno azulado con una luna en cuarto menguante

Los cuentos del bardo: Ava en la noche

Y para cerrar este extraño mes de mayo volvemos a tener a nuestro bardo, esta vez con un cuento plagado de magia y de premoniciones que quizás no lo sean tanto. Espero que disfrutéis con Ava en la noche y se cumplan vuestros deseos.

AVA EN LA NOCHE

Se llama Ava y siempre se ha dicho de ella que tiene poderes porque, según dicen las más viejas del pueblo, nació vestida. Como una sibila antigua. Como un oráculo que predice y vaticina. Es una mujer enigmática, rodeada por un halo de misterio, la más hermosa de las mujeres que hay por aquí. Su belleza es rotunda y ella lo sabe, es plenamente consciente de eso. El cabello negro cayendo en bucles más allá de sus hombros. Los ojos grandes que refulgen un brillo hechizante. La nariz perfecta, exacta en cada ángulo. Los labios carnosos de mujer exótica. El cuello delgado y estirado como una emperatriz romana. El cuerpo etéreo, grácil, esbelto.

Nos encontramos de frente por la calle un día a media tarde, cuando vengo de hacer la compra en la tienda de ultramarinos de Charo. Las bolsas colgando de mis manos desafían a todas las leyes de la gravedad. Nada más verme al pasar por mi lado, me mira fijamente. Enhorabuena Manuel, me dice, tu soltería está a punto de terminar. Ah ¿sí?, pregunto incrédulo. Sí, contesta ella, una mujer está locamente enamorada de ti y tú no tardarás en saberlo. Ah ¿sí?, vuelvo a preguntar mientras ahogo mi propia risa para no descojonarme en sus narices. No la rechaces, me advierte, porque es la última oportunidad que tienes para ser feliz de veras. Si lo haces, serás un desgraciado para el resto de tu vida. Y después de añadir esta frase que suena a amenaza, a mal de ojo, a predicción extraña de la mujer sabia del oráculo, sigue su camino calle arriba. Yo retomo el mío, cruzo la plaza de la iglesia, alcanzo la callejuela donde vivo y llego a mi casa.

Anochece. La silueta del pueblo es un conjunto de tejados recortados sobre un horizonte anaranjado. Llega la noche y la oscuridad se precipita sobre el mundo como si cayera del cielo. Y en el momento en el que corro a un lado la cortina para bajar la persiana de la ventana del salón, antes de cenar, antes de poner solo un plato en la mesa, antes de que mi soledad intrínseca me muerda de nuevo para devorarme, antes de que lamente el fracaso de todas mis relaciones anteriores, antes de que suspire por la existencia de tantos amores negados y relama todas las cicatrices que ellos han dejado en mi cuerpo, ahí la veo. Justo al otro lado de la callejuela estrecha, en frente de mi casa, distingo la figura de Ava recortada en la noche. Ella levanta la cabeza y me mira. Sonríe. Yo también. Nuestras miradas se cruzan y se enredan bajo la luz amarillenta y sucia de las farolas. Poco después, Ava, con todo ese halo bellísimo de misterio que la envuelve, cruza la calle y llama al timbre. Y entonces intuyo que no tardaré en saber que es ella la mujer que está locamente enamorada de mí.


Por Josep Salvia Vidal

Los cuentos del bardo, Noticias , , , ,

Written by Ignacio J. Dufour García

Madrid, 1984. Ingeniero Industrial por la Universidad Carlos III de Madrid. En 1998 obtiene un premio especial en el concurso literario de la Asociación Cultural El Molino, de Alpedrete, con el relato «Max y el país del centro de la Tierra». Entre octubre de 2007 y diciembre de 2007, realiza un curso de escritura creativa con Domenico Chiappe en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre 2010 y 2013, colabora en la organización de las semanas del Día del Libro de la Universidad Carlos III de Madrid. En 2013 publica varias reseñas en la revista ORSAI. En enero de 2014 colabora en la revista digital i3 de la Universidad Carlos III de Madrid con un artículo sobre su experiencia en los clubes de lectura. En febrero de 2014 participa en la antología El enemigo interior, de la editorial Playa de Ákaba, con el relato «¿Y quien es él?» En abril de 2014 participa en la antología El doctor Trelawney, de la editorial Playa de Ákaba, con el relato «Un día de playa». En 2015 participa en el concurso de relatos Ojos de cuentista azul, de la editorial Playa de Ákaba, con el relato «El despertar». En 2016 participa en las antologías Generación Subway (IV, V, VI y HUB); Refugiados; Ángel de nieve; Ulises en la isla de Wight; Crímenes callejeros; No me silencies, Escúchame; El oasis de los miedos; Personajes de novela; Cuentos de Navidad II y Semillas de Bosque, de la editorial Playa de Ákaba. Además, participa en la revista «Esencias de Ákaba» y en el libro de entrevistas Hablar de libros es bueno, de la editorial Playa de Ákaba. En enero de 2017 es finalista del concurso de microrrelatos #NavidadCaoba, del blog «La Vida de Color Caoba». Durante 2017 es coeditor de la antología Cosas que nos importan, de la editorial Playa de Ákaba, y participa en las antologías de la editorial Playa de Ákaba Generación Subway VII Y VIII; Ulises en el Festival de Cannes; Mujeres sin Edén. Además participa en la antología Microcuentos 451, de Kelonia Editorial. En enero de 2018 recibe el primer premio del concurso de microrrelatos #AñoCaoba, del blog La Vida de Color Caoba. En 2018 ha cursado el taller de escritura creativa impartido por Rafa Caunedo en Grupo Tierra Trivium y el taller Erase una vez... de Nona Escofet. En la actualidad, compagina la escritura de un libro de relatos cortos de ciencia ficción con las entrevistas que publica quicenalmente en la Revista Tierra. Tiene dos novelas, una de aventuras y otra negra, en proceso de reescritura.

1 comment

Deja aquí tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0

Tu carrito

A %d blogueros les gusta esto: