Publicado el Deja un comentario

La Buhardilla de Tierra Trivium: Homenaje a Jules Verne

Hoy hace 192 años que nació uno de los padres de la ciencia ficción, Jules Verne y hoy en la Buhardilla de Tierra Trivium le quiero rendir un homenaje publicando una versión actualizada de un microrrelato que escribí hace cinco años. A estas alturas es muy díficil añadir nada nuevo sobre Jules Verne salvo nuestros recuerdos personales cada vez que leemos una obra suya. Y sin más preambulos os dejo con El despertar.

El Despertar

Sonó el despertador, como todos los días se levantó y fue al baño. Se echó agua a la cara. Mientras se secaba notó algo raro. Bajó lentamente la toalla. No había ninguna duda esas canas, esas arrugas no estaban allí ayer, menos aún le clareaba el pelo de esa manera, además juraría que lo tenía un poco más largo. Se miró las manos, habían sufrido el mismo proceso de envejecimiento que su rostro. Ahora que se fijaba, estaba más fondón. Miró a su alrededor y se dio cuenta de que había cosas en el baño que no reconocía, marcas de las que nunca había oído hablar. Muy extrañado decidió volver a su habitación.

Junto a su despertador había un objeto metido en una funda rectangular, al abrirla se encontró con una superficie de cristal con un botón en su parte inferior. Lo pulsó y se encendió una pantalla con una fotografía de fondo, la hora, el día y el mes. Se sorprendió, no tenía la más remota idea de para que podría servir. Además, no veía su móvil por ningún lado. Desconcertado fue a la cocina a desayunar y se encontró con que lo que parecía una cafetera no tenía porta para echar el café, ni estaba en su sitio el paquete que recordaba haber abierto la víspera. Vio en la puerta de la nevera un calendario y tuvo que mirar varias veces el año para asegurarse de que lo que estaba viendo era cierto, no recordaba nada de los quince últimos años.

Deja aquí tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.