Fotografía: ©Hantar Mantar dos loros verdes en un hueco de una pared roja

37º Latitud Norte: Desde mi palo de aguacate

En este anómalo Domingo de Ramos en el que todos nos quedaremos en casa Rosa María Mateos nos trae las historias de esas aves que en circunstancias no veríamos ni oiríamos, como sucede mientras escribo estas líneas con los trinos que se cuelan por la ventana. Así que para empezar a coger fuerza para mentalizarnos en que el mes de abril se nos va ir en casa os dejo con Desde mi palo de aguacate de Rosa María Mateos.

Desde mi palo de aguacate

La pareja de loros de pico rojo se escapó de la jaula en un descuido de su dueña. Varios meses atrás, un desalmado les arrancó de su palo de aguacate para meterles en la bodega de un avión rumbo al «progreso». Para que nadie oyera su canto lastimero, primero sellaron sus picos con silicona para encerrarles después en una caja de zapatos con tres vueltas de cordón. Trescientos euros pagó por ellos doña Jacinta Palomino, la sordomuda del barrio, que tenía la esperanza de aprender a conversar en el idioma de los pájaros.

Esta primavera ha llegado una tribu de golondrinas, después de años sin dar señales de vida. Son también migrantes subsaharianos que sobrevuelan más de tres mil kilómetros para florecer en estas latitudes. Los mayores dicen que las golondrinas son las embajadoras del viento y traen en sus alas el aroma de la sabana y los sabores del Nilo. En la verticalidad de la ciudad, observo cómo construyen sus adosados de barro para albergar a la prole, que aún está por venir. Doy fe que ponen mucho empeño en ambas tareas.

Los gorriones entran y salen de los huecos que dejaron los mechinales en la muralla vieja, con un alboroto de trinos y revoloteos. Nos anuncian la fugacidad del tiempo y retienen en la memoria haber sido, en otra época, los reyes del aire. Palomos y urracas les arrebataron el trono, como suele ocurrir en todas las monarquías.

A falta de loros, doña Jacinta Palomino ha adoptado un trío de murciélagos, a los que deja dormir en su azotea colgados de las cuerdas de tender la ropa. Emiten sonidos en la misma frecuencia que las ballenas roncales, en sintonía con los únicos ecos que puede escuchar la Palomino. Ella les despierta con un batir de palmas rocieras y ellos le responden con ultrasonidos de adolescentes remolones. Se merecen un respeto: son los únicos mamíferos de la Tierra que pueden volar.

Desde mi palo de aguacate puedo observar el reino de los cielos. Hoy se paró en mi ventana un escribano cerillo, con su librea amarilla e ínfulas de catedrático. Me trajo una gota de agua con el rumor del río y una hoja de papel donde certifica el nacimiento del primer polluelo de la parejita de loros. La primavera viene este año latiendo con fuerza.


Por Rosa María Mateos

Un comentario en «37º Latitud Norte: Desde mi palo de aguacate»

Josep Salvia Vidal

Muy bueno Rosa. Felicidades!!

5 abril, 2020 a las 7:25 am

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0

Tu carrito

A %d blogueros les gusta esto: