Publicado el 1 comentario

100 años después, Lorca regresa a Madrid

 

lorca1-1440x808.jpg
Federico García Lorca en el jardín de las adelfas de la Residencia de Estudiantes, Madrid, 1919.

En esta próxima primavera se cumplirán 100 años de la llegada de un joven Federico García Lorca (aún no había cumplido los 21 años) a Madrid, un acontecimiento que no solo cambió su vida, sino también la historia cultural y literaria de nuestro país y, no sería arriesgado aventurar, del mundo entero. Si Lorca se hubiera quedado en Granada, probablemente nunca hubiera conocido o intimado con muchos de sus contemporáneos, a algunos de los cuales, como Luis Buñuel o Salvador Dalí, encontró en la célebre Residencia de Estudiantes, lugar que lo acogió durante gran parte de su estancia en Madrid.

Si Lorca no hubiera vivido en Madrid, es posible que no hubiera realizado ninguno de los viajes que le hicieron saltar el charco, sentirse atrapado por las fascinantes ciudades de Nueva York, Buenos Aires, Montevideo y La Habana, trabar una amistad de por vida con Pablo Neruda, codearse con las grandes figuras de los años dorados de Argentina, como Carlos Gardel y Jorge Luis Borges…

Si Lorca nunca hubiera abandonado Granada, es más que seguro que nunca habría escrito Poeta en Nueva York, una de las cumbres de la literatura mundial del siglo XX; es fácil suponer que, de no haber visitado Manhattan, no habría imaginado ni uno solo de los vanguardistas poemas que lo conforman. Dicho lo cual, Leonard Cohen tampoco se habría visto inspirado para componer algunas de sus más preciosas piezas, como Take this waltz, versión de uno de los poemas de Poeta en Nueva York, el Pequeño vals vienés. Lo mismo podríamos quizás decir de El público, su creación teatral más surrealista y adelantada a su tiempo, que, con toda seguridad, fue iniciada o al menos concebida en Nueva York, y después continuada en Cuba, donde encontró además un ambiente relajado y sensual, favorable para mostrar abiertamente su homosexualidad, lo cual se refleja en esta obra, en la que defiende el derecho a la libertad erótica.

Antes de su llegada a Madrid, podemos decir que Lorca ya se había consolidado como gran poeta en Granada, pero fue en «la capital del reino» donde tomó un mayor contacto con el mundo teatral y donde creció y se fraguó como dramaturgo, cosechando grandes éxitos, como La zapatera prodigiosa, en 1920, prácticamente recién llegado, Bodas de sangre, en 1933, y Yerma, en 1934.

año lorca.jpg

Para celebrar este Año Lorca, la Comunidad de Madrid ha organizado multitud de eventos y actividades para todos los públicos, que se prolongarán durante todo 2019 con importantes encuentros, como el Congreso Internacional Federico García Lorca, que comenzó ayer, lunes 18, y se prolongará hasta el sábado 23, decenas de espectáculos teatrales, ciclos de conferencias, exposiciones, conciertos… igualmente, La Noche de los Libros y La Noche de los Teatros nos ofrecerán una programación íntegramente dedicada a su obra.

Podemos consultar la agenda completa en la página web de la Comunidad de Madrid https://www.esmadrid.com/agenda/ano-lorca-2019

Desde el Grupo Tierra Trivium les recomendamos que, residan o no en la Comunidad de Madrid, no se pierdan este Año Lorca, que no volverá a repetirse hasta pasados otros 100 años…  Si viven fuera de Madrid, esta es una buena excusa para acercarse hasta aquí y, de paso, visitar los lugares relacionados con el poeta, como los teatros donde estrenó sus obras, los cafés que frecuentó y, por supuesto, la Residencia de Estudiantes, que hoy en día sigue activa y ofrece todas las semanas un gran número de actividades culturales y académicas,

La necesidad que sentía Lorca de abandonar el «ambiente provinciano terrible y vacío» de Granada, como él mismo lo describe, se ve reflejada en esta carta que envió a su amigo el compositor Adolfo Salazar:

«Estoy encendío como una rosa de cien hojas, pero la realidad me encierra en su casa fea de espartos. Me escriben de la Residencia diciéndome que no tienen habitación. ¡Esto es terrible! ¿Cómo voy yo a irme a otra parte? Me asustan los ambientes Baroja y Galdós, la patrona, el estudiante vicioso… ¡Qué horror! Pues no digamos nada los ambientes Zamacois, etc… ¡Es horrible! Así pues, hasta que tenga habitación sola en la Residencia no voy a Madrid… ¡Qué pena! (…) Tengo mala sombra. Y me hace falta salir, ¿lo oyes? Yo me ahogo. Este ambiente provinciano terrible y vacío llena mi corazón de telarañas».

Madrid salvó a Lorca de su profundo hastío y de su sensación de agobio, pero no pudo salvarlo de la muerte, que encontró precisamente cuando, 17 años después, regresó a Granada huyendo del ambiente pre bélico que se respiraba en Madrid.

Lorca, Granada y Madrid, un nombre y dos destinos para siempre unidos.

1 comentario en “100 años después, Lorca regresa a Madrid

  1. Creo que el propio Federico estaria orgulloso de leer este breve pero intenso relato sobre su relacion con la capital

Deja aquí tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.