fbpx

Los cuentos del bardo: La llave

Tras las fiestas volvemos a la rutina con un nuevo relato de Josep Salvia Vidal que nos devuelve la magia de estos días y que no debemos olvidar el resto del año.

LA LLAVE

Hacía mucho tiempo que no la veía. La encontré un domingo por la mañana en el desván, mientras guardaba los adornos del árbol de Navidad y las figuras del Belén. La Navidad veranea todos los años dentro de cajas de cartón esperando que llegue un nuevo diciembre. El tiempo se puede calcular por el polvo acumulado sobre una superficie. Y allí estaba ella como si me hubiese esperado, como si hubiese sabido de antemano que yo subiría al desván de mi casa aquella mañana de domingo, ya bien entrado enero. Era una marioneta vieja que representaba a una anciana dócil y apacible que llevaba un vestido marrón. Su pelo era gris y sus mofletes colorados eran dos manzanas de Blancanieves. Aquella era la marioneta que usaba mi abuelo cuando yo era pequeño para contarme cuentos antiguos, historias de hadas y hechizos. Aún recuerdo cómo cambiaba la voz para hacer ver que quien hablaba era la anciana. Con el paso de los años, el color se había borrado en algunas partes de la madera y se habían roto los hilos que antes le hacían bailar. Decidí en un impulso espontáneo llevármela y recuperarla. Sería un regalo para mis sobrinos.

Pasé varios días ocupado en la restauración del polichinela. Lijé. Pinté. Barnicé. Le puse una ropa distinta que me dio mi madre de un retal sobrante, pues el vestido marrón se había apolillado y se deshacía nada más tocarlo. Cambié los hilos. La marioneta lucía como nueva otra vez y ahora llevaba un vestido negro con topos rojos. Y, sin embargo, en ese proceso de restauración ocurrió algo. En un momento determinado se le abrió el pecho y dentro apareció una llave. Era una llave antigua, de metal y bastante grande porque ocupaba por completo el tórax de la muñeca. Cogí la llave antes de cerrar su cuerpo y la guardé en un cajón del mueble del comedor.

A los pocos días de terminar la rehabilitación y regalar el títere a mis sobrinos, llamaron al timbre de mi casa. Eran las nueve de la noche, estaba a punto de cenar y en la televisión ya sonaba la sintonía de los informativos. Un manto de niebla gris cubría el pueblo desde hacía unos cuantos días. Abrí. Al otro lado de la puerta, encontré una mujer joven, morena, con los ojos grandes y las mejillas sonrosadas como dos manzanas redondas. Lo más inquietante de todo era que llevaba un vestido negro con topos rojos y se parecía a la vieja de la marioneta pero mucho más joven, como si hubiese rejuvenecido después de restaurarla yo. No había duda de que aquella mujer era la marioneta encarnada, la madera convertida en piel, carne y hueso. La fantasía hecha verdad. Me dijo con una voz aterciopelada que se llamaba Malena, que tenía nombre de tango y que venía a buscar la llave que había llevado dentro de su pecho durante tanto tiempo. No entendí en ese momento que esa llave era la llave de mi alma, de mi corazón y de mi cuerpo. Yo seré tu fe y tu luz, dijo ella. Y desde entonces no soy dueño de mi vida. Pertenezco a Malena con mucho gusto y por muchos años.


Por Josep Salvia Vidal

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0

Tu carrito

A %d blogueros les gusta esto: